Exit

«Los derechos humanos son nuestra idea compartida»: celebrando el 10º aniversario del programa de ILGA Mundo en las Naciones Unidas

En 2023, ILGA Mundo celebró el 10º aniversario de su programa de las Naciones Unidas.

 

Para este nuevo episodio del podcast Making Rainbow Waves, ILGA Mundo se sentó con Kseniya Kirichenko, nuestra Gerenta del programa ONU, para repasar la historia de cómo la organización se ha comprometido con los espacios internacionales de derechos humanos a lo largo de su existencia, navegando por estos foros globales para elevar las voces de las organizaciones de base y de la sociedad civil de todo el mundo. «La idea de los derechos humanos es nuestra idea compartida», nos dijo. «Es algo que no sólo pertenece a los gobiernos, algo que no sólo pertenece a las Naciones Unidas: se trata de nosotres, y de nuestras vidas».

Making Rainbow Waves es un podcast de ILGA Mundo que cuenta las historias y eleva las voces de les defensores de los derechos humanos LGBTI de todo el mundo.

Escuche el episodio y suscríbete a Making Rainbow Waves a través de Google Podcast – Apple Podcasts (próximamente) – Spotify – Deezer – Stitcher – TuneIn – Ausha

Este episodio fue presentado por Daniele Paletta y editado por María Alejandra Gonzales Silva. Transcripción y traducción al español por María Alejandra Gonzales Silva

Transcripción del episodio: «Celebrando el 10º aniversario del programa de ILGA Mundo en las Naciones Unidas»

00:07 (introducción)

Making Rainbow Waves

00:14 (Presentador)

Making Rainbow Waves es un podcast de ILGA Mundo en el que contamos las historias de defensores de derechos humanos LGBTI en todo el mundo. Y éste es un episodio especial para nosotres porque celebramos el 10º aniversario de nuestro programa de la ONU. Nuestra invitada de hoy es la Gerenta de nuestro programa de la ONU, Kseniya Kirichenko. Bienvenida, Kseniya.

00:35 Kseniya Kirichenko

Gracias, Daniele. Es una experiencia muy agradable estar aquí.

00:40 (Anfitrión)

Estupendo. Gracias, muchas gracias por acompañarnos. Y como he dicho, hoy celebramos el 10º aniversario de nuestro programa de la ONU. Así que, en realidad, mi primera pregunta para ti es si podrías contarnos la historia de cómo se creó el programa y cómo se desarrolló a lo largo de los años.

00:57 Kseniya Kirichenko

Sí, claro. Yo he estado con ILGA Mundo, trabajando para ILGA Mundo, desde 2016. Pero también conozco la historia que hay detrás, al menos parte de ella, y me alegra el compartirla contigo. Y bueno, hablando de la historia de ILGA y del programa de la ONU en ILGA, también necesitamos considerar la historia de la sociedad civil o las ONG en la ONU. Porque al principio, por supuesto, la ONU se creó como una máquina institucional de mecanismos centrados en el Estado. Y con el tiempo se crearon cada vez más mecanismos para que la sociedad civil se involucrara.

Inicialmente, diría… Digamos a finales de los 80, 90, la participación de la sociedad civil en los espacios de la ONU estaba relacionada con el estatus ECOSOC. Pero aun cuando ILGA no tenía inicialmente este estatus, igual empezamos a relacionarnos con la ONU.

Como fanática de la ONU, investigué hace algún tiempo y encontré documentos muy antiguos en los que ya se hacía mención de ILGA o de personas que hablaban en nombre de la ILGA. Y una de las primeras experiencias de este tipo fue en 1992: Todavía no teníamos en ese momento el estatus de ECOSOC, pero Douglas Sanders, quien lamentablemente falleció hace un año, ya participaba allí a través de Human Rights Advocates, la organización que tenía en ese momento el estatus de ECOSOC.

