Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / World / Tú historia
Cargando el mapa ...

Your Views

Eres una persona LGBTI? Queremos saber de ti! Ayudanos a informar a otros usuarios del sitio con tus puntos de vista sobre este país. Adjunto está un cuestionario aleatorio. Si te es relevante, entonces por favor contéstalo.

¿WORLD reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo aún cuando se haya realizado en otro país?

La mayor parte de la gente que ha visitado este sitio ha dicho Sí, pero como una unión civil desigual o sin los mismos derechos

No (40%) Sí, pero como una unión civil desigual o sin los mismos derechos (60%) Sí, pero como una unión civil igual o con los mismos derechos (0 %) Sí. (0 %)

¡La sección Tu historia es acerca de ti! Por favor toma un minuto para contar a los visitantes del sitio de ILGA sobre lo que es en realidad la vida LGBTI. ¡Por favor envía tu historia personal y comparte tu experiencia! No hay necesidad de registrarse en el sitio electrónico, y tu historia será completamente anónima.

TÚ HISTORIA
Coloca una nueva historia en esta sección

Experiencias de los lectores

Esto es lo que la gente dice acerca de la vida para las personas LGBTI en WORLD...
Publicado para Lectores y lectoras a la ARGENTINA Perfil de país on 20/09/2013
Enlace
hola, mi nombre es Alberto Lorenzo, soy gay, tengo 39 años. Creo que siempre supe mi orientación, pero como muchos jóvenes, vivía la vida según la conocía o según se le enseñó y no porque me hayan enseñado nada en contra de la homosexualidad, simplemente, porque es la educación típica en una familia típica... a los 17 años, un poco con sentimientos mezclados, ingresé a un convento, aunque no consciente, supongo que siempre guiado por mi no querer profundizar mis sentimientos gays. Mi estadía en el convento no fue lo que todo el mundo supondría de un gay, por el contrario, fue comprometida y responsable de mis votos (que sin dudas los hice en libertad...) En un determinado momento, sufrí una crisis personal, que me hizo replantear no solo mi vocación, sino mi sexualidad, mi camino, mi futuro, etc (obvio, hubo un incidente dentro del convento con un compañero que me hizo entrar en dicha crisis). Con honestidad, plantee mi situación a mis superiores, diciéndoles que necesitaba tiempo para mi, para repensar mi vocación, mi sexualidad y todo lo que sobre mi futuro implicaba (imaginen, entré con 17 años y tenía 22 años en el momento de crisis). A pesar de la resistencia que pusieron sobre mi salida, decidí salir y enfrentarme a lo que sentía o suponía sentir... No obstante, al salir, tuve una novia, una experiencia de amor heterosexual, no como rechazo a lo que también sentía, sino como parte de mi búsqueda... había entrado muy joven al convento y mi búsqueda era sobre quién era yo verdaderamente... y esta mujer, fue parte de mi búsqueda y por ende fue parte de mi amor...
Con el tiempo, descubrí que mis preferencias eran más fuertes por los hombres y fue que decidí terminar mi relación... al poco tiempo, en una salida con amigos, ayudado sin dudas por unos tragos, en un simple, improvisado y grotesco beso, mi mente se aclaró, mi corazón se abrió y una sonrisa me acompañó a partir de allí... me sentí felizmente GAY, si, aunque las palabras que uno pueda poner aquí sean escuetas, las anécdotas estén resumidas y hasta un poco omitidas, debo decir que con 23 años de edad, sonreía por haberme sentido pleno, con quien era, con lo que sentía, con lo que quería... de ahí en más, todo fue un devenir de apertura hacia quienes quería y me querían...
Debo decir que mi historia no fue una típica historia de discriminación, ni de humillación... creo que yo no lo hubiera permitido y mi familia y amigos tampoco...
Después de ese descubrir, vinieron los amores, más menos ciertos, más menos pasajeros... amores que fueron preparándome para el paso de abrirme a mis padres, a mis hermanos... incluso a la gente con la que me relacionaba en mi trabajo...
