Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Nicaragua / Articles / Nicaragua: Posicionamiento de los Grupos de la Diversidad Sexual con relación al Código de la Familia
Cargando el mapa ...

Facebook

Nicaragua: Posicionamiento de los Grupos de la Diversidad Sexual con relación al Código de la Familia

in NICARAGUA, 25/04/2012

El actual Código de la Familia, invisibiliza las distintas familias en todo el territorio nacional, sobre todo las que existen entre personas del mismo sexo, excluye de beneficios legales a las parejas gays, lésbicas y de personas trans; y retira toda posibilidad de formar una familia con hijos/as, debido a que solamente contempla “la familia”, casada o en unión libre siempre y cuando sea entre hombre y mujer heterosexuales.

Fuente: Grupos Diversidad Sexual Nicaragua

Posicionamiento de los Grupos de la Diversidad Sexual con relación al Código de la Familia de Nicaragua

En Nicaragua, las lesbianas, gays, travestis, transgéneras, transexuales, bisexuales; hemos observado avances en el reconocimiento de nuestros derechos: la derogación del Arto. 204 del antiguo código penal (vigente de 1992- 2006) que penalizaba las relaciones entre personas del mismo sexo; el nombramiento de una Procuraduría Especial para los derechos de la diversidad sexual en Diciembre 2009; y la resolución Ministerial del MINSA (249-2009), la ordenanza municipal de Mateare que asegura el trabajo en los mercados sin discriminación para las personas trans en ese municipio; son ejemplos de logros para cambiar parámetros de la cultura machista de nuestro país.

Dentro del plano internacional, más de 30 países, entre ellos Argentina, México, Brasil y Colombia contemplan legislación en esta materia que garantiza derechos igualitarios, (más 9 juridicciones en USA), en todos estos países hay iglesias cristianas (católicas y protestantes) que aunque se han opuesto inicialmente, terminan reconociendo que los derechos humanos están por encima de las creencias religiosas.

En Nicaragua, sin embargo, persisten actitudes y prácticas donde la discriminación y la violencia cobran vidas de personas LGBT, como el asesinato a dos gays en Febrero y Marzo de este año en León y Ticuantepe, y a una persona trans en Noviembre 2011 en Masaya. El odio y la saña, como elementos comunes son alentadas por normas institucionales que fomentan la exclusión, el rechazo y la violencia física, psicológica y sexual hacia nosotros/as.

En este contexto, el actual Código de la Familia, invisibiliza las distintas familias en todo el territorio nacional, sobre todo las que existen entre personas del mismo sexo, excluye de beneficios legales a las parejas gays, lésbicas y de personas trans; y retira toda posibilidad de formar una familia con hijos/as, debido a que solamente contempla “la familia”, casada o en unión libre siempre y cuando sea entre hombre y mujer heterosexuales.

El reconocimiento de la discriminación contra la población LGBT como un problema público en Nicaragua, debe ser resuelto a través de políticas públicas transformadoras para eliminar prácticas y normativas que conllevan al perjuicio de nuestros derechos.

La modificación de las políticas en materia de familia que cuestionen los estereotipos existentes, y que contrarrestren la discriminación; requieren de un análisis completo desde un enfoque de derechos, de género y generacional, que pueda concretizar los propuestas de cambio al Código de la Familia para evidenciar la nula incorporación de los derechos de las personas de la diversidad sexual.

Para analizar este Código nos basamos en el Artículo 3: Derecho a constituir una familia, donde establece que: “Todas las personas tienen derecho a constituir una familia, el presente Código regula y protege esta materia”.

Con base en ello, observamos algunos artículos que fomentan la discriminación:

Artículo 31. Concepto e integración de la familia.

La familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de ésta y del Estado. Está integrada por un grupo de personas naturales con capacidades, habilidades y destrezas diferentes, unidas por el matrimonio o unión de hecho estable y vínculos de parentesco.
Este artículo equipara el concepto de familia con la unión entre personas unidas por el matrimonio y las uniones civiles (heterosexuales), es decir TODAS las familias que nosotros/as conformamos no están siendo consideradas.

Artículo 47. Definición del matrimonio.

El matrimonio es la unión voluntaria de un hombre y una mujer constituida por el libre y mutuo consentimiento de los contrayentes con aptitud legal para ello, a fin de hacer y compartir una vida en común y constituir una familia basada en la solidaridad y el respeto mutuo. El matrimonio surtirá todos los efectos jurídicos desde su celebración y debe ser inscrito en el Registro del Estado Civil de las Personas, de acuerdo a lo establecido en este Código.
Este artículo establece que SOLAMENTE las personas heterosexuales son sujetas del derecho al matrimonio. Y contradice el Artículo 3. Donde establece que todos/as los nicaragüenses podemos constituir una familia.

Artículo 78. Definición de unión de hecho estable

La unión de hecho estable descansa en el acuerdo voluntario del hombre y la mujer que sin impedimento legal para contraer matrimonio, libremente hacen vida en común de manera estable, notoria y singular mantenida al menos por dos años consecutivamente. Para todos los efectos los integrantes de esta unión serán denominados convivientes. La condición de singularidad consiste en la convivencia exclusiva entre un hombre y una mujer y la condición de estabilidad, se cumple cuando la convivencia en el hogar sea constante.

Este artículo establece que solamente las personas heterosexuales son sujetas del derecho a contraer unión civil, dejando claramente excluidas a nuestras relaciones de pareja, que son estables, donde hay vínculos de amor, cariño, respeto y solidaridad, valores rectores según el presente código.
Artículo 236. De la solicitud de adopción por nicaragüense o extranjero.

La adopción puede ser solicitada por nicaragüenses o extranjeros, que sean pareja y hagan vida en común en matrimonio o en unión de hecho estable. Todas las personas solteras o las parejas LGBT, no podemos ser adoptantes, ya que debemos estar casados/as o en unión de hecho estable registrada.
Artículo 237. Personas legitimadas para adoptar.

Pueden adoptar las personas legitimadas, ciudadanos nicaragüenses y extranjeros, legalmente capaces que reúnan los siguientes requisitos: Que hayan cumplido veinticuatro años de edad y no mayores de cincuenta y cinco, salvo por razones que convenga al interés del niño, niña o adolescente, con la aprobación del Consejo Nacional de Adopción y que medien quince años de edad entre el o la adoptada; b) Que tengan condiciones afectivas, morales, psíquicas, sociales y económicas que sean determinadas como idóneas para asumir responsablemente la función de padres y madres.

Este artículo establece que las funciones de madre y padre adoptantes solo pueden ser reconocidas a las personas "legitimadas para adoptar”, función que está restringida para todas las personas LGBT.

Por todo lo anterior, nosotras/os los grupos y organizaciones denunciamos que este Código de la Familia, aunque contiene avances significativos, no reconoce en todo nuestro derecho fundamental a constituir una familia.

Bookmark and Share