Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Articles (LATIN AMERICA AND CARIBBEAN) / ¿Qué es eso de "Matrimonio Igualitario"?
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA Leandro Fogliatti, ILGA

Facebook

Etiquetado con: matrimonio igualitario
¿Qué es eso de "Matrimonio Igualitario"?

in WORLD, 23/01/2014

El Matrimonio Igualitario se define como el Derecho de todas las personas a contraer matrimonio, ya sean parejas del mismo sexo o de distinto sexo. También se le conoce como Matrimonio Homosexual pero particularmente, prefiero el término "Matrimonio Igualitario" porque incluye a todas y cada una de las parejas y no hace distinción entre una pareja de distinto sexo con otra del mismo sexo.

La historia del Matrimonio Igualitario no ha sido nada fácil ni lo sigue siendo pero es cierto que se ha avanzado bastante en este tema e incluso se podría decir que este año 2013 que termina ha sido el “Año del Matrimonio Igualitario”. 2013 ha sido un año en el que se ha avanzado muchísimo en este tema. Uruguay fue el país que empezó con la andadura del Matrimonio Igualitario en este año, concretamente el 10 de abril. A Uruguay le siguió Nueva Zelanda y Francia, país que destacó por la gran oposición al Matrimonio Igualitario (aún así la mayoría de la ciudadanía francesa apoya esta ley), y que resulta llamativo ya que Francia siempre se ha caracterizado por su espíritu de libertad y de adelanto social. Otro país que ha dado el salto al Matrimonio Igualitario en 2013 ha sido Brasil, país en el que la ley no fue aprobada por el Congreso brasileño sino por el Consejo Nacional de Justicia (CNJ). Pero sin duda, uno de los hechos más relevantes es el paso gigantesco que ha dado los Estados Unidos, ese país que se considera modelo para much@s y que tiene una influencia enorme a nivel mundial, pero que en lo que a Matrimonio Igualitario se refiere, dejaba mucho que desear. En este 2013, el Matrimonio Igualitario se ha legalizado en nada más y nada menos que ocho estados más: Rhode Island, Delaware, Minnesota, Nueva Jersey, Hawái, Illinois y Utah, que ha sido el último estado en hacerlo y que llama especialmente la atención porque Utah es el estado religioso por excelencia, uno de los estados más conservadores de Estados Unidos (por no decir el que más) y que tenía una ley aprobada en referéndum con el 66% de los votos de la ciudadanía a favor, mediante la cual el matrimonio es sólo entre un hombre y una mujer. Afortunadamente, un juez federal declaró inconstitucional esta ley por atentar claramente contra el principio de Igualdad que tiene toda la ciudadanía. México también reconoce el Matrimonio Igualitario en algunos de sus territorios. La capital del país, Distrito Federal, fue el primer territorio en legalizar el Matrimonio Igualitario. Tras ella, lo hizo el estado mexicano de Quintana Roo. Otros tres estados (Colima, Yucatán y Jalisco) reconocen la “libre convivencia”, mediante la cual parejas del mismo sexo pueden casarse pero sin llamarse “matrimonio”. También existe la “Unión civil”, que pretende reconocer a las parejas del mismo sexo pero que me parece totalmente injusta y con la que no estoy de acuerdo porque no llega a equiparar a las parejas homosexuales con las parejas heterosexuales, por tanto, las parejas homosexuales siguen estando por debajo de las parejas heterosexuales en cuanto a derechos y dignidad se refiere.

Por otro lado, mucha gente puede preguntarse cómo empezó todo esto del Matrimonio Igualitario y ahora me centraré en ello. Como pueden darse cuenta, empecé el escrito con los últimos acontecimientos del Matrimonio Igualitario para ahora hablar del comienzo. Países Bajos, Estado conocido por su gran progresismo y por estar a la vanguardia de los avances, fue el primero país en aprobar el Matrimonio Igualitario en 2001.Bélgica fue el segundo país en hacerlo y España el tercer país del mundo así que tenemos que sentirnos realmente orgullos@s de que nuestro país haya sido un avanzado en este asunto (quiero volver a agradecer al ex presidente, Zapatero, por haber dado la cara en el Congreso y haber apostado por esta ley sin tapujos y con decisión). Canadá, Sudáfrica (único país de toda África en legalizarlo), Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina y Dinamarca son el resto de países, aparte de los mencionados en el párrafo anterior, en donde el Matrimonio Igualitario está legalizado. Finalizando este escrito, me gustaría mencionar lo sucedido en Croacia el 1 de diciembre. Dicho día se celebró un referéndum en el que se preguntaba si el matrimonio debía ser solamente entre un hombre y una mujer y el resultado fue lamentable, totalmente homófobo ya que el SÍ a la medida homófoba consiguió un 64.84% de los votos y el NO un 35.56%. Los derechos de la ciudadanía NO pueden estar sujetos a lo que decida la gente con un trozo de papel en el que ponga “sí” o “no”. El Matrimonio Igualitario es un camino largo en el cual todavía queda mucho por hacer pero por fortuna y tal y como podemos apreciar, es un tema por el que cada día más personas están concienciadas, se involucran, se unen a la lucha, se percatan de que no daña a nadie ni destruye sino todo lo contrario: beneficia a tod@s y construye una Sociedad mejor, más humana, más justa, más digna.


SÍ al Matrimonio Igualitario, SÍ a los Derechos Humanos!

PD: Aunque no esté relacionado directamente con el Matrimonio Igualitario, quiero aprovechar estas líneas para volver a denunciar la grave y repugnante LGTBfobia que se está sucediendo actualmente, especialmente en países como Rusia, Nigeria o Uganda, en donde hay leyes para perseguir, encarcelar e incluso justificar los asesinatos de las personas LGTB. NO podemos permitir que siga sucediendo esto y que no se haga nada, que se mire para otro lado. Los organismos internacionales deben y tienen que actuar con urgencia y no valen discursos bonitos pero luego no hacer absolutamente nada. Las palabras se las lleva el viento así que hay que ACTUAR. Desde aquí, quiero volver a mostrar mi solidaridad con todas las personas LGTB que están padeciendo esto y decirles que no están solas, que desde mi rinconcito en mi casa, sus lágrimas son mis lágrimas, su dolor es el mío, su lucha es la mía, los ataques que sufren son ataques que también me hieren a mí. Además, quiero mostrar toda mi admiración y respeto por todas ellas, por los colectivos LGTB que tanto han luchado y luchan sin descanso, sin miedos, con decisión, con coraje, con valentía. Intentarán pisarnos pero nunca lo lograrán y mucho menos podrán callarnos o invisibilizarnos. Aquí estamos y esto somos…¡con ORGULLO, con MUCHO ORGULLO!

Juan Francisco Afonso Soto es miembro del Colectivo Voces Transversales.

Bookmark and Share