"Somos parte de la humanidad": una conversación sobre la importancia de la despatologización trans

 

¿De qué hablamos cuando hablamos de despatologización trans?

La patologización se refiere a la idea de que alguien -por el mero hecho de existir, es decir, por el mero hecho de ser trans- es de algún modo intrínsecamente desordenado. La despatologización, por tanto, significa cambiar el enfoque y pasar de tratar las identidades trans y de género diverso como trastornos mentales a priorizar las necesidades de salud y bienestar de las personas trans del mismo modo que hacemos con todas las demás personas.

Para este nuevo episodio de Making Rainbow Waves, ILGA Mundo se ha sentado con expertes de todo el mundo con motivo del Día Internacional de Acción por la Despatologización Trans de este año, para saber más sobre cómo puede repercutir la despatologización en las políticas sanitarias mundiales, a qué obstáculos se enfrentan los países en sus compromisos con la salud de las personas trans y de género diverso, y lo importante que es realmente la solidaridad entre movimientos.

"Siempre ha habido personas trans y de género diverso", nos dijeron nuestres invitades. "Somos parte de la humanidad. Tengo muchas esperanzas de que, al final, se reconozcan en todo el mundo nuestros derechos a la igualdad y a la dignidad humana."

Nuestres invitades para este episodio de Making Rainbow Waves son:

 

 

Haz clic aquí para leer la traducción al español de la transcripción del episodio


Making Rainbow Waves
es un podcast de ILGA Mundo que cuenta las historias y eleva las voces de les defensores de los derechos humanos LGBTI de todo el mundo.
Escucha el episodio y suscríbete a Making Rainbow Waves a través de
Google Podcast - Apple Podcasts (próximamente) - Spotify - Deezer - Stitcher - TuneIn - Ausha

Este episodio fue presentado por Darius Gervinskas y editado por María Alejandra Gonzales Silva. Transcripción y traducción al español por Daniele Paletta y María Alejandra Gonzales Silva

 

Una radio antigua emite ondas con los colores del arco iris. Detrás hay una pancarta  arco iris. El texto dice: "Making Rainbow Waves - un podcast de ILGA Mundo - Día Internacional de Acción para la Despatologización Trans"

Una radio antigua emite ondas con los colores del arco iris. Detrás hay una pancarta arco iris.
El texto dice: "Making Rainbow Waves - un podcast de ILGA Mundo - Día Internacional de Acción para la Despatologización Trans"

 

Transcripción del episodio: 
"Somos parte de la humanidad": una conversación sobre la importancia de la despatologización trans

 

00:07 (introducción)

Making Rainbow Waves, un podcast de ILGA Mundo.

00:14
Darius Gervinskas (presentadora)


Bienvenides a Making Rainbow Waves, el podcast de ILGA Mundo en el que contamos las historias de les defensores de los derechos humanos LGBTI de todo el mundo. Este episodio está dedicado al Día Internacional de Acción por la Despatologización Trans que se celebra el 21 de octubre. Mi nombre es Darius Gervinskas, y en el episodio de hoy hablaré no con uno, ni con dos, sino con cuatro maravilloses invitades: La Dra. Anna Coates, que es la Asesora Técnica Principal y Jefa de la Unidad de Género de la Organización Mundial de la Salud. Anil Padavatan, que es le Responsable del Programa de Salud de GATE - Acción Global para la Igualdad Trans; Andie Sophia Fontaine, de Trans Ísland; y Joey Joleen Mataele, de la Tonga Leitis Association. Bienvenides a todes.

01:00
Anil Padavatan

Hola, bienvenides.

01:05
(presentadora)


Quiero que empecemos contextualizando esta conversación. Anil, ¿podrías compartir con nosotres un poco sobre lo que realmente queremos decir cuando pronunciamos las palabras "despatologización trans" y "psicopatologización trans"?

1:20
Anil Padavatan


Gracias, Darius. La idea de patologización: es una palabra larga, pero lo que realmente significa es la idea de que alguien -por el mero hecho de existir, es decir, por el mero hecho de ser trans- está de algún modo intrínsecamente desordenado. Eso puede referirse a la idea de que podríamos tener algún tipo de enfermedad física o a la idea de que tenemos algún tipo de trastorno mental. 

01:42
(
presentadora)

Muchas gracias. ¿Podría describir los desarrollos históricos que condujeron a la medicalización y quizás describir los procesos que condujeron a la despatologización trans o de-psicopatologización trans?


01:56
Anil Padavatan


 Muy brevemente, en la mayoría de las sociedades precoloniales de todo el mundo existía cierto reconocimiento de las identidades trans y de género diverso. Pero a pesar de ello, la patologización de las identidades trans se introdujo en los sistemas médicos occidentales en una fase muy temprana.

Hacia 1700, ser trans se consideraba una especie de enfermedad física en los hombres en los escritos médicos occidentales. En la década de 1800, las personas trans y de género diverso también se consideraban cada vez más un peligro para la sociedad. Este punto de vista se exportó al resto del mundo durante la colonización. Las potencias coloniales europeas fusionaron la identidad de género y la orientación sexual, y se introdujeron leyes que criminalizaban a las personas trans y de género diverso de diversas maneras. Ya fuera basándose en la orientación sexual percibida o en la expresión de género, que a menudo se enmarcaba en términos de leyes que criminalizaban el travestismo o la suplantación de identidad.

