Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Argentina / Articles / Los caminos de la libertad
Cargando el mapa ...

Facebook

Etiquetado con: premio ilga
Foto: Sebastián Freire
Los caminos de la libertad

in ARGENTINA, 13/12/2012

Los dos viajaron veinte horas y no pasaron 24 en Estocolmo, una ciudad en la que apenas ha dejado de nevar en esta semana aun cuando los 450 delegados de 100 países distintos hayan aportado algo de calor.

El vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, y el senador del mismo país, Aníbal Fernández, vinieron especialmente a la Conferencia Mundial de Ilga para recibir, en nombre de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el premio que este año se entrega por primera vez a una personalidad destacada por su apoyo y su compromiso a las luchas y los derechos de las personas LGBTI. Como latinoamericana, Gloria Careaga, secretaria general de Ilga junto a Renato Sabattini, dijo estar tan orgullosa como emocionada por haber podido entregar esa distinción a otra latinoamericana. “Porque estamos muy acostumbrados y acostumbradas a mirar al norte, a los países centrales. De ahí venían los avances. Por eso cuando el embajador de Argentina en Naciones Unidas nos pidió a los activistas hace dos años que estuviéramos a su lado mientras hablaba y fundamentaba su posición para que se condene la penalización de la homosexualidad en el mundo, porque el ejemplo esa vez venía de nuestra región”. Y lo cierto es que Argentina ha logrado convertirse en pocos años en uno de esos lugares que en el mapa de Ilga están marcados como lugares seguros: ahí existe el matrimonio para parejas del mismo sexo, hay una ley de identidad de género que es la más progresista del mundo –y sobre esta ley se habló esta semana tanto en Estocolmo, en la voz de Diana Sacayán, Mauro Cabral y abogado Emiliano Litardo, como en Naciones Unidas donde expuso el activista trans Blas RAdi- e incluso extranjeros y extranjeras tienen derecho tanto a casarse como a ser llamados por su nombre verdadero durante su estancia en nuestro país aunque no coincida con el que se anota en el pasaporte.

¿En qué momento y por qué creen que se pudo poner en la agenda política argentina el matrimonio igualitario?
Aníbal Fernández: Con Néstor Kirchner –fallecido ex presidente argentino y esposo de la actual presidenta- lo habíamos conversado, estábamos convencidos que podíamos hacerlo pero lentamente. Y encontramos interlocutores en los activistas de la Comunidad Homosexual Argentina en 2005. Después nos empezamos a reunir con otros grupos, con la Federación (Argentina de Lesbianas, Gays y Trans. Pero ojo que nosotros no hicimos nada, estamos convencidos de que hay derechos intrínsecos de las personas que no se dan ni se quitan, sólo es posible reconocerlos y es lo que hicimos.
Amado Boudou: Fue avanzando de a pequeños pasos. En 2008, con el apoyo de la presidenta, yo firmé la primera resolución para que se le diera la pensión a una pareja de varones convivientes que estaban litigando para ser reconocidos como pareja. Después de 20 años de convivencia, por ser homosexuales, el varón no tenía derecho a nada. Ese fue un paso, reconocer ese derecho para cualquier pareja.

¿Cambió la sociedad argentina después de esa ley?
AF: Creo que cambió poco y mucho. Para los que creían que se venía la hecatombe, no pasó nada. Para quienes exigían el derecho a formar familias, ser reconocidos, el cambio cultural es impresionante. Y además, ya hay cosas que en nuestro país no se pueden argumentar ni decir. Toda la basura que sacaron los conservadores en ese momento va a seguir en el tacho.
AB: Nosotros militamos activamente para que saliera, por eso lo que se logró es que haya grupos que antes estaban excluídos que ahora se sienten amparados bajo el paraguas del Estado. La ley de matrimonio civil salió en 2010 y este mismo año se sancionó la ley de identidad de género, una ley que pone un techo alto para el reconocimiento de la identidad.

A.F: Es que esa ley la teníamos mucho más trabajada, desde antes del matrimonio, porque resultaba mucho más simple de sacar.

¿Por qué?
AF: Porque de lo que estamos hablando es de una opción de género, de una cosa intrínseca de cada persona, nadie se puede meter en eso. Era una ley para un universo muy definido que había sufrido discriminación, dolor e incluso muerte.
AB: Es que debería ser incluso previo. Porque primero se resuelve el género y después se puede pensar en casarse
AF: Es que el matrimonio va contra formatos y caparazones muy difíciles de romper. Pero una vez que salió el matrimonio, no perdimos ni un minuto. Lo que decíamos parecía muy fácil de comprender.

Sin embargo esta ley es muy avanzada, protege la salud integral de las personas trans, ofrece tratamientos quirúrgicos u hormonales a quienes los necesitan y no requiere ni diagnóstico (patologizante) ni adecuación genital para el cambio registral.
AB: Bueno, las mayorías también tienen derechos y eso no es tan revolucionario.
AF: Es que podemos habernos atrasado con la ley pero no podíamos sacar una ley atrasada.

¿Qué peso tuvo la voz de las personas trans en esta ley?
AF: ¡Mucho! Nosotros trabajamos los proyectos con las organizaciones; acá nunca nadie se enteró por el boletín oficial. Todos sabían de qué se trataba y no hubo ningún genio de escritorio, al contrario. Discutimos cada paso en libertad.
Amado: Sin la participación de los grupos estas leyes no hubieran salido. Son leyes tan democráticas como democráticamente construidas.

Una de las preocupaciones de esta Conferencia es por la vida de las personas que viven en países donde se penaliza la homosexualidad de manera expresa como en Uganda o en Rusia por ejemplo. ¿Qué puede hacer Argentina para presionar a estos países y que se termine esa represión?
AF: Que no quede ninguna duda de que la presidenta argentina está en contra de cualquier penalización de las distintas maneras de ser y relacionarse. Eso es claro. Lo que podamos hacer lo vamos a hacer en el ámbito internacional. Respetamos la soberanía de los países, pero nuestra posición es muy clara.

Bookmark and Share