Todo fue llegando a su debido tiempo, pero también todo de alguna manera, fue buscado por mi con la fuerza y la tozudez que me caracteriza... soy taurino, terco y pasional... y sobre todo, sincero.
Hasta que llegó un amor... y con él el sinceramiento, primero algunos amigos, luego mi hermana, de quien recibí todo el apoyo (cómo no recibirlo, si era su hermano querido, a quien. cuando era pequeña,hacía dibujos y me enviaba por correo al convento que tan lejos había llevado a su hermano...); luego, llegó el turno de mi hermano mayor, como todo hermano mayor, serio, responsable, con creencias fuertes (Dios, la Patria...la familia...) y el choque fue fuerte, sin dudas lo fue... para mi hermano, que nunca dejó de mirarme con el cariño que siempre me tuvo tratándome de cuidarme más allá de lo que podía mencionar..., mi declaración era una de mis tantas "rebeldías!"...jajaja sin dudas me reí cuando me lo planteó tan serio... "ya se te va a pasar..." "ahora es esto..." jajaja... tuve que aclarárselo... uno no es gay por rebeldía... uno por gay puede actuar rebeldemente...y en su seriedad, me abrazo y me acepto, no sin antes caérsele unas lágrimas...
Luego vino mi mamá...con preguntas directas, que cuando llegaban las respuestas las evadía..."quien es el chico que llamó con quien te encontraste anoche?" "TUVISTE UNA SITA CON UN CHICO?"... si mamá, tuve una sita con un chico...respondí... bueno, uno tiene sitas con amigos... respondió como si nada hubiera dicho jajaja Sin embargo, fue ella la que siempre me reclamó sinceridad... "mentiras no me decía..." y fue ella la que escuchó decir: "mamá, mi sita con un chico no fue porque fuéramos amigos, sino porque somos más que eso... es decir, fue porque yo soy...GAY...!" un Silencio y luego de eso... y unas cuadras caminando juntos... las preguntas, otra vez directas "tus hermanos saben?"... claro, cómo no van a saber... mi hermana me dijo que está todo más que bien... mi hermano dice que es una rebeldía más... A lo que aprovechó para decir "eso, estoy de acuerdo con tu hermano, seguro es una de tus rebeldías... ya se te va a pasar..." mamá... "no se es gay por rebelde respondí otra vez... y mi mirada la terminó de confrontar con la no tan nueva realidad...
y volvieron las preguntas..." pero no tenías novia?"... si, tenía... era parte de mi búsqueda... ahora quiero un novio...
Entonces llegó la verdadera pregunta, la que sí le preocupaba, porque de últimas, se trataba de la vida de su hijo muy querido... "no vas a terminar solo hijo?... no quiero que termines solo, siempre te imaginé con familia..."... y no vas a convertirte en mujer..." y mis palabras la tranquilizaron... "no voy a convertirme en mujer, porque soy de los gays que no se sienten mujer... esa es otra forma de ser gay... ni mejor ni peor, otra y no es la mia... soy gay, varón, y me gustan los varones..." y por otro lado dije lo que realmente quería escuchar..."todo lo que quiero mamá, es formar una pareja con otro hombre, porqué no durar mucho tiempo, formar una familia, tener hijos... ojalá!"... entonces sus palabras fueron.. "a tu papá se lo tenés que decir vos..." ufff! esa sí que era difícil... mi papá es un hombre de pocas palabras, con mucha calle (como decimos en Argentina a las personas que tienen mucha experiencia de vida...); conocedor de las personas como pocos y que siempre me había pedido enterarse de mis cosas por mi... pero sobre todo, era esa persona que cuando me vio irme en el micro, rumbo a otra provincia, a vivir una vida que había elegido... con lágrimas en los ojos, susurró..."te amo hijo... te vas y te llevas mi corazón... de ahora en más, mi corazón es tuyo..." Imaginen! tenía que ir y decirle a mi papá, quien me había entregado para siempre su corazón, que su hijo era gay... tenía mucho miedo de rompérselo... pero a la vez, si era quien dije que era... sabía que ya lo sabía y solo esperaba escucharlo de mi...y así fue...nos sentamos, me