Exit

«ESPERO UN CENTRO COMUNITARIO PROPIO»: CONVERSACIÓN CON ENKHMAA ENKHBOLD (CENTRO LGBT MONGOLIA)

Involucrarse con el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas puede parecer desafiante para les activistas. Y, sin embargo, puede dar resultados extraordinarios, el tipo de logros que son relevantes no sólo para el propio país, sino a nivel mundial.

Enkhmaa Enkhbold, directora ejecutiva del Centro LGBT de Mongolia, construyó su propia experiencia sobre el terreno colaborando con numerosos mecanismos de derechos humanos de la ONU a lo largo de los años, con organizaciones como ILGA Mundo y otras dispuestas a prestar su apoyo cuando fuera necesario. En 2022, Enkhmaa se comprometió con el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, obteniendo un resultado de importancia histórica: por primera vez, el Comité incluyó la CIE-11 (la última Clasificación Internacional de Enfermedades, que desclasificó las identidades trans como trastorno mental) entre las recomendaciones hechas a Mongolia sobre las personas trans.

En este nuevo episodio del podcast Making Rainbow Waves de ILGA Mundo, nos reunimos con Enkhmaa mientras su organización se prepara para dar seguimiento a las históricas recomendaciones obtenidas a nivel internacional y garantizar que puedan influir en un cambio positivo en su país. Juntes, repasamos la trayectoria de Enkhmaa como activista, los diferentes mecanismos internacionales de derechos humanos, lo que ocurre entre bastidores cuando les defensores acceden a estos espacios y la situación actual de la comunidad LGBTI mongola.

«Nuestra principal esperanza es tener un centro comunitario propio, un espacio seguro para la comunidad», nos dijo. «Por supuesto, queremos caminar por la calle sin represalias, sin miedo y sin estigma: eso es, creo, un hecho para todes nosotres, ¿verdad? Eso es lo que deseamos, y por eso luchamos por ello».

Haz clic aquí para leer la traducción al español de la transcripción del episodio


Making Rainbow Waves
 es un podcast de ILGA Mundo que cuenta las historias y eleva las voces de les defensores de los derechos humanos LGBTI de todo el mundo.
Escucha el episodio y suscríbete a Making Rainbow Waves a través de
Google Podcast – Apple Podcasts (próximamente) – Spotify – Deezer – Stitcher – TuneIn – Ausha

Este episodio fue presentado por Daniele Paletta y editado por Kevin Mwachiro.
Transcripción y traducción al español por Luca Bermejo

Una radio antigua emite ondas con los colores del arco iris. Detrás hay una pancarta  arco iris. El texto dice: "Making Rainbow Waves - un podcast de ILGA Mundo - una conversación con Enkhmaa Enkhbold (Centro LGBT Mongolia)"

Una radio antigua emite ondas con los colores del arco iris. Detrás hay una pancarta arco iris.
El texto dice: «Making Rainbow Waves – un podcast de ILGA Mundo – una conversación con Enkhmaa Enkhbold (Centro LGBT Mongolia)»

 

Transcripción del episodio:
«Espero un centro comunitario propio»: una conversación con Enkhmaa Enkhbold (Centro LGBT Mongolia)

 

00:00 (intro)

Les pedía a les delegades que por favor utilicen este lenguaje específico. Por favor, asegúrense de decir “Lesbiana”, “Gay”, «Bisexual», «Transgénero», «Intersex». Por favor, asegúrense de utilizar la orientación sexual e identidad de género específicamente. De lo contrario, vamos a ser pasades por alto de nuevo

00:26
Daniele Paletta (presentador)

Making Rainbow Waves, un podcast de ILGA Mundo.

00:37
(presentador)

Bienvenides a Making Rainbow Waves, el podcast de ILGA Mundo donde contamos las historias de defensores de derechos humanos LGBTI en todo el mundo.

00:45
(presentador)

Me llamo Daniele Paletta y estoy aquí hoy con Enkhmaa Enkhbold del Centro LGBT de Mongolia.
Bienvenida Enkhmaa!

00:53
Enkhmaa Enkhbold

Hola Daniele, gracias por recibirme.

00:55
(presentador)

Empecemos haciéndote algunas preguntas. Quería saber más sobre su historia como activista. ¿Cómo empezaste a involucrarte con el activismo LGBTI?

01:08
Enkhmaa Enkhbold

Solía vivir en Estados Unidos. Concretamente en la zona de la bahía, en California. Y viví allí muchos años.

