Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
EN
FR
ES
Principal / África / Cameroon / Articles / Cameroun: clamor ante los ataques contra los defensores de LGBTI
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA Brussels - internship Christa Levko, ILGA Brussels - internship
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Francés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)

Facebook

Arson is the suspected cause of the fire that struck the Alternatives-Cameroon center in Douala on June 26. (Photo courtesy of Alternatives-Cameroon)
Cameroun: clamor ante los ataques contra los defensores de LGBTI

in CAMEROON, 12/07/2013

Para la mayoría de víctimas, las autoridades camerunenses deberían tomar medidas drásticas no solo para garantizar la seguridad de los locales de las organizaciones de defensa de los derechos humanos sino también de sus militantes.

Douala, 2 de julio de 2013, en el Centro Access de Alternatives-Camerún, la vida reanuda su curso. Poco a poco. Se instalan muebles nuevos. Hay trabajos en cursos. Con el miedo en el cuerpo, los empleados se ocupan de algunas tareas. De vez en cuando, un responsable recibe la visita de un colaborador que lleva un mensaje de aliento y apoyo.
 

"La próxima semana, las actividades reanudarán su curso normal. Por ahora, estamos en obras", nos informa Franz Mananga, director administrativo y financiero de Alternatives-Camerún para el Centro Access, un centro para lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), incluidas las personas LGBT que tienen SIDA.

Franz Mananga nos explica:
"A eso de las 7 de la mañana, el pasado 26 de junio, el personal de la organización vio unas llamas que salían de la oficina del personal paramédico (asesores psicosociales). Si no hubiese sido por la intervención de los vecinos y de los bomberos, todo el centro hubiese quedado destruido por el fuego. Aunque no hubo que lamenar pérdidas de vidas humanas, la mayoría de nuestros equipos de trabajo (escritorios, sillas, ordenadores, ventiladores, historias médicas de pacientes y utensilios de cocina, etc.) quedaron completamente destruidos por el fuego."
 

De acuerdo con un comunicado emitido por Alternatives-Camerún, el mismo día hubo "fuertes sospechas sobre el origen criminal de este desastre", que se produjo al cabo de unos días de que entraran a robar, el 16 y el 1 de junio, en las oficinas de Me Michel Togué y de Maximilienne Ngo Mbe, que son, respectivamente, abogado defensor de las minorías sexuales en Camerún y director ejecutivo de la Red de Defensores de los Derechos Humanos en África Central (REDHAC).
 

Por lo tanto, según algunos activistas, todo parece indicar que todos estos sucesos, ocurridos en un período determinado y dirigidos únicamente contra grupos o personas que defienden los homosexuales, son actos de homofobia.
 

Mientras la policía sigue investigando para determinar el origen del incendio y encontrar a sus autores, Alternatives-Camerún, que tras este incidente no tiene intención de renunciar a la lucha por el pleno reconocimiento de los derechos de los homosexuales, debate cómo mejorar la seguridad de sus locales: "estamos pensando en instaurar nuevas medidas de seguridad, instalando, por ejemplo, extintores en todas las oficinas y cámaras de vigilancia. También estamos pensando en poner un guardia de día y en contratar un seguro de responsabilidad civil para los locales del Centro Access", dice Franz Mananga.

¿Contraofensiva?
En cuanto a las medidas o estrategias para hacer frente a la ola de ataques contra los defensores de los derechos de las personas LGBTI, los activistas entrevistados dicen que todavía no han pensado en eso, dado que la mayoría de las víctimas están en el extranjero. En el país, en Yaundé y Douala, no hay ninguna agrupación de asociaciones identitarias. Por lo tanto, por el momento no se prevén soluciones para este tipo de problemas. "Sin embargo, según Franz Mananga, es tiempo de pensar en ello porque hoy le ha tocado a Alternatives Camerún pero mañana quizás serán los locales de otras organizaciones identitarias del Camerún, o incluso sus defensores sí mismos".

Esto lo confirma Serge Douomong Yotta, director ejecutivo de Affirmative Action, uno de los grupos de defensa de los derechos de LGBTI de Yaounde: "La [falta de] seguridad de todas las personas involucradas en la defensa de los derechos de los homosexuales es preocupante. Cada vez que surge la oportunidad, ya sea con interlocutores del estado o no, procuramos llamar la atención sobre este hecho. El pasado 1 de julio lo señalábamos en un comunicado de prensa firmado conjuntamente con Human Rights Watch y otras cinco organizaciones de Camerún. En dicho comunicado condenamos enérgicamente los ataques de Yaundé y Douala y pedimos que se emprendiesen acciones judiciales contra los criminales que privan de atención médica a muchos cameruneses, como ha sucedido con la destrucción del Centro Access de Douala ".

Para Jules Eloundou, presidente de Humanity First Cameroon, otra organización de la capital camerunesa que trabaja diariamente con las minorías sexuales, la situación es muy preocupante: "Ante estos ataques repetidos, es evidente que desearíamos reforzar la seguridad de nuestra sede, quizás con más guardias o con sistemas de alarma contra incendios. El único obstáculo es la falta de recursos financieros y materiales. Por ahora, el debate está en curso".

Por lo que se refiere a la Asociación para la Defensa de los Homosexuales (ADEFHO), en Douala, Stéphane Koche, uno de los responsables, también está preocupado: "no tenemos un dispositivo de seguridad especial. Solo un portero que controla las entradas y las registra en un cuaderno. Por ahora, no hay ninguna propuesta para reforzar la seguridad, excepto aumentar la vigilancia. Sin embargo, creo que no debemos caer en la paranoia. Lo más importante es seguir trabajando con tranquilidad".

El diálogo constructivo
Por lo que se refiere a las autoridades de Camerún, hacen caso omiso. Hasta el momento, no han hecho ninguna invitación a denunciar este tipo de situaciones. Tampoco ninguna visita a los lugares afectados ni a los defensores atacados. Alternatives-Camerún se lamenta de todo ello e invita al Estado a denunciar los ataques y a asumir sus responsabilidades:
"No se ha recibido ni tan siquiera una llamada telefónica de los funcionarios con los cuales trabajamos, como los representantes del Ministerio de Sanidad o del Comité Nacional de Lucha contra el SIDA. Y eso, a pesar de que el trabajo que realizan estos grupos es de utilidad pública de acuerdo con el Plan Nacional Estratégico de Lucha contra el SIDA en el que participan hombres que han tenido relaciones sexuales con otros, como grupo diana, y que a largo plazo, a la vista de la amplitud de las actividades realizadas en el campo de las pruebas de VIH y de asesoramiento para el SIDA, el Centro Acces aspira a convertirse en una unidad que se haga cargo de dispensar los antirretrovirales (ARV) a personas estigmatizadas por su orientación sexual o identidad de género. Por lo tanto, es absurdo y triste que los encargados de estas cuestiones no respondan a este tipo de ataques".
Franz Mananga concluye:
"Por otra parte, ya que estamos en un estado de derecho y democrático, nos gustaría que los autores de estos actos homofóbicos lo hiciesen con la cara descubierta: estos nos permitiría conocerlos y considerar el hecho de sentarnos alrededor de una mesa para discutir o dialogar sobre temas de derechos a la salud y de la sociedad en general. "

-Eric O. LEMBEMBE

traducido por Daniel Sau

Bookmark and Share