Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Chile / Articles / Militar gay de Chile relata la discriminación que vivió
Cargando el mapa ...

Facebook

Militar gay de Chile relata la discriminación que vivió

in CHILE, 11/09/2012

En el documento entregado a los tribunales de justicia, el militar da detalles sobre hostigamientos y espionaje que habría sufrido, donde acusa al Ejército de haberlo discriminado por ser homosexual.

 Un relato repleto de detalles sobre hostigamientos y espionaje que habría sufrido, entregó a los tribunales de justicia el suboficial experto en guerra electrónica y criptología que acusa al Ejército de haberlo discriminado por ser homosexual.

La historia está contenida en el texto del recurso de protección presentado en contra del comandante en jefe de la institución castrense, general Juan Miguel Fuente-Alba.

Los jueces de la Corte de Apelaciones de Santiago ya leyeron estos antecedentes y solicitaron un informe al jefe militar antes de resolver si ordenan alguna medida. El ex funcionario pide que terminen los actos de discriminación en su contra y de todos aquellos que integran el Ejército.
Aunque la identidad del protagonista está registrada en el escrito presentado a la justicia, TERRA.cl lo omite pues el día en que los antecedentes fueron entregados en el tribunal, el afectado pidió sólo ser identificado por su nombre de pila: Cristián.

En el documento, el militar en retiro relata en primer lugar su carrera en el área de la guerra electrónica y del espionaje (inteligencia).

Después de describir su trayectoria, el ex uniformado detalla los hechos que considera una vulneración a su integridad física, síquica y de igualdad.

Según la narración, el 7 de septiembre de 2010 el jefe del Estado Mayor de la Primera División de Ejército le ordenó ir a su oficina y allí le informó que en 24 horas debía presentarse en el Regimiento Logístico. Justificó el traslado en un supuesto mal desempeño.

El suboficial conversó con su jefe directo, otro coronel, y manifestó su temor por ser enviado a una unidad donde previamente había intervenido como agente revisor: “Le señalé que me iban a hacer la vida imposible hasta darme de baja. Le di otras alternativas, pero me refutó “No, el General de la División ordenó que te fueras al Regimiento Logístico".

Para argumentar que el cambio carecía de fundamento, el ex militar asegura que durante los trece años que estuvo en el Ejército siempre fue calificado en Lista 1, es decir, entre, los funcionarios sobresalientes.

“Me siguieron y descubrieron mi orientación sexual”

Entonces describe: “Todos me preguntaban la razón y no sabía qué responder. La verdad es que no entendía la razón, solo sospechaba y me dije a mí mismo debe ser por mi condición, por ser homosexual. Posteriormente me enteré que me hicieron seguimientos durante mi tiempo libre y descubrieron mi orientación sexual, fue gente de inteligencia que se entrometió en mi vida privada”.

Más adelante, narra cómo fue su experiencia en su nueva destinación: “Me presenté en la nueva unidad el 8 de septiembre de 2010, a las 16:00 horas aproximadamente, donde fui constantemente humillado. Me mandaron a trabajar en un primer momento, de forma transitoria, a unas oficinas de la "Guerra Electrónica".

A continuación expone:

“El 3 de marzo del 2011 me mandaron a trabajar, como sargento primero de la Compañía de Telecomunicaciones de Combate, en una "oficina", que es un segundo piso donde hay tablas como mesones o escritorio, tuve que preguntar en otras oficinas dentro (sic) si sobraba un computador, una pantalla y sus accesorios y escritorios que me pudieran facilitar, tuve que trasladar personalmente los escritorios que conseguí y los llevé a este espacio Ilamado oficina, que ni siquiera contaba con techo en todas partes. Es decir, fui sometido a un acto de denigración en relación a mis antiguas condiciones de trabajo, lugar en que -además- tenía un baño a 800 metros de distancia, pero tampoco tenía derecho a usarlo sin pedir permiso a la persona que se encuentre en el lugar”.

“Escuché al Capitán hablar con el Coronel”

Después de unos meses en esas labores, el suboficial fue enviado a la Oficina de Relaciones Públicas del Regimiento, pero tal destino se frustró.

“El lunes 5 Diciembre de 2011, aproximadamente a las 9 horas, pasé por el lado fuera de la oficina del Comandante del Regimiento (…) y escuché del pasillo al Capitán (…) hablando con el Coronel, exponiéndole mi situación de homosexualidad, salí de ahí mal, no quise seguir escuchando”.

En otra parte del relato, el ex uniformado cuenta:

“A las 11 horas del mismo día, volví a la dependencia e ingresé a la Oficina de Relaciones Públicas y un Suboficial (…) me dijo que tenía que hablarme, nos dirigimos fuera de la dependencia a conversar y me contó "vino a conversar el Capitán (…) con mi coronel y te dejó por el suelo, pero te dejo mal, muy mal”. Acto seguido me dijo "pero sabes te apoyo, y si fuera así, tú no podrías ser sargento primero de la Compañía de Telecomunicaciones de Combate y tener a cargo 72 personas". Me estaba informando que no podía tener bajo mi responsabilidad en el trabajo 72 personas si yo efectivamente fuese homosexual; luego, al ignorar mi real condición, me dijo "como puede inventar algo así de una persona, hasta a donde ha llegado su maldad (…)”.