preguntó en qué andaba y yo no solo le dije que era Gay, sino que estaba de novio y que me iba a vivir con el chico que quería... su respuesta fue simple, sincera, amable...sin dudas con mucho dolor..."vos pensabas que yo no lo sabía?... acordate que soy un hombre de calle... y sobre todo, que duermo con tu mamá..." jajaja claaaaro... si hasta hoy son tan cómplices... y lo otro que me dijo fue..."te entiendo y te acepto... pero dame tiempo... no me pidas que ya conozca a "este chico"... ni que vaya a tu casa...tal vez algún día... no sé... dame tiempo..." no dije nada... solo lo abracé y me abrazó...
Con el tiempo, cuando mi papá viajaba... mi pareja y yo íbamos a visitar a mi mamá... quien se deshacía en atenciones y quien siempre repetía que quería ser abuela y que debíamos ver el modo de... jajajaja y nosotros apenas llevábamos unos meses...
Fue así que un día, estando en nuestro departamento, sonó el timbre y quien era...? sí, mi papá... había decidido pasar a verme...a vernos... qué nervios... después de ahí, JM fue un hijo más... hasta hoy, siendo que ya no estamos juntos...ellos siempre lo llaman para su cumpleaños... increíble!
Luego vino el sinceramiento en el trabajo, con los dueños de la compañía, mi crecimiento profesional y la vida fue para mí color rosa...
Hoy estoy solo, sin dudas sigo buscando mi gran amor, pero tengo una familia, una comunidad, colegas, amigos, que me acompañan y me respetan y me valoran como quien soy.
Cómo viví esa ley de matrimonio igualitario! todos la vivimos, la festejamos... todos me refiero a mi familia...mis amigos... mi amor de ese momento...bueno, no fue tanto... sino, quien sabe, ya estaría casado...
Uno teme algunas cosas... teme a la soledad, teme a que nos dejen de lado, a que no nos quieran más, pero sobre todo, uno teme a uno mismo... mi historia es mucho más, podría contar anécdotas, amigos que están y otros que ya no, amores...muchos amores... 2 o 3 importantísimos... pero creo que ya los empiezo a aburrir porque fue así, una buena historia... y así seguirá siendo y lo único que busco con contarla en un sitio como este, es que crean en ustedes para crear su propia historia... Soy muy feliz y orgulloso de ser quien soy, un hombre gay, con el tiempo, mi familia también está orgullosa... solo hay que ser honestos dijo mi mamá... y animarse a vivir muy feliz su sexualidad! yo pude... vos podés...
Gracias por este espacio!
Alberto Lorenzo
Añadir comentario
Publicado para Lectores y lectoras a la ARGENTINA Perfil de país on 20/09/2013
Enlace
hola, mi nombre es Alberto Lorenzo, soy gay, tengo 39 años. Creo que siempre supe mi orientación, pero como muchos jóvenes, vivía la vida según la conocía o según se le enseñó y no porque me hayan enseñado nada en contra de la homosexualidad, simplemente, porque es la educación típica en una familia típica... a los 17 años, un poco con sentimientos mezclados, ingresé a un convento, aunque no consciente, supongo que siempre guiado por mi no querer profundizar mis sentimientos gays. Mi estadía en el convento no fue lo que todo el mundo supondría de un gay, por el contrario, fue comprometida y responsable de mis votos (que sin dudas los hice en libertad...) En un determinado momento, sufrí una crisis personal, que me hizo replantear no solo mi vocación, sino mi sexualidad, mi camino, mi futuro, etc (obvio, hubo un incidente dentro del convento con un compañero que me hizo entrar en dicha crisis). Con honestidad, plantee mi situación a mis superiores, diciéndoles que necesitaba tiempo para mi, para repensar mi vocación, mi sexualidad y todo lo que sobre mi futuro implicaba (imaginen, entré con 17 años y tenía 22 años en el momento de crisis). A pesar de la resistencia que pusieron sobre mi salida, decidí salir y enfrentarme a lo que sentía o suponía sentir... No obstante, al salir, tuve una novia, una experiencia de amor heterosexual, no como rechazo a lo que también sentía, sino como parte de mi búsqueda... había entrado muy joven al convento y mi búsqueda era sobre quién era yo verdaderamente... y esta mujer, fue parte de mi búsqueda y por ende fue parte de mi amor...
