Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Peru / Articles / El que besa último…
Cargando el mapa ...

Facebook

El que besa último…

in PERU, 13/03/2013

Tras los incidentes ocurridos el pasado 23 de febrero, cuando la policía impidió que tuviera lugar la concentración “Besos contra la Homofobia” en la Plaza de Armas de Lima, activistas LGTB pudieron por fin llevar a cabo su acción en la simbólica plaza, flanqueada por las sedes de los poderes local (Ayuntamiento), nacional (Palacio de Gobierno) y religioso (catedral y arzobispado).

Esta vez sí. Una semana después, los Besos contra la Homofobia tomaron la Plaza de Armas de Lima. En esta ocasión, el acceso a la plaza, en la que tenía lugar un pasacalle de carnaval y en la que se había montado un gran escenario a un lado del Palacio Municipal, no estaba bloqueado. Poco a poco se fueron congregando en la plaza numerosos activistas, lesbianas, gays, bisexuales, trans y aliados heterosexuales. Sobre las cuatro y media de la tarde todos ellos se ubicaron frente al Palacio de Gobierno. Frente a las cámaras de Reuters, EFE y Canal N una docena de parejas se besaron.

Líderes como Giovanny Romero, Qantu Madueño y Óscar Espinoza dieron a conocer por qué estaban allí: para exigir que el gobierno del presidente Humala cumpla las promesas que hizo durante su campaña (ley de promoción de la igualdad y no discriminación) y que la alcaldesa Villarán apruebe la ordenanza contra la discriminación que anunció ya hace dos años. Recordaron además que el gobierno de Humala no solo no ha cumplido sus promesas sino que, sistemáticamente ha bloqueado toda iniciativa a favor de las personas LGTB en tratados internacionales y en el Plan Nacional de Derechos Humanos.

Sin embargo, cuando todo parecía que terminaría sin problemas, la policía comenzó a empujar a los activistas, entre forcejeos y gritos. La gente que estaba reunida para observar el pasacalle se arremolinó en torno a los activistas, y tras varios minutos de tensión, estos se movieron al centro de la plaza y formaron allí un círculo. Salvado el incidente, hubo más besos y palabras, y un fin de fiesta que se prolongó con una jubilosa caminata por el Jirón de la Unión.

Bookmark and Share