Él pronunció un discurso en la Comisión de Derechos Humanos, ahora Consejo de Derechos Humanos, pero que en aquel momento se llamaba Comisión de Derechos Humanos, y en 1992 ya decía que existía ILGA; aún en aquel momento con sólo 500 miembros. Allí también dijo que: los gays y las lesbianas viven en todos los países del mundo, forman parte de la población, y sin embargo no estaban siendo representados en la ONU. Así que básicamente solicitó la representación de gays y lesbianas en la ONU. Además, mencionó que en ese momento ILGA ya tenía participación con la OMS, la Organización Mundial de la Salud, y contribuyó al estudio Fernand-Laurent sobre minorías sexuales. Documento que fue también muy interesante, un documento histórico al que ILGA contribuyó. Y si las personas están interesadas en la historia de los derechos LGBTI, creo que éste es realmente un tesoro, más para quienes son nerds como yo.

03:27 Kseniya Kirichenko

Este estudio es de finales de los 80, y fue quizás el primer documento oficial de la ONU de un informe sobre el tema. Y a veces es raro, porque todavía es 1980 y dice cosas como, por ejemplo: «las lesbianas son el equivalente de los homosexuales en el mundo femenino y suelen encontrar a sus parejas en las casas de amigas». Así que es un poco extraño y divertido.

Pero, aún así, ya en este informe, había capítulos sobre lesbianas y capítulos sobre personas trans. E ILGA ya pudo, desde los años 80, contribuir en él. Así que esa fue una de las primeras apariciones de ILGA en 1992.

Luego, un año después, ya en nombre de ILGA, porque en ese momento ya teníamos estado de ECOSOC, también Douglas Sanders participó de nuevo y compartió que nuestros representantes, alrededor de una docena de lesbianas y hombres gay de Australia, Austria, Brasil, Canadá, Ecuador, Alemania, México, Perú y Estados Unidos (diferentes países, no solo el Norte Global), participaron en la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos. La década de los 90 fue una década de Conferencias Mundiales sobre Derechos Humanos: la Conferencia de Viena, la Conferencia de Beijing enfocada en los derechos de las mujeres, y ya estábamos allí.

Así que eso también fue un poco de historia y, bueno, así es como se desarrollaron las cosas inicialmente. Durante mucho tiempo no tuvimos un programa dedicado a la ONU. Pero esto cambió en 2013, hace 10 años, cuando ILGA Mundo contrató por primera vez al director de promoción y programas de la ONU, André du Plessis, que ahora está en Outright, pero sí, André fue el primer empleado específico de la ONU en ILGA Mundo.

05:18 Kseniya Kirichenko

Y también, en ese momento, ILGA Mundo se trasladó de Bruselas a Ginebra, y una de las razones fue, ya sabes, dejar las instituciones europeas a ILGA-Europe, y para que nosotres, ILGA Mundo, trabajaramos estrechamente con las Naciones Unidas, que tiene su sede en Ginebra.

Así que esa fue también una de las razones por las que se trasladó la oficina. Y poco después, se contrató a una y luego a otra persona para trabajar en el Consejo de Derechos Humanos del EPU y en los Órganos de Tratados. Y luego, en 2016, me incorporé a ILGA, inicialmente como funcionaria que trabajaba en órganos de tratados y procedimientos especiales.

Así que ahí empezó mi historia con ILGA Mundo como empleada, porque antes trabajaba para organizaciones miembro. Pero sí, así que eso ya forma parte con mi presencia. Y ahora soy la directora del programa de la ONU, dirijo el programa. Cuando me incorporé, sólo trabajábamos tres personas en el programa de la ONU, André, que era el director, y luego Diana, que trabajaba en el EPU y el Consejo de Derechos Humanos, y yo me ocupaba de los Órganos de Tratados y los Procedimientos Especiales.

En la actualidad, somos cuatro personas las que trabajamos a tiempo completo para ILGA. Así pues, soy yo quien gestiona el programa y me ocupo del trabajo de los órganos de tratados; también tenemos a Gabriel dirigiendo nuestro compromiso con el EPU y el Consejo de Derechos Humanos; también tenemos a Guillermo, que se ocupa del trabajo de los Procedimientos Especiales, y de los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, así que también es una adición a nuestra cartera.

Y por último, pero no por ello menos importante, empezamos a hacer un trabajo más sistémico sobre la aplicación de las recomendaciones de la ONU, así que tenemos a Gitau, que dirige nuestro Compromiso de incidencia a nivel nacional, además de dos Consultores Profesionales Junior y une consultore específicamente para los Órganos de Tratados. Así que sí, hemos crecido bastante durante esta década e incluso antes, y me alegra formar parte de este proceso.

