Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Colombia / Articles / Tras hundirse el matrimonio igualitario en Colombia, serán los notarios los que unan a las parejas homosexuales
Cargando el mapa ...

Facebook

Tras hundirse el matrimonio igualitario en Colombia, serán los notarios los que unan a las parejas homosexuales

in COLOMBIA, 01/05/2013

A partir del 21 de junio, los notarios estarán obligados a legalizar las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo, tal y como ordena la sentencia de la Corte Constitucional. No podrán alegar objeción de conciencia.

 La votación negativa de en el Congreso de Colombia en la segunda de las votaciones sobre el proyecto de ley del matrimonio igualitario, no ha zanjado, ni mucho menos, la posibilidad de que dos personas del mismo sexo puedan casarse con validez legal. Así lo dice la sentencia de la Corte Constitucional del 2011, "Las parejas del mismo sexo deben contar con la posibilidad de acceder a la celebración de un contrato que les permita formalizar y solemnizar jurídicamente su vínculo, como medio para constituir una familia con mayores compromisos que la surgida de la unión de hecho. (...) Procede establecer una institución contractual como forma de dar origen a la familia homosexual de un modo distinto a la unión de hecho y a fin de garantizar el derecho al libre desarrollo de la personalidad, así como de superar el déficit de protección padecido por los homosexuales (...)".

El mayor problema viene derivado de la negativa del Congreso a equiparar esas uniones con la figura "tradicional" del matrimonio, "cualquier pareja del mismo sexo podrá llegar ante un notario o un juez civil para exigir que se solemnice su unión. Aunque ese trámite no se llamará matrimonio –la Corte dejó en firme la definición de matrimonio como la unión de un hombre y una mujer–, sí tendrá todas las implicaciones jurídicas y legales que esa figura implica para las uniones heterosexuales". Es decir, mismos derechos, pero distinto nombre, con lo cual no se cumplen las expectativas de las reivindicaciones del colectivo LGTB colombiano.

Aún con distinto nombre, esta "unión solemne", como parece que se acabará llamando, no tiene nada que ver con las figuras de los contratos patrimoniales y las declaraciones de convivencia que hasta ahora se venían firmando en las notarías, en cumplimiento de otros de los derechos reconocidos por la Corte (sustitución pensional, herencia, afiliación a la seguridad social). Las uniones solemnes tendrán efectos inmediatos, y no necesitarán del requisito de los dos años de convivencia que sí hacen falta para aquellas.

En cualquier caso, los notarios colombianos estarán obligados a realizar todas las uniones solemnes que se le presenten, ya que tal y como aclaró el Congreso, "los jueces y notarios no tienen la posibilidad de invocar objeciones de conciencia –como sí pasa con los médicos en los casos de aborto despenalizados por la Corte– para negarse a realizar las uniones".

Bookmark and Share