Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Honduras / Articles / Nuevo gobierno en Honduras, la misma epidemia de VIH
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA Leandro Fogliatti, ILGA

Facebook

Estigma y discriminación en el ámbito laboral fueron señaladas, los grandes pendientes señalados en los Foros con Parlamentarias del NDI.
Nuevo gobierno en Honduras, la misma epidemia de VIH

in HONDURAS, 31/01/2014

Las cifras nacionales son alarmantes, la epidemia continúa afectando principalmente a la población joven, en edad reproductiva y económicamente activa, generando desintegración familiar, estigmatización y discriminación.

Por: Gabriela Caballero Perdomo

En su discurso más reciente, el nuevo Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, mencionó que durante su mandato destinará los recursos necesarios para la compra de medicamentos para los hospitales; y añadió “Cambiaremos la forma de comprar medicinas, a través de un convenio con la Organización Panamericana de la Salud, para que ningún funcionario del Estado de Honduras meta las manos en ese proceso.”

Sin embargo, y a pesar de sus declaraciones reciente, la atención a las personas viviendo con VIH ha estado ausente en sus planes de gobierno, aun cuando, después de la violencia, el Sida se ha convertido en la primera causa de hospitalización y de muerte en los centros asistenciales públicos. Los departamentos más afectados son Cortés y Francisco Morazán.

En el contexto electoral reciente, el Instituto Nacional de Democracia (NDI, por sus siglas en inglés), realizó una serie de Foros con Parlamentarias, en los que se discutieron diversos aspectos buscando incorporarlos en la agenda política, entre ellos, la respuesta al Sida. Ante las declaraciones de Hernández, es importante recordar algunos temas discutidos.

El estigma y la discriminación en el ámbito laboral fueron señaladas como temas pendientes en la respuesta. Fátima Mena, del Partido Anticorrupción, manifestó en uno de los foros, la necesidad de proponer programas de reinserción social para personas que viven con VIH; “hoy por hoy no pueden encontrar empleo porque les exigen la prueba de VIH, y desde el momento que salen positivas nunca son llamadas para laborar”, señaló.

Sus afirmaciones contrastan con los esfuerzos del Ministerio del Trabajo que, con apoyo de la OIT, logró presentar la Política Nacional sobre VIH y Sida en el mundo del trabajo, lo cual coloca a Honduras como uno de los primeros países centroamericanos que cuentan con este tipo de políticas, garantizando el derecho al trabajo: “Ninguna persona trabajadora en el sector público o privado puede ser despedida por su condición serológica”. Y cierto impacto se ha logrado ver hasta el momento en la zona del Valle de Sula, en el departamento de Cortés, donde los Maquiladores están liderando acciones para eliminar discriminación en el trabajo. En el Foro de la Industria Textil-Manufacturera, celebrado el 1 de Diciembre, lanzaron la campaña “Compartimos el mismo mundo… el VIH-sida no nos hace diferentes”.

Sin embargo, y a pesar de estos avances, el abordaje del tema en algunos gobiernos locales son preocupantes. La mayoría de líderes que fueron consultados en una investigación realizada por estudiantes de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma (UNAH), desconocieron los alcances del VIH y tampoco sabían cómo abordarlo desde sus ámbitos de acción.

Las cifras nacionales son alarmantes, la epidemia continúa afectando principalmente a la población joven, en edad reproductiva y económicamente activa, generando desintegración familiar, estigmatización y discriminación.

 

VIH, Derechos Sexuales y Reproductivos y Derechos Humanos

La respuesta al VIH no será integral, si es que no se aborda en estrecha vinculación con los derechos sexuales y reproductivos y los derechos humanos en general. Leda Pagán, del Partido Nacional, y originaria del municipio con el mayor índice de Embarazos Juveniles en toda Honduras -Choloma, Cortés-, hizo énfasis en la importancia de contar con programas de prevención de VIH e ITS y ahondó en la necesidad de reducir las tasas de embarazo juvenil, “si no llegamos a los colegios y a las oficinas municipales de la mujer es imposible implementar estos programas de prevención en niños, adolescentes, jóvenes y mujeres”.

Por otro lado, Patricia Murillo, del Partido Libertad y Refundación señaló durante los foros que “la impunidad en asuntos de derechos humanos nos ponen en retroceso para garantizar cero discriminación y estigma” y criticó que el ser humano no esté en el centro de las políticas públicas del país. En su abogacía para que el Estado retorne al laicismo, rechazó totalmente el retiro de las Píldoras Anticonceptivas de Emergencia, cuya venta está prohibida desde el año 2009 y resaltó la importancia de que las decisiones en el Congreso Nacional sean tomadas con bases científicas.

Existen evidencias de que las acciones impulsadas para garantizar los derechos sexuales y reproductivos han sido boicoteadas por sectores religiosos y fundamentalistas. En gobiernos anteriores, la Secretaría de Educación hizo el lanzamiento de las Guías de Educación Sexual: Cuidando mi Salud y mi Vida para el sector Educación y capacitó a 3,000 maestros y maestras; sin embargo, estas guías causaron revuelo en algunos sectores de la sociedad, especialmente de los líderes religiosos y fueron retiradas sin haber sido utilizadas.

Honduras mantiene las tasas más altas de VIH en Centroamérica. Detener la epidemia es compromiso de todos y todas, también del Gobierno de Juan Orlando Hernández (2014 – 2018). Descuidar la respuesta o interrumpir programas exitosos que han contribuido a frenar las nuevas infecciones podría poner al país en un terrible escenario, poniendo en riesgo la salud de miles de personas.

Empieza un nuevo gobierno en Honduras, que deberá hacer frente a la misma epidemia de VIH que azota el país desde hace décadas, pero ahora ya se tienen herramientas nuevas, con evidencias científicas que garantizan la eficacia de las acciones. No las desperdiciemos.

Bookmark and Share