07:18 (Anfitrión)

Muchas gracias. Es realmente fascinante recorrer toda la historia de nuestro compromiso con las Naciones Unidas. Y sé, de hecho, que también hay otras partes fuera de los Organismos específicos de derechos humanos. Por ejemplo, sé por nuestra historia que la entonces Cosecretaria General Lisa Power, en 1991, por ejemplo, planteó la homosexualidad -y fue la primera persona fuera del armario que lo hizo- ante las Naciones Unidas en Nueva York, como parte de la delegación de ILGA que acudió al comité de ONG del ECOSOC y que trataba sobre la solicitud de adhesión de ILGA.

Así pues, hay literalmente trozos de la historia de ILGA alrededor de la historia de las Naciones Unidas en los últimos 30 años. Y es realmente fascinante porque mi siguiente pregunta, en realidad, es: desde tu singular punto de vista, ¿cómo describirías cómo las Naciones Unidas han ayudado a avanzar en el reconocimiento de los derechos humanos de las personas LGBTI a lo largo de todos estos años?

08:15 Kseniya Kirichenko

Es una buena pregunta. Y, por supuesto, porque la idea del derecho internacional de los derechos humanos, al menos desde este punto de vista positivista, está conectada directamente con las Naciones Unidas, tenemos instrumentos básicos de derechos humanos que protegen los derechos humanos adoptados en la ONU, en las Naciones Unidas, y por tanto la ONU ha contribuido enormemente al desarrollo del discurso de los derechos humanos.

La idea y el establecimiento de los derechos LGBTI o de los derechos humanos SOGIESC también se estaba produciendo en las Naciones Unidas. Y, bueno, lo bonito de esto es que, como es un sistema universal, un sistema global, las normas, cuando se forman, no se forman sólo en un país. Sino que se extienden por todo el mundo, y el ejemplo perfecto es la decisión sobre el caso Toneen.

Así pues: Toneen contra Australia es un caso pionero de 1994, cuando el Comité de Derechos Humanos reconoció por primera vez que la penalización de los actos sexuales consentidos entre personas del mismo sexo, bueno, entre hombres para Australia, es una violación de los derechos humanos internacionales, concretamente del derecho a la intimidad. Pero esta decisión que se tomó contra Australia, esta decisión influyó en muchos desarrollos jurisprudenciales en todo el mundo. Y sólo mencionar que esta decisión fue citada por tribunales regionales y nacionales, por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Y, también, por distintos tribunales: desde India y Nepal hasta Filipinas y Fiyi, pasando por Colombia, Sudáfrica y Zimbabue. Así pues, se trata de una norma realmente muy sólida que fue desarrollada en 1994 en la ONU, por la ONU, y que luego recorrió todo el mundo.

Y hoy vemos que, a pesar de que las personas LGBTI, los derechos humanos LGBTI y SOGIESC, no se mencionan explícitamente en las convenciones de derechos humanos, los órganos de los tratados y otros órganos de la ONU que interpretan que aplican estas convenciones, han hecho del lenguaje de los derechos humanos LGBTI su propio lenguaje. Por ejemplo, el Comité de Derechos Humanos, que supervisa la aplicación del Gabinete Internacional de Derechos Civiles y Políticos: hoy en día hace literalmente recomendaciones LGBTI sobre cada país examinado. Así que preguntan a todos los países sobre los derechos LGBTI, y esto forma parte del lenguaje de los derechos humanos hoy en día, sin duda.

10:54 Kseniya Kirichenko

O también podemos pensar en los procedimientos especiales. Son grupos de expertos independientes, o expertos independientes individuales nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y son más flexibles porque no están realmente vinculados por los textos de la convención. Pero fueron realmente los que desarrollaron el lenguaje hablando por primera vez de violaciones correctivas, por ejemplo.

Uno de los últimos informes de la Relatora Especial de Salud en el que introdujo y explicó lo que es el enfoque inclusivo no binario de la violencia basada en género. Así que, realmente, hemos visto cómo se formó el lenguaje, cómo se está desarrollando, cómo se está adaptando a los nuevos conceptos y a las realidades vivas de nuestras comunidades.

