Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Ecuador / Articles / Plantón y Kissing en Ecuador para protestar contra la homofobia
Cargando el mapa ...

Facebook

Plantón y Kissing en Ecuador para protestar contra la homofobia

in ECUADOR, 17/05/2013

En Ecuador se conmemoró el Día Internacional contra la homofobia y la transfobia con un plantón en el centro de Guayaquil. Al final de la congregación varias parejas realizaron un beso público para llamar la atención de los transeuntes sobre la situación de la comunidad LGBTTI en Ecuador.

 Bocas juntas en contra de la discriminación. Aproximadamente a las 11:00 de ayer, cuatro parejas identificadas con el colectivo LGBTI (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales) se besaron públicamente en el centro de Guayaquil como parte de un plantón por el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

Fueron besos rebeldes, contestatarios; besos de protesta. El discurso de quienes participaron fue claro:“La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia sí”.

Alrededor de unas 50 personas, entre curiosos, manifestantes y peatones que cruzaban por la avenida 9 de Octubre, entre la av. Quito y Pedro Moncayo (afuera del Palacio de Justicia), presenciaron el acto principal de la cita que fue organizada por la fundación Yunta y la Alianza Nacional LGBTI. El evento contó además con intervenciones de activistas.

La modalidad de protesta no es precisamente nueva, pero igual resultó curiosa para los transeúntes. Ya se ha hecho a nivel mundial y el año pasado, en Guayaquil, se dio en el exterior de la Gobernación.

“Es una forma de decirle al mundo que no tenemos miedo a las críticas y que necesitamos gozar de derechos plenos”, indicó Cristian Benites, miembro de Yunta.

El activista fue el primero en besar. Lo hizo con Naomi Lozano (una “trans” que antes se llamaba Luis) en frente de una decena de cámaras. Inmediatamente otras tres parejas, dos de hombres y una de mujeres, siguieron sus pasos.

“El beso es un símbolo de transparencia, de cariño y de respeto hacia la otra persona. No debe existir discriminación. La intención de lo que hemos hecho es comunicar, sensibilizar y empoderar de derecho a la comunidad LGBTI”, acotó Benites.
Según informaron los organizadores, se esperaba una asistencia de al menos 150 personas identificadas con el colectivo, pues se convocó a 77 líderes de asociaciones. La cifra meta no se cumplió.

Uno de los temas de conversación entre los asistentes fue la legalización del matrimonio igualitario en Ecuador, un anhelo de esta comunidad. También se habló sobre la adopción, que al momento, según lo estipula la Constitución, solo está permitida para parejas de distinto sexo.

Hubo críticas a la Iglesia Católica de parte de algunos participantes y se calificó a la Biblia como “libro mitológico y mágico”. Uno de los carteles de los manifestantes decía:“Mis derechos no se negocian con la opinión de las iglesias”.

Puro prejuicio
Si bien el plantón se desarrolló sin mayores sobresaltos, el sitio fue un escenario en el que proliferaron prejuicios. Fue normal observar a peatones gesticulando, con su cara o manos, en rechazo a la manifestación.

Un adulto mayor, que estaba cerca de un puesto de lustrabotas, se quejaba por la reunión. “¡Cómo puede ser posible esto!”, gritó.El reclamo no tuvo impacto en los manifestantes.

Las quejas siguieron. Un hombre de la tercera edad se acercó a un par de activistas y los increpó cara a cara sobre la razón de sus inclinaciones sexuales. Los manifestantes no le prestaron atención y aguantaron pacíficamente:siguieron mostrando sus carteles como si nada hubiera ocurrido.

Pero también hubo quienes exteriorizaron su incomodidad ante los medios de comunicación. Fue el caso de Eduardo Seminario, un adulto joven. Él señaló que si bien era correcto acabar con la homofobia, no veía normal la idea de un matrimonio igualitario. Consideró además que las familias no tradicionales podrían ser un “mal ejemplo” para los niños.

Fecha histórica
El Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia se conmemora el 17 de mayo porque en esa fecha, en 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud eliminó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

La actividad que se desarrolló ayer marcó el arranque de un calendario para celebrar la diversidad, expresó Benites. En junio próximo se dará el desfile del Orgullo Gay y además se planea un festival artístico. (JM)

Bookmark and Share