En la década de 1900, hubo un desarrollo interesante en el que existía un enfoque sexológico de los estudios transgénero, que se desarrolló en Alemania. Pero este trabajo fue destruido por los nazis, y varios de los miembros de la comunidad trans que trabajaban como personal del Instituto que estaba desarrollando estos estudios murieron en los campos de exterminio nazis.

En la Europa de la posguerra y en EE.UU., se produjo una creciente concienciación social sobre las personas trans y de género diverso, y se iniciaron estudios médicos, pero éstos desarrollaron un enfoque psicopatologizador en el que las identidades trans se enmarcaban en realidad como una especie de trastorno mental. A medida que se desarrollaba la atención sanitaria moderna de afirmación del género, también lo hacía el papel de les personas que hacen "gatekeeping", con médicos que trataban de identificar a los que denominaban "verdaderos transexuales", a los que se les proporcionaban las primeras formas de atención sanitaria de afirmación del género, mientras que a otras personas trans y de género diverso que no cumplían sus criterios de diagnóstico se les negaba el tratamiento.

En los años sesenta y setenta, al mismo tiempo que los activistas hacían campaña con éxito para que se eliminara la homosexualidad como categoría diagnóstica, las categorías diagnósticas relacionadas con las personas trans y de género diverso se incluían en el DSM y la CIE bajo "desviaciones sexuales y trastornos psicosexuales".

Y en los años 90, cuando estudiaba psicología, puedo recordar que abrí un libro de texto sobre trastornos psiquiátricos y encontré una página sobre algo llamado "trastorno de identidad de género". Era la primera vez que encontraba información sobre ser trans, y aún recuerdo la sensación de pánico, preguntándome: "¿Tengo un trastorno mental?".

04:30
Anil Padavatan

Afortunadamente, la comunidad trans tiene una orgullosa historia de activismo y se opuso activamente a la patologización a lo largo del siglo XX. Este activismo cobró cada vez más fuerza en la década de 2000, y a partir de 2009 se conmemoró el Día Internacional de la Despatologización Trans.

En 2018, tras un amplio compromiso de las organizaciones estatales trans y de género diverso, la Organización Mundial de la Salud eliminó el "transexualismo" y el "trastorno de identidad de género infantil" de los capítulos de trastornos mentales y del comportamiento de la CIE. En la CIE-11, ahora tenemos la "incongruencia de género" incluida en el capítulo sobre salud sexual, no como patologización, sino para facilitar el acceso a una atención que afirme el género.

Esto ha supuesto un gran paso adelante. Por desgracia, en todo el mundo continúa la patologización. Los gobiernos siguen poniendo en marcha y aplicando leyes y políticas que exigen un diagnóstico médico antes de permitir que las personas trans y con diversidad de género accedan a la asistencia sanitaria de afirmación de género o al reconocimiento legal de su género. Y los grupos religiosos siguen utilizando la patologización como justificación para impulsar el uso de las llamadas "terapias de conversión", a pesar de las pruebas científicas de que son perjudiciales. Y así, seguimos en nuestra lucha contra la patologización.

05:48
(presentadora)

Muchas gracias, Anil. Aprecio mucho la perspicacia: aprecio mucho cómo has aportado una visión sobre cómo -algo que a veces se olvida un poco- la patologización puede afectar realmente a las comunidades trans y de género diverso que viven su día a día y experimentan sus identidades a diario.

Como usted ha apuntado, hace ahora unos cinco años que la Organización Mundial de la Salud reconoció que ser transgénero ya no es una enfermedad mental y la Clasificación Internacional de Enfermedades en su 11ª edición. Anna, ¿podría explicarnos la importancia de esta decisión y sus posibles implicaciones para las personas trans y de género diverso de todo el mundo?

06:35
Anna Coates

Sí, gracias. Será un placer, Darius.

Quizá no sorprenda, dada la larga historia que acabamos de escuchar, que me gustaría empezar compartiendo que la eliminación de las identidades trans del capítulo de salud mental de la CIE fue un proceso largo, duró 18 años. Así que realmente supone un paso trascendental con profundas implicaciones para las personas trans de todo el mundo. Lo más importante es que este cambio, como acabamos de decir, marca un alejamiento de la patologización de la diversidad de género como trastorno mental. 

07:09
Anna Coates

Y eso es realmente importante tanto por razones prácticas como por razones más sociales y políticas de inclusión, de igualdad de género y de derechos humanos. En términos de inclusión, por supuesto, esperamos que al dejar de clasificar las identidades transgénero como una enfermedad mental, se recorra un largo camino para sentar al menos las bases de la normalización. Promueve la comprensión de que ser trans es una variación natural de la diversidad humana.

Así que esperamos que, al menos a largo plazo, contribuya a reducir el estigma. Y prevemos que eso, a su vez, puede conducir a una reducción de la discriminación y la violencia contra las personas trans al fomentar una mayor aceptación y comprensión, reducir los prejuicios y la discriminación y promover la plena inclusión en la sociedad sobre la base de la igualdad.

Y, por supuesto, defiende los principios de los derechos humanos al reconocer la dignidad y la autonomía de todas las personas para autoidentificar su género, vivir de un modo congruente con su identidad de género y tener acceso a los cuidados necesarios para hacer de ello una realidad del modo que cada persona elija para sí misma. Y creo que ahí es donde entran las dimensiones prácticas de la despatologización, porque es un paso realmente importante para promover un mejor acceso a la atención que afirme la identidad de género, pero también un enfoque más inclusivo de la diversidad de género en la atención sanitaria general.