Básicamente, me fui de Mongolia cuando tenía 16 años. Fue en 2002 cuando abandoné el país, y en 2015 me contacté con Violencia Nacional Contra las Mujeres en Mongolia. Quería hacer un voluntariado de tres meses, así que me venía a Mongolia.

Así que, como persona queer, quería saber en qué parte de Mongolia se encontraban las personas LGBTQI. Así que, cuando el Centro Nacional contra la Violencia me aceptó, me puse en contacto con el Centro LGBT de Mongolia. Fue entonces cuando conocí el Centro LGBT. Y el Centro LGBT me dijo que “me pasara por allí”, ya sabes, «cuando estés en la ciudad». Así que en el verano de 2015 vine al Centro LGBT, me reuní con les activistas, y quedé alucinada. Me impresionó mucho lo avanzado que estaba el movimiento, porque cuando estaba en la zona de la bahía tenía una idea muy limitada de cómo podrían ser las cosas en Mongolia. Y estaba muy equivocada, y me sentí silenciosamente avergonzada.

Así que empecé a trabajar como voluntaria para el Centro LGBT durante mi estancia en Mongolia, y navegué por los espacios LGBT y queer de la ciudad de Ulán Bator. Y entonces conocí a más activistas, a más gente queer, y me enamoré del movimiento LGBTQI de Mongolia y de les agentes y todes les activistas y la comunidad.
Y allí y entonces yo, en silencio, en mi corazón, pensé “Creo que este es mi lugar”.

Así que fui voluntaria a distancia, ya sabes, todavía vivía en San Francisco, así que trabajaba como voluntaria para el Centro haciendo algunas traducciones, o apoyando la recaudación de fondos, y esas cosas. Y en 2017, el Centro LGBT me invitó a formar parte de su junta directiva, y yo, por supuesto, me sentí eufórica. Me sentía muy feliz de formar parte de esta organización tan asombrosa. Así que lo hice. Y luego aprendí más de la organización. Mientras tanto, yo seguía viviendo en San Francisco.

En 2019 hubo una vacante en el Centro LGBT para “Coordinadore del Programa de Vivienda”. Mi formación es en Estudios de la Mujer y de Género, por lo que encaja con el programa, y también soy activista y defensora de los derechos humanos. Así que presenté mi solicitud, y me aceptaron con los brazos abiertos.

Así que en Abril de 2019, en dos semanas, empaqué mis 17 años de vida en San Francisco en unas pocas cajas y me mudé a Ulán Bator, Mongolia, y he estado aquí desde entonces.

A finales de 2019 fui nombrada Directora Ejecutiva de la organización, y, aunque tenía mucho miedo, acepté.

04:58
(presentador)

Muchas gracias por compartir todo eso. ¿Cómo describiría la situación de las comunidades LGBTI en Mongolia? ¿Y cómo crees que ha evolucionado con el tiempo?

05:11
Enkhmaa Enkhbold

Pues, la situación de los derechos humanos en el plano legislativo o político… Mongolia es bastante progresista en comparación con muchos países de la región Asia y Pacífico. Por ejemplo, en los últimos diez años hemos tenido la orientación sexual y la identidad de género como terreno protegido en muchas leyes importantes, como el Código Penal de 2015, la Ley Laboral de 2022, la Ley de Privacidad de 2022 y muchos códigos éticos de profesionales contemplan la orientación sexual y la identidad de género. Así que esto es un gran progreso. Este es el duro trabajo de activismo internacional y nacional del Centro LGBT. Sin embargo, por desgracia, aunque se trata de avances muy positivos, la aplicación, la práctica de estas políticas y legislaciones aún no se ha puesto en marcha.

Por ejemplo, el Código Penal tiene una cláusula antidiscriminación: la ley es de 2015 entró en vigor en 2017. Así, desde 2017 hasta hoy, 2023, no se ha resuelto ni un solo caso a nivel judicial bajo esta prohibición, bajo la prohibición de discriminación. Así que dice mucho, sabes.

Un país de tres comas – casi – cinco millones de habitantes, el Centro LGBT documenta violaciones de derechos humanos, nuestros datos dicen lo contrario, tenemos nuestras experiencias vividas. Simplemente no está funcionando.

