Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Europa / Lithuania / Articles / Lituania: institucionalización de la homofobia
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA-LAC ILGA-LAC

Facebook

Este artículo ha sido señalado para su traducción. Esto quiere decir que un moderador lo ha leído y considera que es de alto interés y relevancia para la entera comunidad LGBTI. ¡Por favor, da un paso adelante y aporta traducciones en otros idiomas!
Etiquetado con: homofobia
Lituania: institucionalización de la homofobia

in LITHUANIA, 15/05/2010

La llamada “ley de protección de menores contra el efecto perjudicial de la información pública”, equipara la difusión de información positiva sobre homosexualidad y bisexualidad a las imágenes de violencia o muertos.

La ley ya había sido vetada por el presidente saliente, Valdas Adamkus, por contravenir los principios de no discriminación de la Unión Europea, a la que Lituania pertenece.

La Constitución lituana permite anular el veto si más del 50% del Parlamento apoya tal moción. Así ocurrió, y la ley volvió a ser sometida a voto el 14 de julio de 2009. El resultado fue abrumador: 86 votos a favor, seis en contra.

Grybauskaite no puede reimponer el veto, pero sí tiene la potestad de revisar la ley. Para ello, ha encargado a una comisión de seis expertos en derechos humanos para que la sometan a un estudio y hagan sugerencias para su mejora.

La ley argumenta que debe combatirse todo aquello que “subvierta las relaciones familiares y degrade sus valores”, y se extiende más allá de la institucionalización de la homofobia. También todo lo referente a lo paranormal, el lenguaje grosero y los malos hábitos de alimentación caerían bajo el espectro de esta censura.

Críticas

Las voces críticas no se han hecho esperar. La ley no define específicamente lo que debe entenderse bajo diseminación pública de información, ni tampoco establece qué pena recibirían los infractores. La amplia censura que podría aplicarse contravendría los convenios de la nación báltica con Naciones Unidas y la Unión Europea.

Ya han sido varias las organizaciones por la defensa de derechos humanos que han contactado a la Unión Europea para que ponga freno a la iniciativa lituana. Sin embargo, las convenciones de la Unión en esta materia sólo cubren la discriminación en el ambiente laboral, y no en otras áreas, y por tanto no queda claro si Lituania realmente vulnera dichas convenciones.

Amnistía Internacional, por su parte, considera que esta nueva ley refuerza la discriminación basada en la orientación sexual, en un creciente clima de hostilidad hacia las minorías sexuales. Por tal razón, Amnistía está coordinando con grupos de Lituania el lanzamiento de campañas por la anulación o modificación de la ley.

Oriente y occidente europeo

Existen profundas diferencias entre Europa occidental y oriental respecto a las minorías sexuales. Mientras que en países como Holanda y Suecia, más del 70% de la población apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo, en países como Letonia y Polonia, el apoyo no llega al 15%.

Varias son las razones dadas para esta disparidad. Una de ellas es la influencia de la Iglesia Católica en Lituania, religión que más del 80% de los lituanos profesa. En este país, la Iglesia promueve activamente los valores tradicionales en cuestiones de orientación sexual.

Al mismo tiempo, los poderosos medios conservadores de comunicación predican la homofobia y califican a los homosexuales como “pervertidos”.

Sin embargo, son varios los analistas que ven otro factor decisivo en la brecha existente entre el occidente y el oriente europeo respecto a las minorías sexuales: bajo los regímenes comunistas que predominaron durante la segunda mitad del siglo pasado, Europa oriental no fue partícipe de la evolución sexual que vivió el Occidente respecto a las minorías, en particular sobre la homosexualidad.

Con el fin de criminalizar la promoción de la homosexualidad en los espacios públicos, el Parlamento lituano va a debatir una norma que prohíbe las campañas informativas de organizaciones LGTTBI, eventos culturales y las marchas del Orgullo en ese país. El pasado mes de julio, aprobó la Ley de Protección de Menores contra el Efecto Perjudicial de la Información Pública, que impide informar positivamente sobre diversidad sexual en las escuelas.

Siguiendo con los intentos de institucionalizar la homofobia y transfobia, Lituania castigaría con trabajo comunitario, multas económicas e incluso cárcel a aquellas personas e instituciones que “promuevan en lugares públicos las relaciones homosexuales”.
Amnistía Internacional y la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) buscan impedir la aprobación de esta nueva normativa que, hasta el momento, ha sido ignorada por la Unión Europea, institución de la que Lituania es miembro.

La ley referente a los menores, aprobada en julio, había sido vedada por el anterior presidente durante su tramitación, pero el Parlamento lituano logró levantar la prohibición por mayoría de votos. Sin embargo, la nueva presidenta Dalia Grybauskaite, que ha sido comisaria europea, dijo que promovería su reforma.

Aunque en este hemisferio poco escuchemos hablar de Lituania, en Europa se convertido en uno de los países donde la vida de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales es más difícil. En aquél continente ya es conocida la prohibición sistemática de las autoridades lituanas ante la organización de las marchas del Orgullo.
 

Bookmark and Share