Pero también, creo que no es sólo la ONU. No es sólo la ONU la que un día decidió que queremos proteger los derechos humanos de las personas LGBTI, por supuesto. Me atrevería a decir que detrás de todas estas victorias hay personas reales, activistas y movimientos LGBTI. La decisión Toonen, si hablamos de esta decisión especificamente, fue presentada precisamente por un activista de Australia. Y muchas otras victorias o avances también contaron con el apoyo de activistas.

12:13 (Anfitrión)

Gracias por esta explicación tan completa. Creo que es importante, no sólo para ti y para otros autoproclamados ‘nerds’, como te has descrito a ti misma durante esta conversación, sino que, como has dicho, todo esto, aunque a muches les suene remoto y abstracto, tiene implicaciones en la vida real de las personas y en nuestras comunidades. Así que es muy importante darlo a conocer.

Y como has dicho, a lo largo de los años, el programa de la ONU de ILGA Mundo ha apoyado a cientos de defensores de los derechos humanos y activistas de base para que participen en los espacios de la ONU. ¿Puedes describir un poco el trabajo que, como organización, hacemos con ellos?

12:53 Kseniya Kirichenko

Claro, gracias, Daniele. Y creo que la base de nuestro enfoque como organización de miembros es compartir nuestro privilegio y proporcionar este espacio, darle lugar a les activistas. Creo que esta es la base. Y nuestra misión es apoyar realmente a quienes trabajan sobre el terreno. Así pues, no nos limitamos a desarrollar estrategias sentades en Ginebra y luego, ya sabes, imponerlas a activistas de distintas partes del mundo. Nosotres intentamos, en la medida de lo posible, basar todos nuestros esfuerzos en las necesidades y realidades del movimiento.

Y lo hacemos concretamente con este principio: proporcionamos formación sobre aspectos técnicos sobre cómo relacionarse con la ONU. Porque en última instancia, por supuesto, son les activistas los expertos en sus propias situaciones, las situaciones del país. Entonces saben lo que está pasando, saben cuáles son los problemas. Pero a veces la ONU puede sonar realmente como ese «enorme monstruo» al que sólo pueden acceder los gobiernos o abogades especializades en derechos humanos internacionales con, no sé, diplomas de Oxford o lo que sea. Qué, bueno, a veces es cierto, pero la sociedad civil ahora, hoy, después de todos estos años, también tiene mucho más espacio para comprometerse con la ONU. Y nuestra tarea es explicar cómo utilizar este sistema, porque, bueno, no superfácil, pero no es ciencia espacial.

Entonces, ¿qué hacemos? Proporcionamos formación, ayudamos a los activistas a plantear sus demandas, sus necesidades en el lenguaje de la ONU. También les ayudamos a veces, cuando es necesario, a redactar informes para la ONU, porque también hay, ya sabes, algunos consejos y trucos, cómo presentar la situación, cómo formular recomendaciones, qué ejemplos, qué ilustraciones utilizar para demostrar lo que se quiere decir, etcétera, etcétera. También ayudamos a los activistas a venir a Ginebra o a Nueva York, y a participar en estos espacios. Porque una cosa es, por supuesto, escribir un informe o presentar una comunicación a la ONU. Pero también es importante dar a la incidencia un rostro humano y hablar con los representantes de la ONU porque, al fin y al cabo, también son humanos. Y es importante tener la oportunidad de hablar con ellos, de explicarles lo que es importante, por qué es importante. Hemos visto muchos ejemplos muy interesantes de este tipo de defensa; así que también llevamos a activistas a espacios de la ONU, y les ayudamos a relacionarse con los representantes amistosos de la ONU, como miembros de comités o funcionarios de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos o de Procedimientos Especiales, etcétera, etcétera.

15:45 Kseniya Kirichenko

También ayudamos a aplicar las recomendaciones de la ONU cuando es necesario. Así que también tenemos algunas buenas prácticas, buenas prácticas, relacionadas con la aplicación de las recomendaciones. Y al hacerlo, también intentamos al menos utilizar un enfoque interseccional y dar espacio también a personas que normalmente no están tan presentes dentro del movimiento.

