Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado Trans / Argentina / Articles / La producción de la no violencia
Cargando el mapa ...

Facebook

Etiquetado con: no violencia
Foto: Sebastián Freire
La producción de la no violencia

in ARGENTINA, 13/12/2012

Abogado y activista, en ese o en otro orden, Emiliano Litardo jugó un papel central en la redacción del proyecto más abarcativo de la Ley de Identidad de Género, que se terminó imponiendo en Argentina para ser aprobado por mayoría y lograr la legislación más amplia en derechos para las personas trans*.

También participó activamente del Frente Nacional por la Ley de Identidad de Género, unión de organizaciones y activistas independientes que fue una de las mayores fuerzas detrás de la victoria que significó esta ley. Su ponencia durante la Preconferencia trans tuvo un título elocuente: “La producción de la no violencia: poder, resistencias y derecho en el contexto de la Ley de Identidad de Género en Argentina.”

“La ley 26743 implica una transformación para el Estado hacia el reconocimiento político legal de las identidades y corporalidades trans*. Este cambio, que se ha logrado por y a través de la praxis del activismo trans* argentino y de sus alianzas políticas. La ley sancionada, reubica el poder constituyente del discurso médico-legal que, durante largo tiempo, operó en la construcción de situaciones de vulnerabilidad para las subjetividades trans* en el marco de las habilitaciones o clausuras al reconocimiento del derecho a la identidad de género” sostuvo Litardo sobre la importancia de la Ley de Identidad de género.

En relación con los antecedentes de violencia institucional del Estado Argentino, señaló: “La violencia institucional puede ser resistida a través de prácticas no violentas activas. En Argentina el colectivo de personas trans* ha sido históricamente lesionado en sus derechos políticos y sociales. Durante muchos años el Estado oprimió sus identidades de diversas maneras (criminalizando, patologizando, judicializando, estigmatizando, genitalizando, subalternizando culturalmente). Como dice Lohana Berkins, el Estado mediante sus instituciones tuvo tolerancia cero para las personas trans*. La violencia institucional supuso un alto costo para las personas trans* respecto a sus proyectos políticos de autonomía. El crimen de odio es constitutivo de este tipo de violencias porque si el Estado desconoce policitidad a las experiencias trans*, las corre como posibilidad real de existencia, tal constante expulsión institucional repercute en la acción de otros actores sociales, que terminan por reproducir, reafirmar, y condenar sus identidades. El odio de esta manera puede propagarse y extenderse. La violencia institucional contribuye al odio.”


Emiliano Litardo (foto: Sebastián Freire)

Con cita a bibliografía imprescindible como La gesta del nombre propio y Cumbia, Copeteo y Lágrimas, de 2005 y 2006 respectivamente, ambos informes realizados por la activista travesti Lohana Berkins y la antropóloga Josefina Fernández, como también al Informe de crímenes de odio editado por la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), la detallada exposición de Litardo hizo una reconstrucción de la discriminación, la persecución y los crímenes de odio dentro contra la comunidad travesti, transexual y transgénero, al mismo tiempo que elaboró un desmontaje exhaustivo del “poder médico”, y su consecuente patologización de la comunidad trans, como de la “transjudicialización” o cómo “las prácticas judiciales hacia la transgeneridad se caracterizaban por asumir lógicas retóricas, burocráticas y violentas; los marcos judiciales seguían los efectos colonizadores de las diferencias genéricas.”

Bookmark and Share