En el sexto artículo de la campaña #TurnItOff de ILGA,
Luz Elena Aranda Arroyo explica cómo la bifobia se manifiesta de manera diferente
que la homofobia o la lesbofobia.

 

Hace un par de años, al terminar de impartir un taller sobre diversidad sexual, abrí el espacio a comentarios diciendo: “Ahora sí, pueden preguntar lo que siempre han querido y nunca se han atrevido a una mujer bisexual”.

Una mujer alzó la mano y dijo “Podrías describir un día cotidiano en tu vida”.

Despertador-café-baño-desayuno-llevar al hijo a la guardería-correr a la oficina-mails-taller-proyectos con la intensión de cambiar el mundo, pero que no necesariamente lo logran-ensayo, porque el artivismo se ensaya-correr de regreso a la guardería-no me dio tiempo de comer-plastilina-canciones para niñxs-cena-una cerveza-ojalá aguante el nuevo capítulo de Netflix sin quedarme dormida.

Lo que vino después fue una mezcla de sorpresa y “decepción” de la audiencia.
"¿Pero cómo, y las orgías?, -parecían preguntarse-, ¿y las cientos de parejas?, ¿tienes un hijo?."

La bifobia se manifiesta de manera distinta de la homofobia y lesbofobia. Las personas bisexuales sufrimos discriminación y prejuicios tanto entre los heterosexuales como por parte de muchas lesbianas y gays.

Asumirse como una mujer bisexual no es fácil. Los prejuicios sociales que una misma tiene interiorizados hacen lo suyo. En más de una ocasión he sentido la necesidad de justificarme por haber elegido una y otra pareja, por tener un hijo en una relación de orientación mixta, por no ser ni lo suficientemente lesbiana pero tampoco lo suficientemente heterosexual.

Pero no, ser bisexual no ha atrofiado ni anulado mi capacidad de elección, tampoco mi voluntad de elegir con quién me relaciono y con quién no. No me ha hecho ni menos confiable ni más indecisa. Y no, no estoy confundida.

Y es que hay una máxima entre las personas bisexuales que parece no quedar clara para quienes no los son: una persona bisexual siente atracción sexual y emocional hacia personas de más de un género/sexo, PERO no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, ni con la misma intensidad… Como cualquiera de ustedes (y ahí está el secreto).

 

Luz Elena Aranda Arroyo,
Las Reinas Chulas Cabaret y Derechos Humanos AC (Mexico),
ILGA Board member

 


Este artículo es parte de la campaña #TurnItOff de ILGA,
donde les defensores de los derechos humanos comparten sus experiencias y consejos
sobre cómo silenciar el ruido de la LGBTI-fobia.


Descargo de responsabilidad: estos artículos están destinados a ofrecer un lugar para puntos de vista, ideas y debate.
Las opiniones expresadas por les autores no reflejan necesariamente la política de ILGA, ni las opiniones de los miembros de su consejo directivo o el personal.

 

Subscribe to our newsletters

Get updates on LGBTI rights issues, and on our work to support LGBTI civil society worldwide