Por ejemplo, en el pasado tuvimos proyectos en los que trabajamos con personas LGBTI y grupos de discapacitados, y colaboramos con el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, con el Relator Especial sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. También preparamos bastantes propuestas sobre la intersección entre raza y SOGIESC. Así que también intentamos trabajar desde esta perspectiva. También apoyamos a los grupos trans, a los grupos intersexuales, a los grupos de mujeres LBTQI. Así es como lo hacemos.

Y, también, para asegurarnos de que no sólo nos centramos en el llamado Norte Global, sino que también apoyamos, y quizá en primer lugar, a grupos de otras partes del mundo.

17:03 (Anfitrión)

Muchas gracias. Muchas gracias. Tengo que decir que he estado observando todo tu trabajo de forma paralela, documentándolo en paralelo durante todos estos años también. Y una de las mejores partes de nuestro trabajo, creo, es también llegar a conocer a todes les activistas que hacen un trabajo tan asombroso sobre el terreno, y apoyarles en todo lo que podamos.

Hay una cosa que dijo una vez una de estas activistas que realmente se me ha quedado grabada a lo largo de los años, dijo: Las Naciones Unidas nos necesitan más de lo que nosotres necesitamos a la ONU, porque sin la sociedad civil, las Naciones Unidas no saben realmente dónde mirar cuando llega el momento de abordar las cuestiones prácticas. ¿Verdad?

Así que me preguntaba si tienes algún recuerdo o compromiso con algún activista o algún momento en todos estos años de trabajo que se te haya quedado especialmente grabado.

17:52 Kseniya Kirichenko

Sí, ¡sí! Tengo tantos recuerdos, por supuesto, y tantos ejemplos de proyectos realmente hermosos, de campañas de defensa, de lucha apasionada por los derechos humanos de las personas LGBTI. Así que es muy difícil elegir un momento. Pero tal vez compartiría esta historia, su historia, y tal vez no sea muy tradicional para la ONU, pero aun así.

Fue hace unos años, estábamos en el Palais des Nations, el edificio principal de la ONU aquí en Ginebra. Y había una activista de Angola, una activista feminista queer. Y era algo así como, ya sabes, bastante tradicional; un panel en el que la gente hablaba con micrófonos, y había una interpretación y había diplomáticos disfrazados. Pero después de la reunión, nos quedamos juntas, el grupo de la sociedad civil, y yo estaba hablando con ella y estábamos como charlando sobre cómo organizar esta defensa, cómo hacerla más significativa para las comunidades LGBTI. Y sacó un libro de su bolso y me lo enseñó: era de Bell Hooks, Todo sobre el amor. Y me dijo: «Bueno, creo que así es como tenemos que hacer nuestra defensa».

Fue un momento tan hermoso… Y esta conexión entre nuestras, ya sabes, antepasadas, toda la gente que está detrás de nosotras y toda la gente que desarrolló estas ideas que luchaban por la justicia interseccional. Así que, sí, así es como Bell Hooks se convirtió para mí en la ONU.

Y como ella dijo, por ejemplo, el despertar del amor sólo puede producirse cuando nos desprendemos de nuestra obsesión por el poder y la dominación. Y creo que esto es exactamente lo que estamos haciendo. Porque para mí, esta dominación y poder formal ya está ahí, y la ONU también lo está en cierta medida. Pero cuando hacemos nuestro trabajo, creo que tenemos que pensar en el amor como fuerza curativa. Y el amor como un anhelo de comunión y de hacerlo en conjunto como un movimiento, y de compartir este amor, y de mostrar este amor en un sentido amplio a las Naciones Unidas y de cambiar incluso el significado del poder, del poder formal, y de llevar nuestra comprensión a estos espacios.

Así que, esa es, esa es la historia.

20:23 (Anfitrión)

Gracias, es realmente hermoso.

20:25 (Música interludio de fondo)

20:35 (Anfitrión)

Y, sí, hablando de comunidad, creo que uno de los mayores logros de la sociedad civil mundial en la ONU dentro de la cuestión SOGIESC ha sido realmente, ya sabes, la sociedad civil uniéndose y abogando por un mandato que aborde específicamente la violencia y las discriminaciones por motivos de orientación sexual e identidad de género.

El mandato se creó por primera vez en 2016. Pero, por supuesto, es el resultado de años de lucha y compromiso. Y ahora llevamos siete años de existencia del mandato. ¿Cómo describirías el impacto del mandato hasta ahora? ¿Y cómo crees que continuará el apoyo de ILGA Mundo al mandato en el futuro?