“El 12 de diciembre de 2011, el ayudante del Coronel (…) me dijo que me presentara a las 15:00 horas a hablar con él, me presenté en su oficina desde donde salimos a caminar por dentro del Regimiento para conversar más tranquilos, me explicó que, después de hablar de mi condición de homosexualidad el Capitán (…) con el Coronel (…), éste decide no llevarme a trabajar a la Oficina de Relaciones Públicas del Regimiento”.

“Broma del capitán: "Cuidado con salir del clóset”

“Siguiendo con el relato de esta verdadera persecución hacia mi persona por mi condición sexual, relato que el 26 enero 2012, el capitán (…) nos hizo formar a todo el Batallón de Telecomunicaciones para despedirse de todos nosotros, no fue más nuestro Jefe y en una de sus intervenciones, con tono de broma dice “cuidado con salir del closet”. Después de esta formación me dirigí a la oficina del Suboficial (…) a preguntar si había visto la tapa del cameblack que se me había perdido (es un recipiente donde cada militar guarda el agua para beber, como una mochila) porque yo antes había pasado por su oficina, y me dice con una voz irónica y riéndose “¡ah! con la que usted chupa la goma". Desde que (…) contó mi condición sexual, la vida dentro del Ejército para mí fue un martirio, puesto que fui objeto de constantes burlas y discriminaciones, necesité ayuda sicológica desde el año 2010”.

“El 1 de febrero de 2012, con el nuevo jefe, mayor (…) que llegó como jefe del Batallón de Telecomunicaciones, sentí inmediatamente la discriminación (...) me Ilama la atención delante de todo el personal de las 3 compañías con una voz prepotente y altanera, diciéndome “pegue las manos y póngase firme, no lo quiero volver a ver andar sin kepi ¿Qué se cree gerente? Yo que sepa no tengo ni tendré ningún gerente, le recuerdo que seré su comandante de Batallón ¿Sabía usted eso?", luego agrega “cuídese”.

Luego expone que pese a que sus vacaciones comenzaban el 6 de febrero de 2012 lo obligaron a terminar un curso que le hizo perder días de descanso, pues no le permitieron cambiar las fechas del feriado legal.

Entonces pormenoriza otro episodio:

“A partir de la primera semana de marzo empiezo a trabajar en la Sección 2da. del Regimiento Logístico N° 1 "Tocopilla", pero de ahí me hicieron mi trabajo diario una pesadilla, ya que el Jefe Plana Mayor de la Sección 2da. (…) es un déspota que me hace trabajar en exceso y éI nada hace”.

“Saqué a mi hija lo más rápido que pude”

“Además, la Oficial de Inteligencia, mi jefa (…) desde que IIegó a la Sección 2da, el mes de mayo, me trata mal verbalmente, llegando a gritarme en varias ocasiones de forma grosera y con voz altanera y siendo muy humillante me insultó reiteradamente con garabatos”.

“Esta situación hizo crisis el 23 de agosto de 2012, ese día correspondía tarde deportiva, así que yo pedí permiso a la Capitán (…) para ir a buscar a mi hija, porque no tenía con quien dejarla, fui a buscar a mi hija y entramos a mi oficina, pasados unos segundos la niña sale a jugar a fuera de la puerta de mi oficina, minutos más tarde la Capitán (…) entra a mi oficina y gritando me dice "(…) cierra la puerta", me acerco y junto la puerta ya que estaba mi hija a fuera, me grita "Hueón, soy sordo o te así (sic), te dije cierra la cagá de puerta”, todo delante de mi hija y de todos los que estaban ahí. Inmediatamente tomé las Ilaves de mi oficina y salí mirando hacia abajo y cerrando la puerta por fuera, se me cayeron mis lágrimas y saque a mi hija de ahí lo más rápido que pude”.

“A los días siguientes me enteré de la existencia de un instructivo con disposiciones de seguridad para el proceso de selección y acuartelamiento de contingente, de fecha 20 de febrero de 2012, en el cual se ordena excluir a personas que del (sic) Ejército a los homosexuales, lo que me llevó a la conclusión de que la discriminación hacia mi persona por mi condición sexual era amparada y dirigida institucionalmente por el alto mando del Ejército y que nada podía hacer”.

Advertencia: "Ándate y te enviaré a la Fiscalía Militar"

“Para terminar con mi martirio, amparado por la jefatura, decidí entregar una carta bajo firma ante una notaría renunciando aI Ejército de Chile el día Martes 29 de Agosto de 2012, entregándosela al Coronel, quien solo se Iimitó a decirme "esto a mí no me sirve así que Ilévatelo", para concluir “ándate y te enviaré a la Fiscalía Militar”.

“Desde esta fecha me siguen militares, me han ido a buscar prepotentemente a mi consulta de biomagnetismo, mintiendo y dejándome mal con la arrendadora, diciéndole que yo había hecho algo terrible en la Unidad y que no me habían visto hace 2 semanas por eso me buscaban. Posteriormente fueron a otro lugar donde vivía y dijeron que me andaban buscando porque me habían pagado por adelantado y necesitaban que yo les terminara la Terapia de Biomagnetismo. Me siento como prófugo puesto que me ha buscado personal del Ejército, sentía temor de salir a la calle”, concluye el relato de Cristián.

Bookmark and Share