08:35
Anna Coates

A este nivel tan práctico, la reclasificación reduce las barreras a todos los aspectos de la atención para la afirmación del género. Así, la terapia hormonal, las cirugías de afirmación del género y muchos otros, que sabemos que pueden ser fundamentales para el bienestar de las personas trans.

Y la eliminación del capítulo de la CIE sobre salud mental también podría tener las implicaciones legales que acabamos de escuchar. Puede promover el reconocimiento legal del género en documentos oficiales como los carnés de identidad y los pasaportes, lo que es, por supuesto, realmente importante en muchos aspectos de la vida, pero también es fundamental para poder acceder a todos los aspectos de la atención sanitaria de la forma que cada persona trans elija y para abordar las barreras de discriminación a las que se enfrentan muchas personas trans a la hora de acceder a la atención cuando sus documentos de identidad no coinciden con su identidad de género y los realmente muchos otros impactos de esto en la salud también.

09:28
Anna Coates

El reconocimiento legal de la identidad de género puede ayudar a eliminar el estigma, que por supuesto está asociado a muchos resultados negativos para la salud mental: depresión, ansiedad y, muy tristemente, suicidio, como sabemos. Así que, en definitiva, la despatologización trans no es la única respuesta, pero abre muchas puertas para avanzar hacia mejores resultados sanitarios para las personas trans, así como, esperemos, oportunidades para una vida más digna en general.

10:00
(presentadora)

Muchas gracias, Anna, por compartir eso. Es bastante sorprendente, cómo mencionaste, cuánto tiempo llevó esa decisión de eliminar las identidades trans de la CIE, creo que mencionaste 18 años. Y, por supuesto, esa decisión también se produjo gracias a muchos, muchos años de esfuerzos de incidencia de las personas trans y de género diverso para que se produjera ese cambio. Y creo que en esa nota, me gustaría hablar con Joleen y Andie un poco sobre sus experiencias en sus contextos nacionales. Así que, Andie y Joleen, según vuestras experiencias, ¿cómo ha influido la despsicopatologización de las identidades trans en la situación de las comunidades trans y de género diverso en Islandia y Tonga?

10:48
Joleen Mataele

Bien, gracias. Creo que, cuando empezamos en la Tonga Leitis Association, algunas de estas palabras -como patologización y patologizar- nunca estuvieron en nuestro lenguaje. Nunca estuvieron en nuestro vocabulario cuando empezamos en 1992 hasta más tarde, cuando íbamos hacia los objetivos y la visión principales (de la organización): fue entonces cuando tuvimos que experimentar la terminología real que utilizaban en el mundo científico para etiquetarnos a nosotros, la comunidad trans. Cuando empezamos, eso fue lo primero que nos llegó del Ministerio de Sanidad: decían que ser trans o leiti era un problema de salud mental.

11:47
Joleen Mataele

Solía discutir con ellos todo el tiempo, y les decía: "¿De qué estás hablando? Te estoy hablando claramente. No sé de qué salud mental estás hablando porque no estoy caminando por la carretera y hablando sola. En realidad estoy hablando contigo. Es un tema que necesito saber. Tú hablas mi idioma, así que podemos entendernos y, al final, sabremos de qué estamos hablando les dos".

Empezamos esta asociación cuando el SIDA golpeó Tonga en 1987, y nos etiquetaron con todo tipo de palabras y términos científicamente marginadores que utilizaban, y nosotros éramos el objetivo: éramos la persona pecadora, éramos la causa del SIDA. Entonces nuestros nombres se volvieron invisibles. Nos llamaban SIDA. Eran cosas con las que empezamos hace treinta y un años. No sé cómo sobrevivimos hoy, pero seguimos vives.

Lo principal que hicimos fue intentar educar a nuestra propia gente, a nuestra propia comunidad trans, porque nuestra asociación la iniciaron personas trans. Queríamos educar a nuestra propia comunidad, especialmente no sólo a la comunidad trans, sino a toda la comunidad arco iris, para que puedan entender y saber cuál es nuestra postura. Nadie tiene por qué venir a decirte que tu salud mental es... que estás loca, ya sabes. No teníamos experiencia en esta línea de trabajo, y siempre hemos bromeado sobre esto. En el mundo de la salud en Tonga, hay médicos para los animales, pero no hay ningún médico para las cuestiones trans, y aquí siempre bromean sobre ello. Es nuestra propia comunidad la que bromea sobre ello, por supuesto: a algunos médicos no les ha gustado, pero ésa es la realidad. Nadie habla de ello, nadie quiere hablar de nosotras, ni de nuestros problemas, y mucho menos tratar de asesorar adecuadamente a alguien que quiere tomar hormonas.

Estos son algunos de los problemas por los que hemos tenido que pasar desde que empezamos a asegurarnos de educar a nuestra comunidad. Las primeras personas a las que realmente educamos fueron los líderes de la iglesia, y doy gracias a Dios de que no lo condenaran. Pero las cosas están mucho mejor ahora en comparación con hace 30 años, y entienden de lo que estamos hablando.