21:16 Kseniya Kirichenko

Sí, aquí tengo otra historia, sólo para decir que incluso el establecimiento del mandato ya es un punto muy importante. Yo estaba comprometida con los derechos humanos de las personas LGBT mucho antes de unirme a la ILGA y a principios de… tal vez fuera 2013 o 2014, hubo una reunión aquí en Ginebra con los activistas, activistas LGBT, que trabajaban en distintos países. Y estábamos aquí hablando de cómo nos gustaría ver a la ONU, al mundo, cómo podemos utilizar los derechos humanos. Entonces alguien dijo «Bueno, lo ideal sería tener una convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación basadas en la orientación sexual y la identidad de género» y todes nos reímos porque sonaba como un sueño muy utópico. Entonces, alguien dijo «Bueno, seamos un poco más modestos y quizá podamos tener un relator especial sobre SOGIESC», y todo el mundo se reía también, diciendo «quizá no en esta época, quizá no en este siglo». Pero justo dos o tres años después de eso, el mandato se estableció realmente .

En 2016, por primera vez a nivel mundial en la ONU, conseguimos -junto con los esfuerzos de, sí, gobiernos amigos y movimientos hermanos, otros movimientos- conseguimos juntos, como un esfuerzo colectivo, establecer este mandato. Y durante los siete años de existencia de este mandato hemos visto muchos logros importantes conseguidos por este mandato, a través de este mandato y gracias a este mandato. Puede ir desde, ya sabes, establecer conexiones con temas difíciles. Porque, por ejemplo, Víctor Madrigal, el anterior ya titular del mandato, hablaba con diferentes grupos, con grupos religiosos en los países que visitaba, y hablaba con gobiernos difíciles, con temas que a veces no son realmente accesibles para los movimientos o activistas LGBTI; pero él fue capaz a través de su posición, compartiendo su poder, compartiendo su privilegio. Así que pudo establecer contactos y hablar, o al menos abrir el diálogo.

Pero también hemos visto, ya sabes, proyectos de ley que se pospusieron o no se aprobaron con el compromiso del experto independiente en SOGI, que explicaba que estos proyectos de ley van en contra de los derechos humanos. Y luego va a historias realmente muy sencillas de a veces vidas salvadas gracias a las comunicaciones, pero no sólo. Pero conozco historias en las que la gente sigue con nosotres sólo porque el experto independiente intervino en el momento adecuado. Y esto es un gran apoyo para todes nosotres. Se trata también de integrar el lenguaje SOGI, de integrar los derechos humanos LGBTI.

24:15 Kseniya Kirichenko

Así, por ejemplo, quizá muchos de nuestros oyentes conozcan la reacción en contra de los derechos de las personas trans y de la relatora especial sobre la violencia contra la mujer, que desgraciadamente no es muy amiga de las personas trans, digámoslo así. Y existe el riesgo de que estas ideas, críticas con el género o ideas TERF -sea cual sea el nombre-, pero existe el riesgo de que estas ideas vayan también a otros mecanismos, como, por ejemplo, el CEDAW, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Y de hecho, la relatora especial sobre la violencia contra la mujer mantiene algunas conversaciones con el CEDAW, pero la presencia de la experta independiente sobre SOGI en el mismo punto, en los mismos espacios, permite que no se produzca este contragolpe y permite equilibrar estos enfoques. Así que, por desgracia, es más reactivo que proactivo en este caso, en este ejemplo concreto, pero también es muy importante; y el experto independiente también ayuda a mitigar estos riesgos.

Además, diría que a lo largo de los siete años del mandato se han iniciado y abierto muchas conversaciones críticas muy importantes, por ejemplo, sobre la interseccionalidad. ¿Qué significa la interseccionalidad para los derechos humanos LGBTI? Por ejemplo, el colonialismo es un tema muy importante para nuestro movimiento y para los derechos humanos LGBTI, y éste es uno de los últimos informes finales de Víctor Madrigal. Así que espero que con el nuevo mandato, con los nuevos años de mandato, podamos reunirnos con el movimiento, con los activistas. Podremos seguir desarrollando estos importantes conceptos, estas importantes ideas de interseccionalidad, del enfoque colonial, y también mostrar cómo debería ser en la práctica, cómo debería ser para la vida de la gente real sobre el terreno.

