Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Cuba / Articles / Cuba: Redes LGBTH debaten sobre discriminación y homofobia internalizada
Cargando el mapa ...

Facebook

Cuba: Redes LGBTH debaten sobre discriminación y homofobia internalizada

in CUBA, 31/03/2012

La visión de personas lesbianas, gays, bisexuales, trans y heterosexuales sobre la discriminación y la homofobia internalizada fue debatida con profundidad el pasado viernes 27 de marzo en la convocatoria realizada por el CENESEX a los grupos en La Habana de TransCuba, Oremi, Hombres por la Diversidad (HxD) y Jóvenes Divers@s.

 Fuente: Censex

Por: Camilo García López-Trigo

La visión de personas lesbianas, gays, bisexuales, trans y heterosexuales sobre la discriminación y la homofobia internalizada fue debatida con profundidad el pasado viernes 27 de marzo en la convocatoria realizada por el CENESEX a los grupos en La Habana de TransCuba, Oremi, Hombres por la Diversidad (HxD) y Jóvenes Divers@s.

En el encuentro, que se desarrolló de forma informal y cargado de vivencias, se escucharon de primera mano las opiniones sobre el tema desde distintas realidades vividas en una sociedad aún marcada por prejuicios machistas, cuando la discriminación no sólo se ejerce desde la heterosexualidad sino también desde la misma población LGBT que, en muchas ocasiones, reproducen estos mecanismos patriarcales de exclusión.

Mediante preguntas inducidas a cada grupo, a través de la coordinación de Alberto Roque – coordinador de las redes del CENESEX – cada participante en el panel expuso sus experiencias y opiniones.

Argelia, del grupo de mujeres lesbianas y bisexuales “Oremi”, abordó la doble discriminación que sufren, por ser mujeres y lesbianas, y el estigma que pesa sobre ellas a partir del estereotipo masculino con que se les identifica. Indicó que ese estereotipo es también motivo de exclusión dentro de los grupos de lesbianas, al igual que las mujeres bisexuales, quienes son las más incomprendidas. Por eso señaló que aún nos quedan “pedacitos de clósets”, a pesar de haber salido de ellos, contra los que tenemos que luchar para lograr ser personas plenas.

Por su parte, Malú Cano – coordinadora nacional del grupo TransCuba – resaltó que las personas trans sufren mucha discriminación desde edades muy tempranas, que conducen al abandono escolar y a dolorosas rupturas familiares, lo cual crea sentimientos de rechazo hacia otros grupos y hacia sus semejantes. Consideró que, por experiencia en el trabajo de sus grupos, el apoyo de la familia es fundamental para superar estas dificultades y reclamó la necesidad de leyes que las protejan del rechazo social, que las ayude a continuar su superación profesional y respeten su derecho a una plena incorporación a la sociedad.

Dayron, del grupo de Jóvenes Divers@s, destacó que llegar a la Universidad implica haber pasado por un aprendizaje heteronormativo en todos los niveles anteriores de enseñanza, que excluye y discrimina cualquier otra forma de expresar la sexualidad. Esto implica que se arrastren conocimientos errados sobre el tema y se sigan reproduciendo en la enseñanza superior, que a su vez implican discriminación hacia educandos. Aun así, indicó la diferencia entre las carreras de letras y de ciencias, donde es más difícil expresar las formas no heterosexuales de orientación sexual.

Además, reprochó las limitaciones homofóbicas que han tenido que enfrentar como grupo para acceder a los recintos universitarios, con el objetivo de desarrollar sus actividades de educación a estudiantes y profesores, lo cual niega el derecho de las personas al acceso a la información sobre bases científicas. Resaltó que esta discriminación no sólo afecta a las y los homosexuales o bisexuales, sino también a heterosexuales, que se ven privados de sostener una relación plena con sus colegas, por culpa de los prejuicios.

Francisco Rodríguez (Paquito), en representación del grupo HxD, centró su análisis en lo negativo de las etiqueta,s que se construyen socialmente sobre los diversos grupos de personas y que, si bien son necesarias para el aprendizaje y han servido como arma de combate para lograr derechos, tienden a dividir, particularizar y, en consecuencia, discriminar. De esta forma, la etiqueta “gay” implica comportamientos muy estrictos, al erigirse desde el poder de la masculinidad, y excluye a muchas personas que no se identifican con este estereotipo.

Al indicar que debemos ser conscientes de nuestros propios prejuicios y replantearnos nuestras actitudes para no herir sensibilidades, propuso como guía de acción para las redes: ser flexibles para entender otras realidades, ser autocríticos y empáticos, ponernos en el lugar de las demás personas, ser generosos y querer aprender de los demás, hacer cosas juntos entre todos los grupos LGBTIH y, ante todo, ser auténticos.

El debate, que fue enriquecedor en criterios y experiencias, llamó la atención hacia formas más sutiles de discriminación, tanto en las Universidades como en otros espacios, ahora más que el Partido Comunista de Cuba ha incluido en sus Objetivos de Trabajo la lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género; el uso del lenguaje de género en nuestro activismo, que también tenga en cuenta el respeto a las personas por estos motivos y se visualicen nuestras realidades LGBT; la importancia de aprender a dialogar, de respetar la individualidad de las personas y de exponer públicamente las discriminaciones para denunciarlas, con los recursos legales que tenemos a nuestra disposición.

Momentos de gran entusiasmo se produjeron con una lesbiana del grupo Oremi, al expresar que el único instante en que se había sentido discriminada en su vida fue cuando le negaron la entrada a la Universidad, hace años por su orientación sexual, y ahora se siente feliz de ser maestra en una escuela de niños con problemas de conducta; y cuando una activista trans recalcó que “aunque es difícil, sí se puede”, al contar su experiencia de estudios de medicina en el Instituto Superior de Ciencias Médicas, donde se graduó con Diploma de Oro y vestida de mujer.

Aunque no es la primera vez que las redes debaten de conjunto sus problemas, fue la primera vez que se convocaron expresamente para analizarse por dentro, con el interés de conformar estrategias de futuro en ese sentido. El espíritu del encuentro fue expuesto por un activista al decir que “cuando nos unamos todos y superemos las etiquetas, es que ganaremos la batalla”, abogando por un “activismo hacia adentro”, para que los miembros de las redes sean capaces de superar sus propios prejuicios.

Bookmark and Share