Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / África / Botswana / Articles / Derechos LGBTI en el Examen Periódico Universal: Botsuana
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA Programmes Officer Stephen Barris, ILGA Programmes Officer
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Francés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

Alice Mogwe and Caine Youngman in Geneva
Derechos LGBTI en el Examen Periódico Universal: Botsuana

in BOTSWANA, 11/02/2013

En enero de 2013 la 15ª sesión del Examen Periódico Universal (en adelante, EPU) revisó a Botsuana junto a otros 13 países. Los informes de las ONG’s habían sido remitidos, como es obligado, siete meses antes de la sesión de revisión. Caine Jason Kaene Youngman, un fiel miembro de LEGABIBO (Lesbianas, Gays y Bisexuales de Botsuana), miembro de ILGA desde 2005, asistió a la sesión. Entrevista realizada por Patricia Curzi.

Caine es un activista pro-derechos humanos centrado sobre todo en los derechos de las personas LGTBI. Trabajó haciendo prácticas en el Departamento de Servicios Sociales del Gobierno de Botsuana en 2009 y después pasó 3 meses en 2012 en la Unidad de Investigación Aplicada en el Ministerio de Administración Local. En Septiembre de 2010 se unió a la Red de Botsuana para la Ética, la Ley y el VIH/SIDA BONELA, una ONG local donde trabajó con varias organizaciones que defienden los derechos de las mujeres, los niños, trabajadores/as del sexo y presos/as.

Botsuana ya pasó el examen en el primer ciclo del EPU en 2008. Esta era la segunda ocasión en que su Gobierno se sometía a la revisión del EPU. ¿Qué utilidad tuvo el primer examen de 2008 a la hora de avanzar en los derechos LGTBI?
El examen de 2008 no resultó de gran utilidad para nosotros directamente. No hicimos un gran seguimiento de él. Indirectamente, sí que fue útil ya que el Gobierno de Botsuana tomó conciencia de que todo el mundo estaba observando cómo Botsuana manejaba los asuntos relativos a los derechos LGTBI. Esto ocurrió justo después de que la inscripción de LEGABIBO fuera denegada en 2007.

El Informe de las ONG’s para el EPU de 2012 es el resultado de un trabajo en el que se han implicado diferentes ONG’s de la sociedad civil. ¿No temes que las reivindicaciones LGTBI pasen desapercibidas como un asunto menor y que vuestra voz no sea escuchada?
Las discusiones sobre los temas LGTBI son siempre un asunto candente. No tenemos ninguna duda de que lo LGTBI no será visto como un asunto menor por la presión que estamos aplicando sobre el Gobierno respecto a la solicitud de inscripción de LEGABIBO y a la presión de la comunidad internacional. La coalición ha permitido discutir sobre todos los asuntos con igualdad de oportunidades y con respeto. A pesar de las lealtades propias de cada miembro de la coalición, siempre que se ha discutido sobre el EPU 2012, se han mencionado todos los asuntos. Puede que no siempre con el mismo entusiasmo que habrían puesto los miembros de la coalición correspondientes, pero los asuntos siempre estuvieron encima de la mesa. Las Notas de prensa realizadas hasta la fecha han hecho la misma mención a los asuntos LGTBI como al resto de temas. Nuestra labor de defensa de nuestros derechos siempre se ha dedicado a asegurar que LEGABIBO y su agenda seguían siendo visibles.

¿Hicisteis notar al Gobierno la contradicción entre el homofóbico Código Penal de Botsuana y la Ley que desde 2010 prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de orientación sexual?
Ese es uno de los argumentos de nuestro caso y por el momento seguimos intentando conseguir una legislación nacional igualitaria que sea propicia para las personas LGTBI. En 2011 hicimos referencia a la Ley del Empleo de 2010 durante el pleito que seguimos contra el Gobierno (Caine Youngman contra el Fiscal General de Botsuana). Hemos adoptado una estrategia de “no señalar con el dedo” cuando tratamos con el Gobierno. Aplaudimos todos los movimientos positivos que realizan y al mismo tiempo les animamos a luchar contra una discriminación que se perpetúa en sus leyes. En esto somos implacables.

