Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Norte América / United States / Articles / Expectativa por posturas sobre el Matrimonio Igualitario en debate presidencial en los Estados Unidos
Cargando el mapa ...

Facebook

Expectativa por posturas sobre el Matrimonio Igualitario en debate presidencial en los Estados Unidos

in UNITED STATES, 03/10/2012

El debate presidencial podría ser la primera oportunidad para que el presidente Obama y el candidato presidencial republicano Mitt Romney, planteen sus posturas frente al matrimonio igualitario en una campaña en la que los temas LGBT han figurado menos que en elecciones anteriores.

El debate - el primero de una serie de tres para los candidatos- tendrá lugar este miércoles en la Universidad de Denver. Se extenderá por 90 minutos y estará dividido en seis segmentos de 15 minutos cada uno. Los tres primeros estarán dedicados exclusivamente a la economía y los restantes abarcarán sanidad, temas sociales y gobernabilidad. Los temas LGBT y el matrimonio se tocarían en los segmentos finales.

Se desconoce si Jim Lehrer, moderador del debate, va a hacer una pregunta sobre los derechos LGBT o el matrimonio igualitario. Sin embargo se da por descontado que cualquier referencia a estos temas podría dar una oportunidad para que Obama, quien apoyó el matrimonio homosexual en mayo, pueda atacar a Romney no sólo por oponerse a los derechos de matrimonio para parejas del mismo sexo, sino también por su apoyo a una enmienda constitucional que prohibiría al matrimonio del mismo sexo en Estados Unidos.

Evan Wolfson, presidente de Freedom to Marry (Libertad para casarse), dijo que si  se le llegara a preguntar sobre el tema a los candidatos durante el debate,  le gustaría escuchar a Obama "repetir la misma explicación personal cordial" que ofreció en mayo cuando anunció que decidió su apoyo a la igualdad en el matrimonio.

"Y me gustaría que señalara que así como antes fue un error negar a las parejas de distintas razas - al igual que sus padres - la libertad de contraer matrimonio, es equivocado excluir a las parejas del mismo sexo de comprometerse en matrimonio y de su libertad para casarse conforme a la ley ", dijo Wolfson.

A pesar de que el matrimonio estará en la boleta electoral en cuatro estados y persisten varios juicios pendientes ante la Corte Suprema que anularían la "Defensa del Matrimonio" y la "Proposición 8" de California, ambos candidatos se han mantenido prácticamente en silencio sobre el matrimonio y otras cuestiones sociales y se han centrado más en el economía y la seguridad nacional.

Crosby Burns, investigador sobre temas LGBT del Center for American Progress, dijo que las diferentes opiniones de los dos candidatos sobre el matrimonio "no podrían ser más marcadas."

"Tenemos a Mitt Romney, que apoya una Enmienda Federal del Matrimonio, que definiría el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer", dijo Burns. "Y Barack Obama, por otro lado, como usted sabe ha salido en mayo en favor de la igualdad en el matrimonio. Si se le hace  una pregunta en el debate de Denver, espero que reitere su apoyo incondicional".

Pero Dan Pinello, quien es gay y politólogo de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, anticipa que si a los candidatos se les hace una pregunta sobre el matrimonio durante el debate, se darían "respuestas muy tibias" porque ni Obama ni Romney ven beneficios políticos en potenciar el tema del matrimonio igualitario.

"Si Jim Lehrer dice algo al respecto, creo que Mitt Romney dirá que es una cuestión que los Estados tienen que decidir, ningún presidente tendrá autoridad sobre el tema, sino que será una cuestión de cada estado", dijo Pinello. "Creo que Barack Obama, si se ve obligado a hacerle frente, va a decir lo que ha dicho antes: es una cuestión personal ... lo que dijo hace unos meses. Pero van a tratar de esquivar el tema tanto como les sea posible. "

Las circunstancias eran muy diferentes en el pasado reciente. Sólo dos elecciones presidenciales atrás, cuando el senador John Kerry (demócrata por Massachusetts) estaba en campaña contra el entonces presidente George W. Bush por la Casa Blanca, el tema del matrimonio era una piedra angular de la campaña republicana en momentos en que 13 enmiendas al matrimonio estaban en la boleta electoral en los estados en todo el país.

En  2004 en el discurso del Estado de la Unión, Bush dijo que el país "tiene que defender la santidad del matrimonio", haciendo pasar una Enmienda Federal del Matrimonio para evitar que los "jueces activistas"  instituyeran el matrimonio homosexual en sus estados. Consultado sobre el tema en la campaña electoral, Kerry incómodamente diría que creía que el matrimonio era entre un hombre y una mujer, pero en desacuerdo con que ello figure en la Constitución de los EE.UU.

Cuatro años más tarde, la cuestión de los matrimonios homosexuales fue menos prominente en la contienda entre Obama, candidato demócrata y el entonces candidato republicano John McCain. Surgió durante un foro organizado por el pastor Rick Warren en la Iglesia de Saddleback en California, cuando McCain dijo que creía que el matrimonio debería dejarse en manos de los estados, pero que apoyaría una enmienda constitucional para prohibir el matrimonio homosexual si su estado natal de Arizona se viera obligado a reconocerlo. Obama también dijo que creía que el matrimonio es entre un hombre y una mujer porque "Dios está en la mezcla" - una opinión que ha cambiado desde entonces - cuando se negó a apoyar una Enmienda Federal del Matrimonio.