Otras leyes son muy recientes, las estamos supervisando y estamos intentando colaborar con el gobierno para mejorar la capacidad de los organismos gubernamentales, de las agencias gubernamentales y demás. En cuanto a las personas LGBTQI en la esfera social/cultural de la sociedad, existen prejuicios, estigmas… todo eso prevalece realmente, sabes, especialmente hacia nuestras comunidades trans y no binarias. La situación actual de las personas LGBTQI aún no ha mejorado. Yo diría que es muy lento.

Sabes, en ciertas zonas del país… Ulán Bator es una ciudad muy grande, es la capital, es la ciudad más grande. Pero sólo como uno o dos distritos, y es incluso sus sub-distritos, son queer amigables. Pero en el resto de la ciudad, la homofobia y la transfobia prevalecen, prevalecen, prevalecen.
La intersección de clase, género y orientación sexual es muy importante, y luego tu origen socioeconómico, dónde vives.

Así que en general, yo diría: La situación no es buena para las personas LGBTQI aquí en Mongolia.

08:53
(presentador)

Sé que también has planteado la situación de nuestras comunidades en el país luego del nivel internacional en las Naciones Unidas, y ha habido algunos ejemplos de tu compromiso en las bases de las Naciones Unidas. Así que, ¿podrías contarme más sobre eso?

09:12
Enkhmaa Enkhbold

En primer lugar, debo reconocer realmente el trabajo de mis predecesores, que ya han establecido la agenda para la incidencia internacional dentro de la organización. Así pues, el Centro LGBT lleva participando en el mecanismo del sistema de la ONU desde 2008. Presentamos nuestro primer informe paralelo de la CEDAW en 2008. Así que, en total, hemos presentado más de una docena, o alrededor de una docena, de informes alternativos, y eso es lo mucho que nos hemos comprometido con esta organización. Y actualmente tenemos, creo, unas sesenta recomendaciones específicas LGBTQI obtenidas a lo largo de estos últimos diez años aproximadamente. Así que, en términos de mi compromiso, fue el tercer ciclo del EPU en 2020, CESCR en 2022, y CEDAW en 2022.

El mecanismo de la ONU, ya sabes, al principio era muy intimidante. Especialmente en 2020, cuando participé en el EPU, estaba aterrorizada. En primer lugar, no tenía experiencia y, en segundo lugar, me aterrorizaba perder oportunidades. Pero, afortunadamente, con el apoyo de ILGA todo fue sobre ruedas. Como en 2020 fue la pandemia y no pude ir a Ginebra, pude dialogar con delegades de unos diez, once estados miembros por Zoom, y presentar nuestra declaración. Creo que fue muy, muy útil porque del tercer ciclo del EPU obtuvimos quince recomendaciones específicas LGBTQI.

Una de las tácticas que utilicé durante mis reuniones con les delegades fue darles un contexto de cómo los gobiernos mongoles entienden minoría o marginación, como esas palabras clave. Cuando oyen «minoría» sólo piensan en discapacidad. Así que pedía a les delegades «cuando hagan una recomendación a mi país, por favor, utilicen este lenguaje específico. Por favor, asegúrense de decir “lesbiana”, “gay”, «bisexual», «transgénero», «intersex». por favor, asegúrense de utilizar específicamente orientación sexual e identidad de género. De lo contrario, volveremos a ser pasades por alto, bajo los términos de “minoría”, “marginades”.”

Así que afortunadamente lo hicieron, muches de elles lo hicieron. Y realmente creo que eso ayudó a dar forma a las recomendaciones para les delegades, para el gobierno, y quince recomendaciones específicas LGBTI, que es realmente enorme para nosotres, y nuestro gobierno apoyó a doce de ellos y tomó nota de tres, lo que significa que no apoyó a tres de ellos.

Así que el tercer ciclo del EPU se realizó a distancia y también pudieron participar, reunirse con delegades en el país a través de las embajadas. Así ocurrió con el EPU, y en junio de 2022 participé en la 82ª sesión del CEDAW. Era la tercera vez que nos presentábamos y participábamos.

Sabes, el EPU y la CEDAW son dos mecanismos diferentes. Similares pero diferentes. Uno son los Procedimientos Especiales y el otro los Órganos de Tratados. Para mí, la CEDAW también era algo nuevo, pero gracias al EPU tenía cierta confianza en mí. Y otra organización que realmente ayudó a la CEDAW fue IWRAW. IWRAW realmente me proporcionó apoyo técnico durante mi estancia en Ginebra, y verdaderamente me ayudó a entender al Comité y a relacionarme con él, a organizar reuniones y cosas por el estilo.