14:51
(presentadora)

Gracias por compartirlo. Creo que muchas de las cosas que dices resuenan realmente conmigo y con lo que también veo en otros países y en otros contextos, especialmente en torno a la educación de nuestras propias comunidades y de las comunidades trans y a tratar con ideas quizás interiorizadas de uno mismo que son hirientes o a veces perjudiciales para las comunidades trans o para las personas de género diverso que están lidiando con la transfobia interiorizada y cosas por el estilo y realmente aprender a crecer y a entender eso. Nuestras identidades son algo de lo que podemos enorgullecernos y que podemos celebrar. 

Andie, ¿encontraste que había quizás algún solapamiento o similitud o diferencias en Islandia de lo que escuchaste de Joleen?

15:38
Andie Sophia Fontaine

Bueno, sí: especialmente cuando se trata de educar a nuestra propia comunidad. El proceso de patologización y despatologización ha sido muy educativo en Islandia, diría yo, porque cuando hablamos de personas trans y de género diverso, cuando se cambiaron las leyes, fue muy educativo ver a quién se incluía y atendía inmediatamente y a quién se hacía esperar. Cuando se trata de nuestra propia legislación, la Ley de Reconocimiento de Género se aprobó en 2019, y hubo una serie de cambios que entraron en vigor inmediatamente para lo que podríamos llamar personas trans binarias. Es porque eso es muy fácil de conceptualizar, para muchas personas cisgénero, que alguien transita de una identidad de género binaria a otra, y por eso la ley que abordaba sus preocupaciones y sus necesidades y sus deseos se aplicó muy rápidamente.

Dejadas atrás y obligadas a esperar en esto donde las personas trans no binarias y las personas intersex: tuvieron que esperar su turno porque esto era un poco difícil para algunes legisladores cisgénero ser capaces de meterse en la cabeza por qué era importante, y cuáles eran sus necesidades, cuáles eran sus deseos, y cuál era la mejor manera de abordarlos - a pesar de que habíamos dejado esto muy claro durante años. En lo que respecta a las cuestiones intersex: Intersex Iceland es un grupo muy activo en este país, y llevan muchos, muchos años presionando para que se dejen de realizar cirugías no consentidas en niñes - en bebés, en la mayoría de los casos. Ya sabe: hay una demanda muy clara. Pero el proyecto de ley se aprobó en julio de 2019, y aunque esa cláusula en particular estaba en el borrador original del proyecto de ley, fue eliminada por el gobierno en ese momento porque querían formar un comité para examinar esto e investigarlo, y todo tipo de jerga legal.

Afortunadamente, ese cambio se puso en marcha en diciembre de 2020, por lo que también se hicieron algunos cambios en la ley que eran más inclusivos para las personas no binarias y otras personas de género diverso en términos de documentación legal, como pasaportes y cambios de nombre y marcadores de género. Pero para mí fue muy interesante ver a quién se hizo esperar y a quién se atendió sin problemas.

18:15
Andie Sophia Fontaine

Islandia se enorgullece de su postura sobre los derechos humanos y la igualdad de género, así que cuando se trató este tema -especialmente a raíz de los cambios que se introdujeron en la OMS en 2018- fue muy fácil para muchos legisladores meterse en la cabeza como una persona trans binaria, pero fue educativo ver quién escuchaba a otras personas y quién sentía que las personas no binarias podían esperar, les niñes intersex podían esperar...

Afortunadamente, esos cambios se han producido: sólo fue frustrante al principio ver que algunas personas tenían que esperar y a quién se daba prioridad y a quién no. Otra cosa interesante, sin embargo, fue que el proceso de Islandia era el proceso por el que yo misma pasé: pasar por seis entrevistas sucesivas con psiquiatras y psicólogos para dar básicamente las mismas respuestas a las mismas preguntas antes de que alguien que se informaba sobre nosotres -pero muy pocas veces hablaba con nosotres- te considerara merecedore de recibir tratamiento hormonal o cirugía, si lo deseabas. Cuando se aprobó esta ley, y ese proceso se suprimió en gran medida, seguía habiendo una respuesta lenta dentro del sistema médico: se formó este cuello de botella mientras que la ley decía "sí" y entraba en vigor, el sistema médico no se ponía adecuadamente al día, podría decir. Así que ahora hay una lista de espera muy larga para los tipos de cirugía de afirmación de género e incluso para empezar a hormonarse. El departamento de endocrinología está desbordado en estos momentos.

20:00
Andie Sophia Fontaine

Y por eso había un poco de incongruencia entre lo que ocurría en el parlamento y lo que ocurría en el sistema sanitario. Eso es algo que todavía se está abordando hasta el punto de que, cuando se trata de cirugías de afirmación de género, Islandia acaba de decidir que vamos a hacer un trato con un hospital en Suecia porque ellos no pueden manejarlo: sabemos que sólo estamos hablando de unas dos docenas de personas, creo que algo así como 24 o 30 personas. No conozco el funcionamiento interno del sistema nacional de salud, pero esto es lo que nos han dicho de todos modos: que no pueden manejar esta tremenda capacidad de dos docenas de personas, por lo que tuvieron que hacer un trato con un hospital en Suecia.