Con el tiempo, descubrí que mis preferencias eran más fuertes por los hombres y fue que decidí terminar mi relación... al poco tiempo, en una salida con amigos, ayudado sin dudas por unos tragos, en un simple, improvisado y grotesco beso, mi mente se aclaró, mi corazón se abrió y una sonrisa me acompañó a partir de allí... me sentí felizmente GAY, si, aunque las palabras que uno pueda poner aquí sean escuetas, las anécdotas estén resumidas y hasta un poco omitidas, debo decir que con 23 años de edad, sonreía por haberme sentido pleno, con quien era, con lo que sentía, con lo que quería... de ahí en más, todo fue un devenir de apertura hacia quienes quería y me querían...
Debo decir que mi historia no fue una típica historia de discriminación, ni de humillación... creo que yo no lo hubiera permitido y mi familia y amigos tampoco...
Después de ese descubrir, vinieron los amores, más menos ciertos, más menos pasajeros... amores que fueron preparándome para el paso de abrirme a mis padres, a mis hermanos... incluso a la gente con la que me relacionaba en mi trabajo...
Todo fue llegando a su debido tiempo, pero también todo de alguna manera, fue buscado por mi con la fuerza y la tozudez que me caracteriza... soy taurino, terco y pasional... y sobre todo, sincero.
Hasta que llegó un amor... y con él el sinceramiento, primero algunos amigos, luego mi hermana, de quien recibí todo el apoyo (cómo no recibirlo, si era su hermano querido, a quien. cuando era pequeña,hacía dibujos y me enviaba por correo al convento que tan lejos había llevado a su hermano...); luego, llegó el turno de mi hermano mayor, como todo hermano mayor, serio, responsable, con creencias fuertes (Dios, la Patria...la familia...) y el choque fue fuerte, sin dudas lo fue... para mi hermano, que nunca dejó de mirarme con el cariño que siempre me tuvo tratándome de cuidarme más allá de lo que podía mencionar..., mi declaración era una de mis tantas "rebeldías!"...jajaja sin dudas me reí cuando me lo planteó tan serio... "ya se te va a pasar..." "ahora es esto..." jajaja... tuve que aclarárselo... uno no es gay por rebeldía... uno por gay puede actuar rebeldemente...y en su seriedad, me abrazo y me acepto, no sin antes caérsele unas lágrimas...
Luego vino mi mamá...con preguntas directas, que cuando llegaban las respuestas las evadía..."quien es el chico que llamó con quien te encontraste anoche?" "TUVISTE UNA SITA CON UN CHICO?"... si mamá, tuve una sita con un chico...respondí... bueno, uno tiene sitas con amigos... respondió como si nada hubiera dicho jajaja Sin embargo, fue ella la que siempre me reclamó sinceridad... "mentiras no me decía..." y fue ella la que escuchó decir: "mamá, mi sita con un chico no fue porque fuéramos amigos, sino porque somos más que eso... es decir, fue porque yo soy...GAY...!" un Silencio y luego de eso... y unas cuadras caminando juntos... las preguntas, otra vez directas "tus hermanos saben?"... claro, cómo no van a saber... mi hermana me dijo que está todo más que bien... mi hermano dice que es una rebeldía más... A lo que aprovechó para decir "eso, estoy de acuerdo con tu hermano, seguro es una de tus rebeldías... ya se te va a pasar..." mamá... "no se es gay por rebelde respondí otra vez... y mi mirada la terminó de confrontar con la no tan nueva realidad...
y volvieron las preguntas..." pero no tenías novia?"... si, tenía... era parte de mi búsqueda... ahora quiero un novio...
