Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Peru / Articles / Perú: ¿Unión Civil o Matrimonio Igualitario?
Cargando el mapa ...

Facebook

(Imagen vía Prensa Pura Digital)
Perú: ¿Unión Civil o Matrimonio Igualitario?

in PERU, 22/09/2013

En su artículo, Manuel Herrera Loayza (colectivo “Raíz 2.0”) recordó que en Perú se les sigue negando el reconocimiento civil a las parejas del mismo sexo, incluidas aquellas que hoy ya tienen y educan hijas o hijos, y cuestionó el proyecto de ley de Unión Civil no Matrimonial, porque “puede comprenderse como una concesión al orden hegemónico heterosexual”.

Por Manuel Herrera Loayza*

Atrasado, conservador y homófobo son los adjetivos que se merece el Perú, tanto el Estado como su sociedad, cuando existe y no permite la posibilidad de atender las justas y vigentes demandas de las personas lesbianas, transexuales, transgénero, gays y bisexuales (LTGB) para promover, respetar, proteger y garantizar sus derechos humanos, y, por fin, avanzar hacia el reconocimiento, el disfrute y el ejercicio plenos de su ciudadanía.

La desigualdad, la discriminación y la violencia homofóbicas son causa y consecuencia del atraso, del conservadurismo y de la inercia del Estado y la sociedad peruanos en esta materia. Este violento y deshumanizante odio hoy gana primeras planas o titulares sensacionalistas para seguir negando derechos a la ciudadanía LTGB peruana, con el necio y débil “sustento” de su ignorancia, sus prejuicios y su inmenso desprecio a la y al diferente.

Sucede ahora con ciertas reacciones a la propuesta de Carlos Bruce: la “Ley que establece la unión civil no matrimonial para personas del mismo sexo”, cuya frase “no matrimonial” desde el título puede comprenderse como una concesión al orden hegemónico heterosexual para poder hacer que camine; sin embargo, la histórica discriminación deja su sello. En la propuesta, se entiende la “unión civil” como “la unión voluntaria conformada por dos personas del mismo sexo con el fin de establecer y garantizar derechos y deberes, el uno para con el otro” (Artículo 1º). Las o los compañeros civiles que decidan unirse y tengan viviendo en Perú por los menos dos años antes de que soliciten su unión, quedarían inscritos en los Registros Civiles, considerando la separación o no de sus patrimonios.

En el contexto peruano, esta iniciativa legislativa -de ser aprobada-, puede significar un paso importante y necesario para lograr algo de protección del Estado hacia las parejas del mismo sexo, constituidas por personas adultas: estabilidad emocional, financiera y psicológica; corresponsabilidad en convivencia y la toma de decisiones; seguridad social y salud; y acceso a la nacionalidad. Aunque muchos sabemos que la figura legal de la “unión civil”, aunque importante, ha quedado limitada en virtud de que la apuesta actual es por el matrimonio igualitario, sin regateos, hecho realidad ya en muchas partes del mundo.

El matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo procura el goce efectivo de los derechos a contraer matrimonio, a tener hijos o/e hijas y a conformar una familia, en condiciones de plena igualdad que las parejas heterosexuales, con similares oportunidades y trato digno, bajo la misma protección jurídica del Estado. Ni más, ni menos.

En Perú, a las parejas del mismo sexo –incluidas aquellas que hoy ya tienen y educan hijas o hijos-, se les sigue negando el reconocimiento civil; en cambio, las parejas heterosexuales sí tienen este derecho. A las parejas del mismo sexo no se les permite disfrutar de sus derechos a la seguridad social, a la vivienda, a los beneficios laborales, a la licencia por maternidad o paternidad, a los seguros o beneficios por salud y por desempleo, a los beneficios familiares y a las pensiones, etc. Esto perpetúa y reproduce escandalosamente la discriminación, ya que las parejas heterosexuales sí gozan de estos derechos, y ellas no suelen ser víctimas de violencia, asesinatos, ataques o amenazas por ser quienes son.