Así que ahí es donde están las cosas ahora mismo en Islandia: sin duda es mejor de lo que era. Ha sido muy revelador y educativo ver qué tipos de diversidad de género son capaces de conceptualizar los guardianes del parlamento y del sistema médico y, por tanto, a quién se da prioridad, y cómo al sistema médico se le dejó básicamente con la sartén por el mango: "Nosotres aprobamos esta ley, ahora vosotres os ocupáis de ella". 

21:06
Joleen Mataele

Sólo quería añadir algo más, Darius: es exactamente lo mismo por lo que estamos pasando, aunque no tengamos el personal médico adecuado para los tratamientos hormonales y el asesoramiento y todo eso.

En el aspecto jurídico, con tantas reuniones y negociaciones con el gobierno conseguimos incluso cambiar la "ley de violación", la definición de violación, y a principios de este año, en enero, se aprobó en el parlamento. La ley se refiere a cualquiera y es más diversa, y la pena se aplica a cualquiera a quien se aplique la cuestión, y ha sido aprobada. Pero una cosa que tenemos se nos acercó por el altavoz era para que seamos capaces de educar a nuestres parlamentaries, nuestra gente, eran para nosotres para traducir realmente la directriz OSIG: se puede imaginar la cantidad de palabras que tenemos para una palabra inglés. Fue un mes de traducción de lo más patético, no sé de dónde demonios sacamos todas esas traducciones, porque en realidad no tenemos ah una palabra científica adecuada en tongano para orientación sexual identidad y expresión de género y características sexuales. Pero tuvimos que hacerlo, para que nuestra gente entendiera quiénes somos, los diferentes géneros y todo eso. Así que, una vez traducida, la llevamos al parlamento, y el Lord speaker nos pidió que trabajáramos con el Ministerio del Interior y de Asuntos de la Mujer para insertar realmente la directriz OSIG traducida en la Ley de Protección de la Familia. Entonces, a partir de ahí, podremos empezar a hablar de todas las cuestiones de reforma legislativa que queramos introducir, de modo que para entonces todo el mundo sepa de qué estamos hablando, que hablemos el mismo idioma. Aunque sea lento por aquí, estamos avanzando - empezando por el lado legal y con el gobierno. 

23:41
(presentadora)

Gracias por compartirlo. Especialmente lo que ha mencionado sobre tener que traducir las directrices OSIG a un contexto local, nacional, y a un contexto cultural que puede no tener el mismo tipo de marco en torno a la comprensión de la diversidad de género o la sexualidad. Creo que esto invita a una conversación más amplia sobre cómo podemos hacer que estas prácticas sean más inclusivas a nivel internacional.

24:23
(presentadora)

Anna, quiero hacerle otra pregunta, pensando en este panorama más amplio. ¿Podría hablarnos de cómo la despsicopatologización puede repercutir en las políticas sanitarias mundiales y quizá en el compromiso de los países con la salud de las personas trans y de género diverso?


24:43
Anna Coates

Creo que lo primero que hay que señalar aquí, como creo que ya hemos oído también, es que la eliminación de las identidades trans del capítulo de salud mental de la CIE es un importante paso adelante, pero también necesitamos las políticas adecuadas, así como incidencia y educación, para garantizar realmente que el cambio se reconozca plenamente, que se aplique plenamente a todos los niveles para afectar a un trato equitativo y respetuoso en todos los aspectos de la vida de las personas trans, incluso con respecto a su salud. Por lo tanto. las políticas sanitarias tanto a nivel mundial como nacional son realmente cruciales, y a nivel mundial creo que lo que la patologización nos permite hacer es cambiar nuestro enfoque de tratar las identidades trans y de género diverso como trastornos mentales a priorizar las necesidades de salud y bienestar de las personas trans de la misma manera que lo hacemos con todas las demás personas.

Las políticas sanitarias mundiales ya hacen hincapié en la inclusión y la equidad para todas las personas, independientemente de su orientación sexual, identidad de género, expresión de género o características sexuales. Y abordan específicamente la igualdad de acceso a una atención sanitaria de calidad sin discriminación. De hecho, varias agencias de la ONU han reiterado la aplicación de estas normas específicamente a las personas trans en los últimos años con una declaración conjunta en 2015, en la que se pedía a los Estados que pusieran fin a la discriminación y acabaran con el estigma contra las personas LGBTQIA+ en todos los contextos, incluida la atención sanitaria. En 2017 eso se reforzó con un compromiso conjunto de la ONU específicamente para acabar con la discriminación en los entornos sanitarios y que reconocía que la discriminación tiene un impacto significativo tanto en los usuarios de los servicios como en los trabajadores sanitarios. Así pues: acabar con la discriminación es crucial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluida la cobertura sanitaria universal. Y nosotres estamos, diría yo, cada vez más centrades en la rendición de cuentas de esos compromisos en las políticas mundiales. No queremos que sólo sean palabras bonitas que se pronuncian, sino que realmente sean algo que motive la acción y los resultados. Nos queda un largo camino por recorrer, y yo diría que el panorama mundial sigue siendo bastante heterogéneo, para ser francos.