Así pues, creo que fue muy importante y, por supuesto, seguiremos trabajando con el nuevo mandato y tendiendo puentes cuando sea necesario entre los activistas de base y el sistema de la ONU y este mandato.

26:18 (Anfitrión)

Muchas gracias. Y sí, has mencionado los diversos atentados, que realmente se inscriben en la corriente de un ataque más amplio contra los derechos humanos a escala mundial que estamos viendo estos días.

Estamos casi al final de nuestra conversación de hoy. Pero quizá una última pregunta sería: Con todo lo que está ocurriendo en el mundo estos días, creo que la confianza en la eficacia del derecho internacional de los derechos humanos parece estar bajo mínimos. Así pues, ¿cómo crees que los espacios mundiales de derechos humanos como las Naciones Unidas pueden restablecer la fe de la gente en el poder del derecho internacional de los derechos humanos y en los mecanismos que la comunidad mundial ha establecido?

26:59 Kseniya Kirichenko

Gracias por esta difícil pregunta. Creo que, por supuesto, las Naciones Unidas no son una píldora mágica. Son las Naciones Unidas. Y es la institución del mecanismo del sistema centrado en los gobiernos con todo lo que se deriva de ahí. Pero, además, es un sistema en el que creamos y desarrollamos los derechos humanos. Y creo que la idea de los derechos humanos es nuestra idea compartida, algo que no pertenece a los gobiernos, algo que no sólo pertenece a las Naciones Unidas, sino algo que tiene que ver con nosotres, y que tiene que ver con nuestras vidas.

Y creo que el discurso de los derechos humanos es un discurso. También lo crea y lo hace suyo la sociedad civil. Así que, si hablamos específicamente de ILGA, en nuestra constitución, la constitución de ILGA Mundo, puedes abrirla y ver las convenciones, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Así que incluso adoptamos estas convenciones. Las incluimos en nuestra Constitución porque se trata de nuestros valores. Y, por supuesto, la ONU tiene muchos puntos débiles, sobre todo como vemos ahora. Pero también, a veces, podemos utilizarlas para desafiar los sistemas de patriarcado, de capacitismo, de cisheteronormatividad, de racismo, a través de este sistema, a través de los mecanismos de las Naciones Unidas.

Y creo que, ya sabes, los derechos humanos también son un discurso. Ya podemos cuestionar el sistema con nuestra participación en él. Y a veces también puede ser una experiencia curativa, y lo sé por mí misma por mi propia experiencia, por mi experiencia personal. Pero también lo he visto con otras personas, otros activistas. A veces incluso acudir a este sistema y hablar de tu dolor, contar situaciones en las que no se te ha visto, en las que tu comunidad ha sido discriminada, marginada, y tener la aprobación en cierto modo, tener el reconocimiento de la violación, ya puede ser curativo. Especialmente cuando tu propio gobierno, tu propio país, realmente te excluye de todos estos discursos y de las ideas de los derechos humanos.

29:23 Kseniya Kirichenko

Así que, a veces, el reconocimiento de las violaciones por parte de las Naciones Unidas ya es algo muy importante a nivel personal, a nivel comunitario. También es crear historia, escribir historias. Las historias de personas de nuestra comunidad que sufrieron, a veces fueron asesinadas, no para que estas experiencias desaparezcan, sino para escribirlas, conservarlas, ponerlas en el lenguaje de los derechos humanos a través de los mecanismos de la ONU, a través de los tribunales, a través de los casos, etcétera, etcétera.

También, a veces puede ser realmente sólo presión, o instrumentos adicionales para las autoridades nacionales, cuando sabemos que, por ejemplo, necesitamos cierta legislación. Cuando sabemos que necesitamos desarrollar, por ejemplo, el sistema sanitario para que sea amigable y adaptado a las mujeres queer, a las mujeres lesbianas, a las mujeres trans, a las personas trans, a las personas no binarias, a las personas intersexuales. Y también sabemos que necesitamos formación. Por ejemplo, formación para los profesionales sanitarios, y podemos utilizar el sistema de las Naciones Unidas para ello, y acudir, por ejemplo, al EPU, o a los órganos de tratados, y explicar que éste es el problema en nuestro país, y que queremos una recomendación, queremos un debate con las autoridades estatales para que esto ocurra, para que se produzcan cambios.