El odio, el rechazo, la hostilidad, la injuria y la persecución de conocidos jerarcas católicos y de “políticos/as religiosos/as” hacia la lucha por dignidad, iguales derechos y felicidad de la humanidad LTGB no son novedad; sin embargo, los diversos activismos pro derechos y el propio Estado -que se presume democrático y laico- debieran permanecer organizados y alertas para denunciar, enfrentar y castigar esos discursos homófobos, utilizando la normatividad nacional e internacional de derechos humanos, tan vital y vigorosa hoy en día.

Las y los “mismos de siempre” niegan derechos, buscan imponer su moral e insisten en estigmatizar de manera virulenta el amor y las relaciones entre las parejas del mismo sexo con el fin de deshumanizarlas y legitimar la discriminación, los abusos y otras violencias. Con sus prejuicios, creencias e ideologías, atentan contra el derecho a la igualdad y un conjunto de derechos humanos interrelacionados. La no discriminación en razón de la orientación sexual y la identidad de género aplica a todos los derechos humanos garantizados en las normas internacionales, incluidos los derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales, y sexuales y reproductivos. Los principios de interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos son contundentes.

En la actualidad, cotidianamente en nuestras vidas constatamos que existen diversos tipos de familias, y sabemos muy bien que se suele imponer un solo tipo de familia que se pretende único, basado en el modelo heterosexual para la reproducción, pero ella no es la única. Además, hoy somos más conscientes de que ninguna familia debe ser sometida a la discriminación en razón de la orientación sexual o la identidad de género de cualquiera de sus miembros; y nadie debe negar a nadie el derecho a ejercer su mater/paternidad.

Los derechos de las personas LTGB en general y los derechos de las parejas del mismo sexo en particular son derechos humanos, y las batallas por su reconocimiento legal y social continuarán, persistentemente, porque implican un fundamental asunto de justicia, igualdad y humanidad. Mientras tanto, enhorabuena si se sube un peldaño más en esta lucha por igualdad plena y se logra aprobar la “unión civil”, como vía a lograrse para el Perú actual.

Si en esta nueva oportunidad, el Estado no se atreve a dar este paso para reconocer las relaciones entre parejas del mismo sexo, seguirá impidiendo que haya personas que puedan tomar decisiones importantes en nombre de sus parejas cuando ellas estén enfermas; volverá a negarles la posibilidad de que puedan visitar a las o los hijos de sus parejas que están hospitalizados; estará recortando los mismos derechos y obligaciones que debieran tener las parejas del mismo sexo sobre las o los menores a su cargo; conseguirá obstaculizar que sus parejas y sus hijos/as tengan la protección de su seguro de salud, o que puedan recibir alguna prestación relacionada a su empleo; y les estará impidiendo que hereden en caso de que sus parejas fallezcan y no dejen testamento válido.

Es responsabilidad del Estado peruano (incluidos los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial) respetar (no afectar ni violar) y garantizar (trabajar activamente a favor) de los derechos humanos de todos las y los peruanos, incluidos las y los ciudadanos LTGB. Todas las personas somos iguales en dignidad y en derechos, por eso todos las y los ciudadanos peruanos, independiente de nuestra orientación sexual y nuestra identidad de género, tenemos derechos al matrimonio civil, a tener hijos o hijas, y a formar una familia, en igualdad de condiciones y oportunidades que las parejas heterosexuales, incluyendo la adopción, la reproducción asistida, y la crianza y educación de las hijas y los hijos.

Investigador social, comunicador, educador y defensor de derechos humanos. Tiene licenciatura en Periodismo, maestría en Sociología Política y doctorado en Estudios Latinoamericanos-Ciencias Sociales en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Colaborador e integrante del colectivo peruano Raíz 2.0.

Bookmark and Share