Los datos desglosados -es decir: los datos que muestran cómo los diferentes grupos de personas experimentan la salud y el acceso a la atención sanitaria- son clave para la rendición de cuentas: pueden ayudar a identificar las disparidades sanitarias entre los diferentes grupos. Pueden servir de base para intervenciones más específicas y hacer un seguimiento de los avances hacia la equidad. La OMS lleva muchos años pidiendo a los países que recopilen, comuniquen y analicen datos sanitarios desglosados por sexo y, sinceramente, incluso eso es un reto, pero estamos viendo algunos avances. El siguiente paso será también recopilar datos sobre la identidad de género autodeterminada, no sólo sobre el sexo asignado al nacer. La disponibilidad de datos sanitarios desglosados por identidad de género en la mayoría de los países del mundo es actualmente lamentablemente inadecuada. A medida que avancemos hacia la desestigmatización de la identidad transexual y de la atención sanitaria a las personas trans, es de esperar que podamos avanzar progresivamente hacia una disponibilidad mucho mayor de esos datos.

Otra razón por la que la despatologización es importante para la política sanitaria mundial es que abre la puerta a proporcionar a los países orientaciones a nivel mundial basadas en pruebas para que proporcionen una atención que afirme e incluya el género y que esté en consonancia con los principios de igualdad de género y los derechos humanos. Así que, por ejemplo, me alegra mucho compartir que la OMS está trabajando actualmente en revisiones sistemáticas de pruebas para informar sobre el desarrollo de la primera directriz de la OMS sobre la salud de las personas trans y de género diverso, y yo diría que en sí mismo el desarrollo de esa directriz envía un mensaje realmente importante porque es el trabajo de la OMS, que es la agencia de salud pública que establece las normas mundiales: cualquier directriz que la OMS produzca debería, con suerte, influir en las directrices sanitarias nacionales. Las normas y las prioridades que hemos identificado para esta primera directriz se han desarrollado y establecido en estrecha colaboración con la comunidad trans y de género diverso va a cubrir la prestación de servicios de atención de género diverso en los centros sanitarios, con especial atención a la terapia hormonal -y ya hemos oído de Joleen y Andie lo realmente importante que es-, pero también está contemplando algunos de los aspectos más amplios del acceso a la atención de género inclusivo para satisfacer todas las necesidades sanitarias de las personas trans y de género diverso y eso también es fundamental.

Sabemos que algunas personas trans y de género diverso son reacias incluso a acceder a la atención de urgencias por un accidente debido a la discriminación a la que se enfrentan. Así que se va a centrar en la importancia de la formación de los proveedores de atención sanitaria para que sean capaces de prestar una atención bien informada y culturalmente competente a las personas trans y de género diverso, incluidas las supervivientes de la violencia -de nuevo, como hemos oído, En todas las áreas prioritarias que estamos cubriendo reconocemos los problemas de salud mental a los que se enfrentan las personas trans debido a la discriminación, la estigmatización, la violencia y el impacto en una amplia gama de resultados sanitarios.

Por supuesto, a nivel mundial, algunos países como Vietnam y otros como Islandia, de los que acabamos de oír hablar, ya se han adelantado en cierto sentido a la hora de aplicar cambios motivados por la despatologización en los marcos jurídicos para reconocer y proteger la identidad de género y a las personas transgénero, incluso en el ámbito sanitario. Y eso incluye permitir cambios legales del marcador de género en los documentos de identidad y eliminar las evaluaciones médicas o psicológicas innecesarias para acceder a una atención que afirme el género. Así que yo diría que la despatologización está conduciendo lentamente a políticas sanitarias nacionales globales más inclusivas, equitativas y afirmativas, lo que quizá nos dé cierto margen para un optimismo cauto, pero también es realmente importante subrayar que se trata de un panorama muy desigual entre países. Necesitamos desesperadamente una incidencia y un desarrollo político continuos para aprovechar todo el potencial de la despatologización y para abordar las disparidades sanitarias y los retos a los que se enfrentan las comunidades trans y de género diverso en todos los países y, como usted sabe, por desgracia, definitivamente aún no hemos llegado a ese punto. 

31:17
(presentadora)

Muchas gracias, Anna, por tus valiosísimos puntos de vista. Acabas de hablar de la necesidad de más esfuerzos de incidencia; así que, en ese sentido, me gustaría hacer mi última pregunta y hablar con Anil y Joleen y Andie. Y me gustaría que me dijeran si hay alguna lección o estrategia específica de las experiencias de sus países con la despatologización que piensen que sería valiosa para que los activistas trans y de género diverso de otros países aprendieran de ella o la adoptaran.

31:51
Anil Padavatan

Creo que Joleen y Andie ya han hablado de algunas de las estrategias que están más o menos probadas y en las que han participado activistas de todo el mundo. Establecer esos vínculos con las principales partes interesadas, ministerios de sanidad, funcionarios, organismos reguladores, y realizar actividades de sensibilización y educación, concienciar a la población, elaborar directrices, desarrollar el lenguaje... Todas estas son actividades importantes, y también hemos visto muchos países en los que las organizaciones dirigidas por personas trans y de género diverso se han implicado cada vez más en la realización de investigaciones, desarrollando los datos que necesitamos para ir a hablar con nuestros distintos gobiernos y darles las pruebas de lo que estamos hablando y de por qué esto es importante.

Pero creo que algo nuevo que está surgiendo en todo el mundo y que es muy preocupante es el hecho de que todas estas son estrategias habituales para la incidencia, pero no estamos en un entorno habitual en todo el mundo. Estamos viendo un movimiento antiderechos humanos muy coordinado y bien financiado, y nos está afectando como comunidad trans y de género diverso con la desinformación antigénero y las campañas que se llevan a cabo en muchos países y que están teniendo un enorme impacto.

