Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Venezuela / Articles / I Marcha al Consejo Legislativo del Estado Bolivar para solicitar cese a la homofobia y a la discriminación por orientación sexual
Cargando el mapa ...

Facebook

Orgullo Guayana, comunidad GLBTI y estudiantes, hacen entrega a los diputados del Consejo Legislativo la carta y las firmas solicitando el cese a la homofobia en organismos gubernamentales del edo. Bolívar
I Marcha al Consejo Legislativo del Estado Bolivar para solicitar cese a la homofobia y a la discriminación por orientación sexual

in VENEZUELA, 21/06/2011

La homotransfobia institucional se refiere a las formas en que organismos gubernamentales, empresariales, profesionales, educativos o religiosos nos discriminan sistemáticamente por nuestra orientación sexual o identidad de género. La estigmatización social atenta contra nuestra dignidad, dificulta la integración social, el bienestar y el desarrollo personal de miembros de la comunidad. Las agresiones de las autoridades son una violación a nuestros derechos humanos aunque se apoyen en códigos o reglamentos que operan para legitimar estas agresiones.

Junio de 2011

Sres. Legisladores:
Consejo Legislativo del estado Bolívar

Reciban un cordial saludo de parte del colectivo de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (GLBTI) de nuestro estado. Hemos sido testigo del trabajo que han venido realizando como legisladores y de la voluntad que tienen para hacer cumplir las leyes. Por tal razón, no podemos quedarnos tranquilos ante las vulneraciones a las cuales hemos sido sometidos. Nos hemos organizados y tomado la iniciativa de acercarnos a ustedes para hacerles llegar nuestras palabras sinceras:

Dentro de colectivo GLBTI hacemos vida seres humanos de distintas clases sociales, razas, profesiones, culturas y religiones, es decir que somos un gran número de personas que diariamente estamos en la misma lucha que cualquier otra persona para alcanzar sus metas. Aún así, hemos sido ignorados o agredidos no sólo por miembros de las instituciones públicas que debieran ser garantes de nuestra seguridad integral y acceso a los servicios de salud, sino incluso por otros ciudadanos que, de una u otra manera, interfieren con nuestro disfrute de esos derechos.

La homolesbotransfobia institucional se refiere a las formas en que organismos gubernamentales, empresariales, profesionales, educativos o religiosos nos discriminan sistemáticamente por nuestra orientación sexual o identidad de género. La estigmatización social es una forma de discriminación que atenta contra nuestra dignidad, dificulta la integración social y, por tanto, el bienestar y desarrollo personal de miembros de la comunidad. Estas agresiones por parte de las autoridades constituyen una violación a nuestros derechos humanos aunque se apoyen en códigos o reglamentos que operan para legitimar estas agresiones.

La homolesbotransfobia institucional nos afecta, cuando somos víctimas de crímenes cometidos por aversión a los GLBTI y las autoridades procuradoras de justicia actúan con indiferencia, desprecio y negligencia. Incluso, el prejuicio y el repudio a la conducta homosexual llevan a culpar a la propia víctima y justificar inconscientemente a los asesinos, quienes actúan con total impunidad, bajo el amparo de una opinión pública que guarda silencio y no hace presión para que se investigue y esclarezca este tipo de crímenes. La omisión refleja una clara connivencia o negligencia en la defensa de los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Para nadie es un secreto que cuando vamos a los organismos de seguridad pública a colocar denuncias por delitos o violaciones a nuestros derechos humanos somos objetos de burla por parte de los funcionarios públicos, llevándonos de un lugar a otro para exhibirnos como si nos tratáramos de fenómenos de circo y los demás también disfruten del “espectáculo”. Cuando somos acusados de actos que otros consideran contrario a las buenas costumbres, los agentes de la seguridad ciudadana nos abordan con un lenguaje intimidante, donde el chantaje no se hace esperar y en muchos casos incluye la solicitud de dinero y/o favores sexuales con el supuesto de evitarnos el proceso judicial y el consabido escarnio público o familiar.

