Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Dominican Republic / Articles / República Dominicana: el sistema no reconoce derechos a comunidad LGBTI
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA Leandro Fogliatti, ILGA

Facebook

República Dominicana: el sistema no reconoce derechos a comunidad LGBTI

in DOMINICAN REPUBLIC, 29/01/2014

El reciente asesinato del presentador de noticias Claudio Nasco ha puesto nuevamente sobre el tapete la situación de vulnerabilidad que se encuentran las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexo (LGBTI) en República Dominicana.

Claudio Nasco, de 37 años, fue hallado muerto el 13 de diciembre en una cabaña en las afueras de Santo Domingo. El crimen fue cometido por tres jóvenes con quienes el locutor habría mantenido relaciones sexuales.

Aunque este caso se trata de un crimen de odio, por el ensañamiento con el que fue cometido, la mayor parte de los medios lo han calificado como un homicidio por robo y atribuyen este tipo de actos criminales a la exclusión social, falta de empleo, estudios y oportunidades de ascenso social de los jóvenes perpetradores.

Para Leonardo Sánchez, presidente de la organización Amigos siempre Amigos (ASA), defensora de los derechos de la comunidad LGBTI, en el país existe una “homofobia institucionalizada”.

“Todo el sistema está diseñado y construido para no dar pie, para no reconocer y para no permitir la unión de la comunidad gay, lesbiana, bisexual y transexual”, dijo en declaraciones recogidas por la prensa.

Según cifras de ASA, entre el 2006 y el 2013 se han producido al menos 26 crímenes de odio y sólo dos de los 13 casos presentados a la justicia por la asociación Trans Siempre Amigas (TRANSSA), que agrupa a transexuales, travestis y transgéneros, no han quedado impunes.

“Sólo dos se pudieron investigar”, precisó Sánchez. “Los otros se cayeron porque la familia y la Fiscalía, que está llamada a seguir la investigación y condenar al criminal, no hacen nada y no le dan seguimiento”.

De hecho, uno de los motivos para que los casos no sean judicializados es que a las familias les avergüenza la condición de sus familiares LGBTI y no quieren que sus casos trasciendan.

“Una vez que el homosexual es asesinado, la familia deja eso así, no le da seguimiento, entonces hay una impunidad; la propia familia es culpable de eso, porque no pide justicia para el asesinato de su familiar”, agregó Sánchez.

El informe alterno presentado en el 2012 al Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación de las personas LGBTI en República Dominicana resaltó que la Constitución dominicana, si bien establece que no debe existir discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal, no prohíbe específicamente la discriminación por razones de orientación sexual, identidad de género y expresión de género.

Citado por el documento, Sánchez afirmó que “por uso y costumbre es bien visto que las personas tengan que avergonzarse o esconder su preferencia sexual, sobre todo el mundo laboral. En muchas empresas, para poder permitirles un ascenso hasta los obligan a casarse. En la banca nacional, las posiciones gerenciales son ocupadas preferiblemente por personas casadas y con familias, y así hay muchas normativas no escritas pero que se imponen por uso y costumbre”.

Bookmark and Share