Así que, en lugar de ver una especie de realización progresiva y un aumento del acceso a nuestros derechos humanos, en realidad estamos viendo en algunos contextos un retroceso en el que se están introduciendo leyes adicionales que criminalizan a las personas, criminalizando las identidades trans y de género diverso, criminalizando las relaciones entre personas del mismo sexo, y luego también criminalizando la propia asistencia sanitaria de afirmación de género: Hemos tenido algunos estados en EE.UU. y algunos países en varias partes del mundo que han introducido leyes que criminalizan la prestación de asistencia sanitaria que afirme la identidad de género: esto es muy, muy preocupante, y creo que realmente, como movimiento, tenemos que empezar a establecer mejores vínculos con los otros movimientos, los movimientos de derechos humanos que están experimentando problemas similares, porque se trata de una reacción violenta contra los derechos humanos y también están apuntando a otras comunidades.

Se dirigen a la comunidad LGBTQI en general, se dirigen a los derechos sexuales y reproductivos, se dirigen a los derechos de las mujeres, se oponen a la igualdad de género y se oponen al derecho a la autonomía corporal. Y si vamos a tener el impacto que se necesita para contrarrestar esto, realmente necesitamos tener vínculos con las organizaciones de todo el mundo y los movimientos alrededor, si realmente vamos a tener el impacto que necesitamos para contrarrestar este movimiento anti derechos humanos. Necesitamos establecer vínculos con los demás movimientos que se están viendo afectados: el movimiento por los derechos de las mujeres, el movimiento más amplio LGBTQI, las personas que luchan por el acceso a los servicios de atención sanitaria sexual y reproductiva... y necesitamos tener una respuesta coordinada para hacer frente a la reacción violenta contra los derechos humanos que estamos viendo en estos momentos.

34:58
Anna Coates

Sólo quería reiterar lo que acababa de decir Anil, porque creo que este tipo de oposición y fragmentación se está produciendo a escala nacional, pero también a escala mundial. Así que, cuando estábamos hablando de lo que puede hacer la política sanitaria mundial y de lo que podemos hacer con los compromisos entre países, estamos viendo que esta polarización.

Y yo lo llamaría una polarización porque tienes ciertos países y grupos que son cada vez más progresistas, pero luego tienes la reacción y la oposición que Anil acababa de describir. De hecho, la propia existencia de los dos bandos o de los dos extremos está creando en sí misma algunos problemas reales para poder avanzar en los marcos globales de los que hablaba antes. Lo que siempre hacemos como agencias de la ONU es tratar de encontrar un consenso entre los países para poder conseguir que se firmen estos compromisos, y en estos momentos nos está resultando cada vez más difícil debido a estos diferentes grupos que participan en la naturaleza organizada -como decía Anil- de la oposición.

Pero también es fragmentación, y yo diría que, como responsable de género de la OMS, creo que tenemos que intentar superar esta fragmentación de lo que son los derechos de las mujeres y lo que son los derechos de las personas transgénero o de género diverso. Es parte de la misma estrategia de igualdad de género en los derechos humanos, y tenemos que reiterar ese mensaje tanto como podamos, porque sólo nos hacemos daño a nosotres mismes si hay un movimiento por los derechos de la mujer que se centra cada vez más en el sexo y no en el género -al menos en algunos sectores- y luego hay un movimiento que contempla una visión más amplia de la igualdad de género. Eso no ayuda a ninguno de elles, y creo que tenemos que intentar ser lo más inclusivos posible y hacer hincapié en lo común de la discriminación, en lo común de las desigualdades de poder que es lo que realmente nos impide progresar.

Así que sólo quería reiterar lo que Anil decía ahora y la importancia de que desarrollemos estrategias diferentes, inclusivas pero diferentes. Hay todo un mundo ahí fuera: en un mundo de desinformación, en un mundo de digitalización, seguimos teniendo las mismas estrategias de incidencia que hemos tenido a menudo, y eso no necesariamente nos está funcionando ahora mismo. 

37:37
Joleen Mataele

Estoy totalmente de acuerdo tanto con Anne como con Anil, porque nuestro trabajo aquí en Tonga -y es lo mismo que ocurre en todas las demás islas del Pacífico, pero me concentraré sólo en Tonga- para que consigamos hacer cosas, tenemos que trabajar con todo el mundo. Tenemos que trabajar con el centro de crisis para mujeres. Tenemos que trabajar con el centro de crisis para mujeres y familias. Tenemos que trabajar con todes nuestres aliades y con la gente que sabemos que nos respaldará en el trabajo que hacemos.

38:12
Andie Sophia Fontaine

Creo que aquí se abordaron muchos puntos fantásticos, como la necesidad de solidaridad a través de las intersecciones. Islandia es un caso de estudio especialmente interesante, porque en estos momentos nos encontramos en medio del inicio de una reacción violenta bastante intensa contra los derechos de las personas queer, en particular en lo que respecta a las personas trans; por supuesto, a los intolerantes les gusta mucho utilizar a las personas trans como el borde de la cuña que divide a la gente: eso es tan cierto en Islandia como en otros países del mundo.