Así que a través de la CEDAW hemos obtenido seis recomendaciones LBTI. También utilicé la misma táctica: “Por favor, usen un lenguaje específico para hablar con nuestro gobierno”. Fue un momento muy emotivo durante la CEDAW, lloré, y presenté la declaración oral, fue muy abrumador, pero he aprendido tanto, tanto. Así que, para el CESCR, en septiembre, me sentía bastante segura.

14:51
(presentador)

¡Y preparada! Estoy seguro.

Mencionaste el CESCR (el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales): de nuevo te comprometiste en nombre de las comunidades LGBTI en Mongolia, podríamos decir, y también hubo un resultado de importancia histórica, porque entre las recomendaciones sobre las personas trans que recibió tu país, fue la primera vez que el comité mencionó la CIE-11 – la última Clasificación Internacional de Enfermedades, que en esencia, entre muchas otras cosas por supuesto, desclasificó las identidades trans como un trastorno mental. Así que fue un gran resultado, no sólo para tu país, sino a escala internacional. Me gustaría saber cómo fue el compromiso con ese Comité en concreto.

15:45
Enkhmaa Enkhbold

¡Claro que sí! ¡Dios mío!

El CESCR fue interesante porque no hubo suficiente participación de la sociedad civil en esta septuagésima segunda sesión. De hecho, fuimos los únicos, el Centro LGBT fue la única organización de la sociedad civil que participó en el CESCR, en esta sesión. Así que yo era la única representante de la sociedad civil que venía de Mongolia a Ginebra, mientras que en otros gobiernos había más de una docena de personas, ¿sabes? Así que, en ese sentido, fue bastante abrumador.

En el CESCR había adoptado varias tácticas, como el pensamiento rápido tal vez. Para el CESCR, cuando estábamos elaborando nuestro informe paralelo, nos dimos cuenta de que quizás éramos les úniques que íbamos a presentar un informe, y lo aprendimos de nuestra red. Y eso fue muy triste para nosotres, ¿sabes? Somos conscientes de que en Mongolia ocurren muchas cosas, pero nos entristeció mucho que no se trataran en la sesión.

Cuando se elabora un informe paralelo, es muy estricto con los números y la cantidad de palabras que deben incluirse, así que hay que tener mucho tacto. Así que hemos decidido incluir al menos la parte dedicada a les defensores de los derechos humanos, que es un tema de gran interés y plantea muchos problemas con la nueva ley. Mongolia es el primer país de la región Asia-Pacífico que aprueba una ley sobre defensores de los derechos humanos. El gobierno está muy orgulloso de ello, pero ya sabes, vemos muchas fallas.

Así que, de todos modos, lo incluimos, invertimos una página entera en ello, y yo hice la declaración oral en la que se suponía que tenía que presentarla a les miembres del Comité, pero éramos sólo les miembres del Comité y yo, así que en cierto modo tenía ventaja porque pasé entre treinta y cuarenta minutos con les miembres del Comité. Solo yo debatiendo, ¿sabes? Así que destaqué la exhaustiva legislación contra la discriminación, con la forma en que Mongolia debería adaptarse, y también destaqué la atención sanitaria a las personas trans. Y especialmente la CIE-11.

Así que para mi preparación desarrollé recomendaciones muy, muy específicas. “CIE-11  darararara”. Y afortunadamente lo tomaron y luego lo proporcionaron y fue simplemente… fue glorioso de ver.

Y luego, en realidad, también quiero añadir, porque creo que los Órganos de Tratados también, como el EPU y otros Estados miembros, no dan realmente recomendaciones específicas sobre personas trans. Eso no ocurre a menudo.

Así que vuelvo al EPU: en la tercera sesión del EPU, también obtuvimos una recomendación trans específica de Israel. Eso también requirió rapidez mental y estrategia, porque se suponía que me reuniría con une delegade de Israel, y estaba investigando qué tipo de recomendación proporcionó Israel en términos de personas LGBTQI. Y mientras buscaba en UPRInfo.org me enteré de que Israel ofrece recomendaciones específicas sobre personas trans. Así que rápidamente cambiamos de táctica porque en Mongolia tenemos una disposición sobre los marcadores de género en nuestra ley de registro civil, de modo que una persona trans o intersex pueda hacer que le cambien el marcador de género. Por desgracia, esa ley, de nuevo, no funciona, porque requiere intervención médica, de la que no dispone el sector sanitario. Así que se lo planteé a le delegade israelí y luego obtuvimos la recomendación, en particular sobre esa ley, pidiendo al gobierno que eliminara la intervención médica de esa ley. Y nuestro gobierno la apoyó, así que obtuvimos dos recomendaciones trans específicas. Recomendaciones muy, muy específicas, y estamos encantados.