Entonces llegó la verdadera pregunta, la que sí le preocupaba, porque de últimas, se trataba de la vida de su hijo muy querido... "no vas a terminar solo hijo?... no quiero que termines solo, siempre te imaginé con familia..."... y no vas a convertirte en mujer..." y mis palabras la tranquilizaron... "no voy a convertirme en mujer, porque soy de los gays que no se sienten mujer... esa es otra forma de ser gay... ni mejor ni peor, otra y no es la mia... soy gay, varón, y me gustan los varones..." y por otro lado dije lo que realmente quería escuchar..."todo lo que quiero mamá, es formar una pareja con otro hombre, porqué no durar mucho tiempo, formar una familia, tener hijos... ojalá!"... entonces sus palabras fueron.. "a tu papá se lo tenés que decir vos..." ufff! esa sí que era difícil... mi papá es un hombre de pocas palabras, con mucha calle (como decimos en Argentina a las personas que tienen mucha experiencia de vida...); conocedor de las personas como pocos y que siempre me había pedido enterarse de mis cosas por mi... pero sobre todo, era esa persona que cuando me vio irme en el micro, rumbo a otra provincia, a vivir una vida que había elegido... con lágrimas en los ojos, susurró..."te amo hijo... te vas y te llevas mi corazón... de ahora en más, mi corazón es tuyo..." Imaginen! tenía que ir y decirle a mi papá, quien me había entregado para siempre su corazón, que su hijo era gay... tenía mucho miedo de rompérselo... pero a la vez, si era quien dije que era... sabía que ya lo sabía y solo esperaba escucharlo de mi...y así fue...nos sentamos, me preguntó en qué andaba y yo no solo le dije que era Gay, sino que estaba de novio y que me iba a vivir con el chico que quería... su respuesta fue simple, sincera, amable...sin dudas con mucho dolor..."vos pensabas que yo no lo sabía?... acordate que soy un hombre de calle... y sobre todo, que duermo con tu mamá..." jajaja claaaaro... si hasta hoy son tan cómplices... y lo otro que me dijo fue..."te entiendo y te acepto... pero dame tiempo... no me pidas que ya conozca a "este chico"... ni que vaya a tu casa...tal vez algún día... no sé... dame tiempo..." no dije nada... solo lo abracé y me abrazó...
Con el tiempo, cuando mi papá viajaba... mi pareja y yo íbamos a visitar a mi mamá... quien se deshacía en atenciones y quien siempre repetía que quería ser abuela y que debíamos ver el modo de... jajajaja y nosotros apenas llevábamos unos meses...
Fue así que un día, estando en nuestro departamento, sonó el timbre y quien era...? sí, mi papá... había decidido pasar a verme...a vernos... qué nervios... después de ahí, JM fue un hijo más... hasta hoy, siendo que ya no estamos juntos...ellos siempre lo llaman para su cumpleaños... increíble!
Luego vino el sinceramiento en el trabajo, con los dueños de la compañía, mi crecimiento profesional y la vida fue para mí color rosa...
Hoy estoy solo, sin dudas sigo buscando mi gran amor, pero tengo una familia, una comunidad, colegas, amigos, que me acompañan y me respetan y me valoran como quien soy.
Cómo viví esa ley de matrimonio igualitario! todos la vivimos, la festejamos... todos me refiero a mi familia...mis amigos... mi amor de ese momento...bueno, no fue tanto... sino, quien sabe, ya estaría casado...
Uno teme algunas cosas... teme a la soledad, teme a que nos dejen de lado, a que no nos quieran más, pero sobre todo, uno teme a uno mismo... mi historia es mucho más, podría contar anécdotas, amigos que están y otros que ya no, amores...muchos amores... 2 o 3 importantísimos... pero creo que ya los empiezo a aburrir porque fue así, una buena historia... y así seguirá siendo y lo único que busco con contarla en un sitio como este, es que crean en ustedes para crear su propia historia... Soy muy feliz y orgulloso de ser quien soy, un hombre gay, con el tiempo, mi familia también está orgullosa... solo hay que ser honestos dijo mi mamá... y animarse a vivir muy feliz su sexualidad! yo pude... vos podés...
Gracias por este espacio!
Alberto Lorenzo
Añadir comentario
Publicado para Lectores y lectoras a la ARGENTINA Perfil de país on 20/09/2013
Enlace
olvidĂŠ dejar mis datos, soy Alberto Lorenzo y mi mail es albertlorenzo7@hotmail.com
siempre se estĂĄ dispuesto a escuchar a otros.
Añadir comentario
Añadir comentario
Bookmark and Share