Debido a que el contragolpe apenas está comenzando aquí, hemos sido afortunades, en cierto sentido, de poder aprender de otros países y aprender de los errores de otros países; una de las armas más fuertes que tienen los intolerantes es la desinformación y el hecho de que es muy, muy, muy, muy fácil difundir desinformación muy rápidamente y muy ampliamente, pero se necesita unas 10 veces más energía para refutarla y corregirla.

Una de las armas más potentes que se utilizan ahora mismo es simplemente refutar la desinformación.  Es realmente molesto tener que repetir constantemente las mismas verdades una y otra y otra vez: es increíblemente agotador. Pero eso es con lo que cuentan los intolerantes: los intolerantes cuentan con que los que estamos en primera línea nos cansemos y nos rindamos, y afortunadamente -como parece ahora mismo- no hay señales de que nos rindamos.

La repetición de estas verdades ha conseguido atravesar muchos grupos de afinidad. Afortunadamente, el feminismo dominante en Islandia es muy transinclusivo. En este momento, una de las voces más prominentes contra los derechos trans ha pasado los últimos diez-quince años siendo también antifeminista. Así que, en el momento en que esta persona dio un paso al frente para hablar en contra de los derechos trans, fue increíble ver cómo algunas de las voces feministas más destacadas del país y de los derechos de las mujeres en el país se pusieron inmediatamente del lado de las personas trans, debido a esta persona. Así que: enhorabuena a ellas por fomentar la solidaridad. Pero la solidaridad va a ser definitivamente clave en esta lucha, y también lo es el hecho de que no puedes limitarte a refutar la desinformación una sola vez; no puedes hacerlo dos, o tres veces; vas a tener que decirlo una y otra y otra vez. Va a ser molesto. Va a ser agotador, pero es la única manera de avanzar, hacia la preservación de nuestra libertad.

40:47
(presentadora)

Me gustaría dejarnos con una pregunta positiva, y esa pregunta es: ¿qué es lo único en lo que tiene esperanzas?

40:57
Anna Coates

Lo que me hace albergar esperanzas es algo que Andie acababa de mencionar: puede haber solidaridad a medida que avanzamos, y creo que el hecho de que estemos teniendo esta conversación, de que haya una capacidad en diferentes contextos. Aunque haya entornos realmente difíciles, somos capaces de tener esta conversación, y el hecho de que seamos capaces de tener esta conversación creo que nos da una esperanza real de que podemos avanzar de forma positiva y combatir la discriminación y simplemente tener un mundo en el que todo el mundo pueda ser lo que quiera ser, y la discriminación no exista. Pero tenemos que ser capaces de mantener estas conversaciones para poder permitirlo.

41:4
Joleen Mataele

Creo que plataformas como éstas y todas las demás abren muchos debates sobre la importancia de pasar de la vieja era a la nueva actualidad, del proceso de colonización a la despatologización en Tonga y en todas partes del Pacífico.

En algunas regiones, casi todas las poblaciones colonizadas fueron apartadas por la fuerza de su sistema de creencias tradicional, y todas ellas se apartaron por la fuerza de la fe cristiana, que los colonizadores utilizaron como justificación para el exterminio de les seguidores de otras creencias y la esclavización de las personas nativos y su explotación de las tierras y los mares, especialmente en la mayoría de nuestras islas del Pacífico. Y estas son cosas de las que tenemos que asegurarnos de no separarnos: no nos separamos de nuestra cultura. No nos separemos de nuestras propias familias y comunidades. Necesitamos trabajar. Necesitamos que se nos escuche. Necesitamos vivir de verdad y estar orgullosos de lo que somos.

43:10
Anil Padavatan

Lo que me da esperanza es oír lo que Joleen acaba de decir y saber que siempre hemos estado aquí. Siempre ha habido personas trans y de género diverso. Formamos parte de la humanidad y venceremos. Hemos superado muchas cosas, y tenemos activistas fuertes que son resistentes y tenaces en todo el mundo y que seguirán diciendo estas verdades una y otra vez. Tengo muchas esperanzas de que, al final, se reconozcan en todo el mundo nuestros derechos a la igualdad y a la dignidad humana.

43:52
Andie Sophia Fontaine

Lo que me da esperanza para el futuro son las lecciones del pasado: hemos pasado por cosas mucho, mucho peores que ésta y hemos sobrevivido y vamos a sobrevivir a esto también porque la única otra opción es la desesperación y yo he vivido demasiado para desesperar ahora.

44:08
(presentadora)

Andie, Anna, Joleen y Anil: muchas gracias por lo que yo llamaría una fructífera conversación sobre la despatologización trans y sus repercusiones en las comunidades trans y de género diverso de todo el mundo. Ha sido un placer hablar con ustedes hoy y muchas gracias por acompañarnos.

44:26
Andie Sophia Fontaine

Gracias por recibirme.

44:27
Anna Coates

Muchas gracias. Muchísimas gracias. 

44:28
Joleen Mataele

Muchas gracias, Darius.

44:3
Anil Padavatan

Gracias.

44:44
(suena el tema musical de fondo)
presentadora

Making Rainbow Waves es un podcast de ILGA Mundo. Este episodio fue presentado por Darius Gervinskas, y editado por María Alejandra Gonzales Silva. Puede encontrar todos los episodios en todas las plataformas de streaming, o en ilga.org. Gracias por escucharnos.

Subscribe to our newsletters

Get updates on LGBTI rights issues, and on our work to support LGBTI civil society worldwide