La homolesbotransfobia nos afecta, cuando acudimos a los hospitales y el personal de la salud nos identifica como GLBTI y nos trata como propiciadores de enfermedades infectocontagiosas, rechazando, aislando y maltratándonos con gestos de repulsión y asco, apartando en ocasiones las prendas de vestir con la ayuda de objetos inusuales con tal de evitar tocarlas o negándonos la administración de medicamentos e información útil para nuestro tratamiento.

Como revolucionarios nos vemos en la obligación de hacer autocríticas al proceso y dado que los derechos impactan en la salud individual y colectiva proponemos:

1. Seleccionar cuidadosamente al personal que trabaje en asuntos de seguridad y salud pública. La formulación y ejecución de políticas públicas de empleo dirigidas a erradicar la discriminación por parte de los entes gubernamentales hacia miembros de nuestra comunidad, que apoyen y patrocinen la reinserción laboral de personas transgéneros y transexuales, para lograr un avance visible en la despatologización de esta variante de nuestra sexualidad. Cabe destacar que las trans son el grupo más vulnerado pues su rechazo comienza en el hogar y continúa en las instituciones públicas y privadas impeliéndolas a sobrevivir como servidoras sexuales en las vías públicas donde están expuestas a ser blanco fácil de abusos y crímenes.

2. Implantar un nuevo protocolo de atención a las personas GLBTI no estimagtizante y apegado a los Derechos Humanos que garantice nuestra cobertura sanitaria integral y acceso a la justicia. Adoptar campañas de sensibilización y orientación a todo el personal que labora en la gobernación, alcaldías, comunas y otros entes gubernamentales como medidas de instrucción y adiestramiento para mantener el respeto a la autonomía del individuo a sus creencias y preferencias.

La presencia de actitudes prejuiciadas en las instituciones de salud y seguridad disminuyen la posibilidad de ayuda a los miembros GLBTI y generan desconfianza que obstaculiza las políticas de educación y prevención de delitos o afecta la credibilidad del sistema, impide que los usuarios accedan voluntariamente a los servicios, y atenta contra el derecho al bienestar y conociendo que no hay nada más democrático que las enfermedades esto no sólo termina afectando a los GLBTI sino a toda la sociedad.

En base a lo dicho, en reiteradas ocasiones, por nuestro presidente Hugo Chávez es necesaria la inclusión dentro de nuestra nueva política y para ello se debe eliminar todo tipo de discriminación y homofobia institucional. El líder de esta revolución en una ocasión dijo: “los homosexuales también tienen sus derechos”, esto fue en el Aló Presidente 131. Es hora se avanzar en materia de inclusión.

Como órgano gestor de un estado tan colmado de nuestra colectividad GLBTI es menester ser pioneros en el avance referente a esta materia. Este gobierno nos habla de reivindicaciones e inclusión y queremos formar parte de una política que gestiona a favor de todos y todas, sin discriminación. Contar con su apoyo es indispensable en esta lucha y sabemos que ustedes pueden coadyuvarnos para lograr estas metas en beneficio de todas y todos. Hay que avanzar por un mismo sendero, sin perder la semántica de lo que queremos, una Venezuela que realmente sea de todos.

Las organizaciones y personas abajo firmantes venimos a requerir al Consejo Legislativo del estado Bolívar el cumplimiento de sus deberes y exigimos que se modifiquen y deroguen las ordenanzas segregacionistas existentes. Así, pedimos, en un primer gesto de igualdad y no discriminación: Que se establezcan disposiciones claras y precisas, que incluyan órganos de protección específicos y sanciones severas, en caso de discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género en todas las actividades humanas, incluyendo sin limitación: educación, salud, seguridad social, vivienda, deportes, trabajo y otras.

A esta carta anexamos las firmas de sólo una parte de la ciudadanía que estará al pendiente de todo el apoyo que ustedes den para atacar el flagelo de la discriminación y la homofobia en cualquier recóndito de las instituciones gubernamentales a su cargo.

Contamos con ustedes,

Por Asociación Civil Orgullo Guayana:

Danny Rousseau

Bookmark and Share