Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado Trans / Ecuador / Articles / Ecuador: Una mujer saludablemente reñida con las ideas que reinan sobre el género
Cargando el mapa ...

Facebook

Ecuador: Una mujer saludablemente reñida con las ideas que reinan sobre el género

in ECUADOR, 29/03/2012

Diane Rodríguez tiene 29 años y es la presidenta de la Asociación Silueta X. Trabaja con 17 grupos de transexuales y transgéneros que funcionan en 25 cantones de la provincia del Guayas.

 Fuente: SiluetaX

Diane Rodríguez tiene 29 años y es la presidenta de la Asociación Silueta X. Trabaja con 17 grupos de transexuales y transgéneros que funcionan en 25 cantones de la provincia del Guayas.

Todo empezó con una capacitación en gestión empresarial que, junto con cuatro amigas, dio en el 2007. Diane envió este proyecto a un concurso y recibió un fondo del Banco Mundial.

En Babahoyo, por ejemplo, agarró las sillas de la peluquería, las colocaron en un parque y empezaron a repartir folletos sobre identidad de género y derechos para la comunidad.

De cabello oscuro, rizado y discurso rápido y sostenido, aún recuerda cuando en el subcentro de salud ETS número uno, los médicos recetaban a las transexuales y transgéneros, solo de oídos, porque nadie quería tocarlas.

“Me acerqué a explicarles esta situación a los directores del área y desde entonces las compañeras acuden al subcentro y son revisadas... yo misma lo he comprobado”, recuerda Diane, y se detiene a saludar a otra líder de Silueta X que viene desde Babahoyo.

“Fui al subcentro hace poco y le dije al doctor: tengo una enfermedad venérea, lo que no era cierto, pero quería comprobar si ellos habían cambiado su actitud hacia las compañeras que van en esas condiciones a recibir atención y, en efecto, hablar con los directivos del programa de sida sirvió para que cambie el servicio”.

Diane mantuvo su apariencia masculina hasta los 25, pero se sintió mujer “desde siempre”. Consciente de que cuando la voz y la apariencia no coinciden en el reino de lo establecido hay problemas, ha fomentado el desarrollo de empresas independientes, como peluquerías, restaurantes y cibers, que alejan a las trans de lo que podría ser su destino: la pista, como le llaman a la calle, donde se ocupan, poniéndole precio a los placeres de otros.

Setenta y cinco trans se inscribieron en el proceso de capacitación y 37 terminaron el de aprendizaje. ¿Cómo financian los proyectos cuando los bancos se niegan a darle el dinero a estas mujeres, que en muchas ocasiones no son aceptadas en los trabajos y no tienen historia crediticia?

Ellas han recibido financiamiento del Banco de Miro, otras prestan a “chulqueros”, y algunas, incluso, reunen lo que necesitan para sus microempresas a través de la prostitución. “¿Qué pasa cuando en la escuela no te dejan vestirte como una mujer, cuando tus padres te rechazan y tú necesitas comprensión porque eres un adolescente que se siente mujer?”, se pregunta indignada Diane.

Hasta la casa donde funciona Silueta X, ubicada junto a la Zona Rosa de Guayaquil, llegan jóvenes desesperados porque sus madres los llevan donde psicólogos que les piden “comportarse como hombres” y les exhortan a creer en la creación de hombres y mujeres, concebida por Dios.

“Hay quienes aceptan su rol de género, una construcción rígida que da la sociedad y hay quienes decidimos no hacerlo”, asegura.

“Yo no acepté esa construcción rígida de la identidad masculina, tengo un novio y vivo como una mujer”, comenta, tajante, Diane, mientras recoge un mechón de su frente.

No descarta participar en la política, tratando de desdibujar los prejuicios que rodean a las trasn por sus decisiones, recordando la reflexión del novelista argentino Manuel Puig: darle aquel peso moral al sexo, es un crimen cometido por un patriarca que deseaba controlar a la mujer.

Bookmark and Share