Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Mexico / Articles / Corte Suprema de México veta insultos homófobos
Cargando el mapa ...

Facebook

Etiquetado con: judicial / homofobia
Corte Suprema de México veta insultos homófobos

in MEXICO, 15/03/2013

Palabras como “maricón” y “puñal” [jerga mexicana para referirse a hombres homosexuales] ya son en México expresiones oficialmente reconocidas como ofensivas y homofóbicas, que violan los derechos fundamentales, y quien las utilice podrá ser demandado por daño moral, según ha determinado la Suprema Corte de Justicia de este país.

 El caso que llegó a la máxima instancia judicial se inició en el estado de Puebla, en 2010, cuando Enrique Núñez Quiroz, periodista de un diario llamado Intolerancia, utilizó los términos “maricón” y “puñal” para insultar a Armando Prida Huerta, dueño del diario Síntesis.
Prida inició una demanda, y en un primer momento un tribunal estatal decidió que Núñez debía indemnizarlo. Pero Núñez recurrió y otro tribunal que lo exculpó, porque consideró que, si bien los términos usados por el columnista de Intolerancia podían ser “molestos”, no dañaban tanto el honor del otro, “máxime en un debate periodístico”, resaltaba el fallo. Finalmente, la Suprema Corte juzgó que los insultos en cuestión son “expresiones ofensivas, impertinentes e innecesarias para dirimir una disputa periodística”.


El fallo determina que esa clase de insultos son “una categoría de los discursos de odio” y que discriminan a grupos sociales. “A pesar de que se emitan en un sentido burlesco, incitan, promueven y justifican la intolerancia hacia la homosexualidad”, dice la sentencia, que restringe la legitimidad de estas expresiones a áreas específicas del lenguaje público como los estudios científicos o las obras artísticas.

Esta sentencia es pionera en la jurisprudencia de México, un país en el que la homofobia está muy arraigada. El periodista Fernando del Collado, autor del libro Homofobia. Odio, crimen y justicia, 1995-2005, opina que es una novedad “sorprendente” y “esperanzadora”, pero advierte que sería necesaria una legislación “detallada” para poder contener de verdad una tradición discriminatoria que, según dice, aflora con naturalidad en lugares tan populares como los partidos de fútbol o los púlpitos de las iglesias, e incluso en las declaraciones de los políticos mexicanos.

Bookmark and Share