Pinello atribuyó el cambio en la importancia de la cuestión de los matrimonios del mismo sexo al cambio de la opinión pública, diciendo que hace ocho años la gente estaba "muy" en contra de la igualdad del matrimonio, pero hoy una moderada mayoría del público estadounidense lo admite.

"Los demócratas no quieren dar energía a los conservadores para ir a las urnas, y Romney no quiere apagar a los moderados por parecer demasiado duro con los temas sociales", dijo Pinello.

Las encuestas muestran un cambio en la postura sobre el matrimonio homosexual en el transcurso de los últimos ciclos electorales. Un informe publicado en abril por el Centro de Investigación Pew indica una evolución creciente de la opinión pública. En 2004, el 60 por ciento del público estadounidense se oponía al matrimonio homosexual mientras que el 31 por ciento lo apoyaba. Estas cifras cambiaron en el 2008 de un 51 por ciento en contra y un 39 por ciento lo apoya. Este año, según el informe los números habrían cambiado: el 47 por ciento de la gente ve bien la igualdad del matrimonio, mientras que el 43 por ciento se opone.

La semana pasada, la discusión de los temas LGBT en el lado republicano ha venido de Romney, pero desde su número 2 en la boleta: El candidato republicano a la vicepresidencia, Paul Ryan. En una entrevista el fin de semana con la afiliada de ABC WPTV en Florida, Ryan dijo cuando se le preguntó si él cree que los militares deben volver a la política de "no preguntar, no decir", dijo que la ley no debe ser revertida y agregó que "este problema está más allá de nosotros. "

"Hablé con un montón de buenos amigos míos que son líderes de combate en el teatro de operaciones, y simplemente no creo que fue el momento correcto para hacer esto, justo cuando nuestras tropas se encontraban en medio del peligro en e combate", dijo Ryan. "Ahora que ya está hecho, no hay que revertirlo. Creo que sería un paso en la dirección equivocada, porque la gente ya se ha revelado. "

El martes, Ryan reiteró su oposición al matrimonio igualitario, diciendo que el "matrimonio tradicional" es uno de los "valores humanos universales" comunes, a pesar de que el matrimonio homosexual es legal en seis estados y DC y reconocida en 11 países. Ryan alabó a Romney en la Cumbre de Votantes Valores a principios de este mes, como un "defensor del matrimonio".

La excepción a la falta general de discutir temas LGBT se produjo en las convenciones nacionales. En la Convención Nacional Demócrata, los oradores no fueron tímidos a la hora de hablar sobre su apoyo a la igualdad en el matrimonio. Un video destacó el apoyo de Obama, y durante su discurso de aceptación de la nominación de Obama criticó a "los políticos de Washington que quieren decidir quién puede casarse".

Referencias al matrimonio eran más limitadas en la convención republicana, pero el tema estaba a la altura, sobre todo por el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, quien criticó a Obama por su apoyo a "cambiar la definición del matrimonio" sin dejar de identificarse como un cristiano evangélico. En su discurso de aceptación del nombramiento, Romney se comprometió a "honrar la institución del matrimonio".

Burns dijo que el énfasis en el tema del matrimonio en la convención demócrata demuestra que el partido ha crecido para abarcar el tema después de estar incómodo con ello en los últimos años.

"Cada discurso personal que he oído de alguna manera - especialmente entre los líderes- trata de las parejas de gays y lesbianas", dijo Burns. "Si tienes a los dirigentes del partido en la convención pregonando su apoyo a las personas LGBT, creo que es indicativo de las diferencias en nitidas entre elecciones primarias y, ahora tenemos un partido que acepta plenamente la igualdad LGBT en lugar de la tibia aceptación tibia que vi antes. "

Un cambio de juego para las elecciones en términos de matrimonio podría ser el resultado de lo que ocurre con el litigio pendiente ante la Corte Suprema de Justicia desafiando la Proposición 8. En las semanas que quedan antes de las elecciones, los magistrados podrían negarse a escuchar el caso, lo que permitiría que el matrimonio homosexual regrese a California inmediatamente tan pronto como se emita un fallo de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito. Romney, quien ha apoyado la Proposición 8, podría decidir incorporar ese resultado como parte de su campaña.

Pero Pinello predijo que el nivel de atención al matrimonio seguiría siendo el mismo incluso si el matrimonio gay se reanudara en California porque las parejas homosexuales ya están casandose en otros lugares de los Estados Unidos.

"No hay nada nuevo en eso", dijo Pinello. "Está sucediendo en seis o siete otras jurisdicciones en la actualidad. Ya sucedió en California con 18.000 parejas en 2008. Por lo tanto, no hay realmente nada nuevo en eso y no veo que tenga mucho impacto a no ser una cobertura de muy corto plazo".

Bookmark and Share