En 2011 amenazaste con denunciar al Gobierno si no cambiaba el Código Penal, que en contra de los que establece la Constitución Nacional, todavía criminaliza las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo. ¿Se ha conseguido crear un debate público en Botsuana sobre este tema?
Para ser claros, empezaré diciendo que la Constitución guarda silencio acerca de la protección de las personas LGTBI mientras que el Código Penal criminaliza las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo. De hecho nuestro trabajo se ha hecho posible por las discusiones sobre los temas LGTBI que han tenido lugar en Botsuana. Antes de 2007, las discusiones sobre la homosexualidad eran inexistentes. Los legisladores y otros miembros de la comunidad se ponían hechos una furia en el momento en que la homosexualidad se ponía encima de la mesa. En 2005, en un taller sobre las Minorías de Botsuana, mucha gente permanecía sentada en discusiones sobre mujeres, el pueblo San o los refugiados, pero abandonaban la sala en cuanto se empezaba a hablar de temas LGTBI. Las cadenas de radio no trataban el tema: ni siquiera nos daban la oportunidad de abordarlo. Los esfuerzos de las cadenas de radio privadas eran vistos con hostilidad. Cuando comenzamos a hacer entrevistas en la radio podíamos pasarnos una hora sin que nadie nos llamara y fuera positivo con nosotros. Era como una broma en la que quien te llama termina insultándote. Fue así durante años y poco a poco el tono de las llamadas cambió y fue equilibrándose. Hasta el rechazo oficial del registro de LEGABIBO, los legisladores se comportaban como si no estuvieran obligados a hablar de la homosexualidad, pero desde que se convirtió en un tema oficial han de responder. También elaboramos algunos artículos para la prensa escrita: teníamos una consulta tipo consultorio sentimental, llamada “El dúo fantástico” que estuvo publicándose seis meses con una periodicidad mensual en el periódico local. Hemos desarrollado actividades públicas como manifestaciones del orgullo y abierto espacios de discusión sin ser atacados. La alusión a la homosexualidad en los medios locales se ha incrementado y no solo se ha extendido su cobertura sino que en los medios controlados por el Gobierno, como la televisión estatal, se hizo un seguimiento del caso que tenemos contra el Gobierno en 2011. Se trata de la misma televisión nacional que rechazó emitir un anuncio sobre el VIH/SIDA tan solo porque aparecían una pareja de gays y una de lesbianas. El anunció hacía un llamamiento a la inclusión de todos los miembros de la sociedad de cara a conseguir el objetivo de cero infecciones para 2015. El periódico del Gobierno también ha cubierto temas LGTBI. LEGABIBIO ha recibido numerosas invitaciones de instituciones como la Iglesia Anglicana, la Facultad de Medicina de la Universidad de Botsuana, la Brigade Institution, la Sección Masculina y varias más. Hemos sido incluso invitados por el Comité Parlamentario para el VIH/SIDA. Esto indica que se está creando una base más cómoda gracias a nuestro Trabajo.

¿Resultó útil a tu modo de ver el hecho de estar presente en el diálogo interactivo celebrado entre Botsuana y otros países en Ginebra?
Fue un gran momento formar parte de ello. Nos proporcionó tanto a mi, como a mi organización y a nuestra coalición y patrocinador, ILGA, la oportunidad de interactuar con distintas misiones diplomáticas y otros miembros de la sociedad civil. Les informamos y charlamos con ellos. Este evento también obligó a la delegación del Gobierno de Botsuana a asistir y dar a los diplomáticos y miembros de la sociedad civil la posibilidad de preguntar al Gobierno antes de la sesión de revisión. Es importante resaltar que la mayoría del trabajo de base se había realizado muchos meses antes del examen, tanto en Botsuana como en Ginebra, a lo largo del 2012. Para mi este momento fue crucial ya que ponía cara a los asuntos que otras misiones habían planteado a Botsuana. Aseguraba que las recomendaciones no se habían hecho en nombre de una comunidad inexistente sino a desde una comunidad bien real. Después de las recomendaciones hechas por varios países a Botsuana en nombre de las personas LGTBI, se hizo un seguimiento para mostrar nuestra gratitud por parte de LEGABIBO e ILGA a 7 de los 9 países: todos ellos agradecieron el gesto.

¿Si tuvieras que quedarte a nivel personal con una sola experiencia referida al EPU, con cuál te quedarías?
Estar cara a cara con el Gobierno, interactuar con diplomáticos de otros países, estar allí en Naciones Unidas hablando de nuestras cosas, de nuestra lucha, es una experiencia poderosa que siempre recordaré. Al menos nos dio la oportunidad de interactuar con nuestro Gobierno tanto a nivel oficial como más allá. Acceder a nuestros legisladores, ya de vuelta en casa, es un reto por tanto fue una gran oportunidad encontrarme con ellos aquí y comunicarles las mismas preocupaciones de las que les hablamos en casa pero en esta ocasión en un contexto internacional. Ginebra es una ciudad preciosa con un buen sistema de transporte público. Personalmente, Patrizia de ILGA hizo muy fácil mi estancia en Ginebra. Siempre estuvo ahí para echarme una mano. También mis compañeros de la coalición fueron muy flexibles y siempre estuvieron dispuestos a ayudarme.

Más información

Botsuana frente al Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la Criminalización de la Homosexualidad
28/01/2013

Entrevista a la Sra. Dª Alice Mogwe, Directora Ejecutiva de Ditswhanelo, que fue invitada por EPU Info para hablar en nuestra sesión previa sobre Botsuana el 29 de noviembre. Ella nos explica en el video cómo su implicación ha servido para avanzar en los derechos humanos en Botsuana

El EPU comenzó en 2006 en la ONU y es una nueva herramienta sobre la situación actual de los derechos humanos. La primera ronda para todos los países terminó en 2011 y la segunda comenzó en Junio de 2012, donde se planteó la revisión de 42 países cada año, con lo que todos los países serán revisados en cuatro años y medio.

Las revisiones se desarrollan en 5 fases: Informes, diálogo interactivo con Estados miembros, aceptación de las recomendaciones, aceptación formal del Informe con todas sus recomendaciones y finalmente implementación y supervisión. Los procesos correspondientes implican a Estados, ONG’s nacionales e internacionales instituciones nacionales de derechos humanos y otros partícipes.

En enero de 2013 la 15ª sesión del EPU revise a Botsuana y a otros 13 países. Los informes de las ONG’s se habían remitido, como es obligado, siete meses antes de la session.

Otras entrevistas a activistas LGTB sobre sus experiencias en el EPU

Para las versiones en Inglés, Francés y Portugués, por favor pincha sobre el icono del idioma en la esquina superior izquierda de la pantalla

Traducción: David Montero
 

Bookmark and Share