Y luego, como se trata de un debate de alto nivel con la participación de la sociedad civil, también podemos llegar directamente, por ejemplo, a los ministros de sanidad de algunos países, y mantener este debate. Y esta discusión, no sólo por parte de los activistas, sino la discusión iniciada por el sistema de la ONU. Así que, desde esta perspectiva, la ONU puede utilizarse para equilibrar un poco la dinámica de poder y el desequilibrio existente entre el estado, la comunidad y los activistas. Y este poder de la ONU también puede compartirse con los activistas a través de estas experiencias.

31:25 Kseniya Kirichenko

Eso es lo que yo veo. Pero también, los derechos humanos y la ONU porque creo que necesitamos… bueno, no es sólo que crea que necesitamos, sino que veo los derechos humanos también como algo que nos pertenece. Y este discurso es también nuestro discurso. Tenemos el poder de cambiar esta perspectiva porque, como he dicho, no es sólo la ONU la que quiere desarrollar los derechos humanos LGBTI, sino que es lo que nosotres aportamos al discurso de los derechos humanos de la ONU. ¿Cómo hablamos y desarrollamos un enfoque decolonial, feminista, feminista interseccional? Cómo queremos abordar la discriminación y la violencia, pero también los sistemas de opresión y los sistemas de opresión interseccionales en términos de derechos humanos.

Y esto también tiene que ver con la solidaridad. La solidaridad es un punto muy importante, diría aquí. También forma parte de nuestro trabajo. Y recientemente, con todas las cosas horribles que estaban ocurriendo en la ONU y en el mundo, lo que es realmente estupendo y curativo para mí es ver cómo construimos la solidaridad con otros movimientos. Por ejemplo, ILGA Mundo trabaja mucho con el Centro de Derechos Reproductivos. También trabajamos con la Iniciativa por los Derechos Sexuales, IWRAW Asia Pacífico. Así pues, todas estas feministas, por ejemplo, organizaciones que también luchan contra los mismos sistemas de opresión patriarcal que nosotras. Y cuando estamos juntas, por supuesto, somos más fuertes y podemos apoyarnos mutuamente.

Por tanto, creo que la defensa de los derechos humanos de las personas LGBTI también debería ser, y quizá en primer lugar, una cuestión de solidaridad. Comprender que, por ejemplo, el aborto también es una lucha queer. Comprender que, ya sabes, la lucha queer por la justicia también se refiere a los ucranianos queer, a los palestinos queer y a toda la gente que sufre. Porque, al fin y al cabo, todo tiene que ver con la dominación y las estructuras de poder. Así que eso es lo importante para mí: poder trabajar en este discurso de los derechos humanos, pero también comprender que es un valor compartido. Es algo que compartimos. No es sólo un dolor compartido, sino que también son valores compartidos con otros movimientos y con las identidades y movimientos interseccionales dentro de nuestro propio movimiento.

33:46 (Anfitriona)

Muchas gracias. Muchísimas gracias. Es realmente estupendo escuchar la pasión en lo que haces, y lo que no sólo tú, sino todo el programa de la ONU hace, y todes nuestres colegas, y todas las habilidades, y la capacidad, y el compromiso que todes ponen en todo lo que hacen. Y creo que eso es, junto con lo que están haciendo otras organizaciones, lo que al final será verdaderamente transformador. Así que, ¡por ello!

34:08 Kseniya Kirichenko

Gracias, Daniele. Y si alguien quiere saber más sobre la ONU, si hay algún activista que quiera comprometerse con el sistema de la ONU o quiere saber más sobre cómo hacerlo, estamos aquí para apoyarle y sólo tiene que ponerse en contacto con nosotres para ver qué podemos hacer juntes.

34:26 (Anfitrión)

Gracias, muchas gracias.

34:28 Kseniya Kirichenko

Adiós

34:32 (Final)

Making rainbow waves es un podcast de ILGA Mundo. Este episodio fue presentado por Daniele Paletta y editado por María Alejandra Gonzales Silva. Puedes encontrar todos los episodios en todas las plataformas de streaming o en ilga.org. Gracias por escucharnos.