Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado Trans / Sweden / Articles / Segundo Foro Mundial Intersex
Cargando el mapa ...

Facebook

Etiquetado con: foro interesex
Hiker Chiu (reproducción de Sebastián Freire de una fotografía de Del LaGrace Volcano)
Segundo Foro Mundial Intersex

in SWEDEN, 11/12/2012

Crónica de Marta Dillon para el Blog de la Conferencia Mundial de ILGA

 Fue algo que ella dijo cuando decidió terminar con una relación de diez años. Ella era su novia, sabía de qué hablaba. Al menos eso es lo que Hiker Chiu asumió: “Sos demasiado masculina para mí”, escuchó esta taiwanesa menuda -que ahora mismo participa del Segundo Foro Intersex– y la frase le hizo eco en el cuerpo. “Nunca le pregunté a qué se refería porque para mí era claro en ese momento. Estaba hablando de mi cuerpo, no de una actitud ni siquiera una manera de presentarme ante el mundo. Tenía que ver con mi cuerpo”. No importa si era verdad o no, Hiker necesitaba que la sacudieran un poco, que la obligaran a revisar esa historia que, como suele suceder en los recorridos de las personas intersex, pretendía tanto contarse como ocultarse en las páginas de una historia clínica. “Me habían operado a los seis años. No tengo más recuerdo de eso que los días en el hospital y la gente a mi alrededor diciéndome que tenía que ser fuerte”.

Hiker tradujo a su modo ese mandato de “ser fuerte”: lo convirtió en silencio, en la aceptación sin cuestionamiento del género femenino que su papá y su mamá eligieron, una “identidad” como lesbiana que le quedó bastante cómoda durante la mayor parte de su vida. Pero desde aquella ruptura nada volvió a ser lo mismo y ahora Hiker lo agradece. Aunque pasaron cuatro años enteros desde la primera llamada a revisar su historia y la primera vez que escuchó la palabra “intersex”. Fue a través de una película argentina, XXY, de Lucía Puenzo, exhibida en Taiwan como en buena parte del mundo, que ella supo de qué se trataba la I de la sigla que incluye a quienes en mayor o menor medida se escapan de la norma heterosexual. “Yo no sabía nada ni siquiera de la combinación de cromosomas. Pero una vez que tuve la palabra, internet me acercó a otras personas intersex y fue algo muy parecido a la liberación”.

Un abrazo al movimiento intersex

“Fui criada y educada como una mujer. Pero me siento fuera de ese orden. Por lo menos puedo decir que estoy más en el medio, que tengo un poco y un poco”, dice Hiker y entrega como un regalo una postal en la que se la puede ver portando un cartel que dice ‘un abrazo global y gratis al movimiento intersex mundial’ en medio del bullicio de una de las cuatro marchas del orgullo lgbtiq que suceden cada año en Taiwan. Con los brazos tendidos para el abrazo se la puede ver –y el “la”, las marcas de género que exige el idioma español ya exige una disculpa; porque podría haber usado la “x” o el asterisco, pero no se usó antes en este blog- en una foto que le tomó Del LaGrace Volcano durante el primer foro intersex en Bruselas, cuando 24 activistas del mundo se reunieron por primera vez y firmaron un documento común en que se resaltan tres acuerdos básicos: poner punto final a las prácticas mutilantes y normalizadoras, incluyendo el infanticidio y el aborto selectivo (con causa intersex), que el consentimiento informado de las personas intersex sea el requisito previo e inobjetable de cualquier práctica médica y crear contextos de contención y celebración de las identidades intersex.
Hiker está feliz de encontrarse otro vez en un foro con personas intersex del mundo. “Siempre está bueno juntarse aunque no puedo evitar sentir cuánto dolor se vibra entre nosotros. Yo no me defino desde el dolor, pero es como un rumor, una corriente que necesita sanarse”. Su voz, su manera de buscar la palabra justa en un inglés que ajeno tanto para Hiker como para quien esto escribe, las imágenes que ofrece como regalo; todo eso parece tener alguna potencia sanadora. “Me gustaría que hubiera alguien más ‘amarillo’, como yo. Eso también es parte de mi identidad y la experiencia de ser intersex en Taiwan o China es bien diferente a la de quienes nacieron en otras partes del mundo”. Algo así podrían haber dicho otras personas, de hecho desde América Latina llegó sólo una persona becada por la organización de la Conferencia Mundial de Ilga. Pero es en este ámbito y no en otro donde este foro cerrado se produce, por segunda vez, con las dificultades de experiencias tan diversas pero con la voluntad expresa de que deje de contarse la historia de las personas intersex a través de las páginas de una historia clínica. Y que ese dolor que siente Hiken se traduzca de una vez en una celebración de la multiplicidad de la experiencia humana que nos atraviesa a todos y a todas.

Bookmark and Share