Sólo quiero dar las gracias a Kseniya de ILGA Mundo, que me ha recibido las dos veces que he estado en Ginebra, pero sobre todo durante el CESCR, cuando estaba sola. Nos tomamos un café antes de que conociera a les miembres del Comité, y yo le conté mis estrategias y las recomendaciones y qué tipo de recomendaciones buscábamos, y ella me hizo excelentes preguntas. Me preguntó si mis recomendaciones eran cuantificables y cómo iba a medirlas, y me orientó para que realmente diera forma muy, muy específicas a mis recomendaciones.

Y después del café me fui a mi hotel y no dormí. Estuve despierta toda la noche revisando todas las recomendaciones, y así fue cómo surgió la CIE-11, porque fui introduciendo más detalles y medidas. Así que gracias Kseniya por tus consejos tan valiosos para mí.

22:18
(presentador)

Muchas gracias por compartir también estos múltiples puntos de vista sobre el trabajo de les defensores de los derechos humanos cuando abogan en los espacios de la ONU, porque es muy difícil que todo el mundo entienda lo que ocurre antes de reunirse con los gobiernos y los distintos comités. Pero también es difícil que la gente entienda lo rápido que tienen que adaptar sus tácticas a sus desarrollos o cómo investigan lo que tienen que decir realmente. Así que gracias por compartir todo eso.

Ahora que te has comprometido con muchos organismos de la ONU y con diferentes mecanismos, ¿Qué sigue para Mongolia? y ¿cómo crees que se recibirán estas recomendaciones – si es que las recibirán sus gobiernos – y cómo están trabajando en este sentido?

23:15
Enkhmaa Enkhbold

Lo principal es examinar los planes nacionales de aplicación de estas recomendaciones. Así que estamos esperando, estamos escribiendo a los ministerios responsables porque los (seguimientos de los) Órganos de Tratados están regidos por diferentes ministerios. Así que contactarse con ellos, pedirles que hagan implementaciones, pedirles que se nos incluya en el grupo de trabajo de planificación…. Además de ese programa nacional, existen otros programas nacionales. En Mongolia, por ejemplo, tenemos Visión 2050, un programa de ODS que abarca muchos ámbitos de la sociedad. Así que prestamos mucha atención a los programas nacionales y alineamos nuestros planes con ellos, porque realmente no podemos ir en contra de ellos. Así que creemos que es una forma inteligente de planificar, y luego desarrollar propuestas de proyectos a largo plazo que también se alinean con las recomendaciones. Y luego, por supuesto, educar a nuestra comunidad, y luego hacer nuestras actividades regulares de construcción comunitaria, la construcción del movimiento, todo eso está sucediendo al mismo tiempo.

24:44
(presentador)

Me gustaría terminar la entrevista con una pregunta que no había previsto, así que espero que esté bien. Me preguntaba si tienes algún sueño o esperanza para nuestras comunidades en Mongolia.

24:57
Enkhmaa Enkhbold

Hay muchas, muchas esperanzas y deseos. Pero nuestro principal deseo es tener un centro comunitario propio. Un espacio seguro para la comunidad. Ese ha sido mi sueño durante los últimos tres años como directora ejecutiva y eso es definitivamente una prioridad en mi agenda como directora ejecutiva para la comunidad, para el centro.

Por supuesto que queremos caminar por la calle sin represalias, sin miedo y sin estigmas. Creo que eso es algo obvio para todes nosotres, ¿verdad? Eso es lo que deseamos y por eso luchamos.

25:58
(presentador)

Gracias por hacer todo eso, gracias por hacer esta entrevista con nosotres, y te deseamos todo lo mejor en todos los procedimientos de seguimiento que estás haciendo en el país después de tantos grandes resultados en las Naciones Unidas.

26:11
Enkhmaa Enkhbold

Muchas gracias por recibirme.

26:13
(presentador)

Muchas gracias por estar con nosotres hoy.

26:16 (outro)
(presentador)

Pueden encontrar todos los episodios en todas las plataformas de streaming y las transcripciones están disponibles en ilga.org/es. Making Rainbow Waves es un podcast de ILGA Mundo. Este episodio fue conducido por Daniele Paletta y editado por Kevin Mwachiro. Gracias por escuchar.