El proyecto de ley, presentado por la diputada independiente Sydney Clover Moore, permite a las parejas del mismo sexo adoptar un hijo en común. Este sería el tercer estado australiano en aprobarlo tras ACT (capital australiana) y Australia Occidental.

Una cláusula en esta ley, sin embargo, permite a las agencias de adopción con afiliaciones religiosas negarse a atender a parejas del mismo sexo, y fue introducida por Moore “contra sus convicciones” esperando que ayudara a que la propuesta fuera mejor recibida por los conservadores.

Quienes apoyan el proyecto de ley argumentaron que sería dar un reconocimiento legal a los aproximadamente 1300 niños en NGS que ya conviven con parejas homosexuales.

El proyecto de ley no afectaría a las adopciones internacionales, ya que ninguno de los países que tiene acuerdos con Australia permite tales adopciones.

 

Subscribe to our newsletters

Get updates on LGBTI rights issues, and on our work to support LGBTI civil society worldwide