Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado Trans / Sweden / Articles / Preconferencia Trans: una revolución en curso
Cargando el mapa ...

Facebook

Etiquetado con: conferencia mundial 2012
Preconferencia Trans: una revolución en curso

in SWEDEN, 10/12/2012

Fue una paradoja la que abrió la Preconferencia Trans esta mañana en ABF, sede del evento: en el mismo país donde el promedio de vida de una persona trans es de 35 años, donde el 84 por ciento del colectivo trans no llega nunca a la educación secundaria; en ese país, Argentina, rige la ley de identidad de género más avanzada del mundo.

Una ley que no pide más que la voluntad autónoma de una persona para que el Estado reconozca su identidad de género y ponga a disposición de cada quién sus herramientas para que esa identidad de género se exprese mediante los procesos que cada persona requiera: cirugía, tratamientos hormonales, asistencia psicológica; o ninguna de estas cosas. ¿Cómo es posible? “Hay una historia de nuestro movimiento que se dio fundamentalmente en los últimos 20 años, desde la exclusión y la marginalidad hasta imponer nuestros saberes”, dijo Diana Sacayán, representante argentina y líder del Movimiento Antidiscriminatorio por la Liberación. “Pusimos el derecho humano a la identidad en el centro de nuestro discurso y dejamos de hablar el idioma de la medicina.”, dijo Mauro Cabral, investigador argentino y co director de GATE. Y es que ese discurso es central en Argentina, el país que después de haber padecido un genocidio en la década del 70 a manos de la última dictadura militar; consiguió que se incluya el derecho a la identidad como un derecho humano en las Naciones Unidas a partir de la lucha de la organización Abuelas de Plaza de Mayo por la recuperación de la identidad de los niños y niñas robados como botín de guerra durante aquellos años sangrientos. “No sabemos si otros países serán tan sensibles al valor del derecho a la identidad, al discurso de los derechos humanos. Pero lo que nosotros y nosotras tenemos que saber es que si esta ley existe en Argentina puede existir en otros lugares del mundo. Y que imponer nuestros derechos desde una perspectiva de los derechos humanos es fundamental porque como dice el viejo dicho feminista, ‘con las herramientas del amo, no desarmaremos su casa’”.

“Tenemos derecho”

Mauro Cabral

Mauro Cabral

“Fue a principios de los años 90 cuando nuestro movimiento, en principio el colectivo travesti, empezó a reunirse con una pregunta muy básica sobre la mesa: ¿cuál es el derecho de nuestros cuerpos a circular en la vía pública?”, relató Diana Sacayán. Esa pregunta tenía que ver con que en ese entonces cualquier persona trans podía ser detenida sólo por el hecho de serlo. Y una vez encarcelada, podía ser golpeada o torturada con total impunidad. Pero una vez contestada la primera pregunta, en años donde las travestis y transexuales comenzaron a manifestarse en la calle codo a codo con organismos de derechos humanos, otros pasos se fueron dando: “El reconocimiento de la personería jurídica de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT) –dirigida por Lohana Berkins-, la creación de la primera cooperativa de trabajo de personas trans, la primera revista hecha y dirigida por personas trans –EL TEJE-, el reconocimiento de nuestros nombres en reparticiones del Estado, universidades y centros de salud. Nos fuimos empoderando y eso permitió que la ley que hoy tenemos haya sido la que nosotros y nosotras queríamos y no la que se pretendía imponer”.

Otras herramientas

Diana Sacayán

Diana Sacayán 

 

“¡Sí!”, se escuchó decir a la sueca María Sundin mientras Mauro Cabral explicaba por qué la ley de identidad de género argentina es revolucionaria: es que esta activista trans sabe de qué se trata la dificultad para acceder a la salud a los tratamientos necesarios para poder expresar la identidad de género autopercibida, la única identidad posible por definición. Y ese acceso es parte de la revolución de la que hablaron hoy Mauro Cabral y Diana Sacayán: nada más que la voluntad autónoma de una persona se necesita para que el Estado modifique sus datos registrales. Nada más que el consentimiento informado se requiere para que cualquier persona acceda a una cirugía total o parcial o a un tratamiento hormonal. Y estos tratamientos o intervenciones, además, deben ser cubiertos por la salud pública o por las obras sociales sin costos adicionales. Aun cuando todavía se necesiten poner en práctica políticas públicas para que la ley se difunda y ponga en práctica otras herramientas –acceso al trabajo, a la educación, a la vivienda-; la ley argentina pone un parámetro para las leyes que se buscan en el mundo entero. Y si existe en el sur del mundo puede existir en cualquier otro punto cardinal. Con esa esperanza se abrió la preconferencia trans en un momento en el que también empieza a discutirse la modificación de textos fundamentales para la despatologización trans –como el DSM V- y mientras en los corazones y en la memoria estuvieron los nombres de aquellos y aquellas que pusieron el cuerpo en la lucha para que esta ley exista: Nadia Echazú y Claudia Pía Baudracco, entre ellas.

 

 

Bookmark and Share