Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
EN

ES
PT
Principal / Articles (WORLD) / Solicitud de Estatus Consultivo en Ecosoc de La ABGLT
Cargando el mapa ...

Colaboradores

ILGA Stephen Barris, ILGA
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

Etiquetado con: ecosoc / abglt
Solicitud de Estatus Consultivo en Ecosoc de La ABGLT

in WORLD, 09/08/2012

Mesa redonda de la ILGA en la 2a session de UNCHR. Beto de Jesus

05/12/2006

Me gustaría agradecer el tener la posibilidad de estar aquí para hablar del ECOSOC y compartir con ustedes y con mis compañeros de mesa los deseos y las preocupaciones de la ABGLT (Asociación Brasileña de Gays, Lesbianas y Transgéneros) en este proceso de postulación a las Naciones Unidas.

 

Es necesario que en ese debate partamos de la premisa de que vivimos en una sociedad en la que la heterosexualidad obligatoria (y tomo prestado este concepto de Judith Butler) está arraigada en nuestras vidas y ejerce sobre ellas una influencia avasalladora. Innumerables procesos heteronormativos (es decir, aquellos que confieren a la heterosexualidad el monopolio de la normalidad) generan e incentivan el menosprecio y la violencia contra aquellas y aquellos que difieren de ese modelo de referencia impuesto. De ahí la respuesta a las anteriores solicitudes de las organizaciones LGTB para obtener el estatus consultivo en ECOSOC.

Estamos inmersos en sistemas que producen sujetos e identidades forzosamente heterosexuales. Basta con observar qué referentes tuvimos en la educación escolar y familiar: únicamente el pensamiento binario que siempre ha presentado al hombre y a la mujer como la única posibilidad de felicidad y de modelo familiar.


Esta matriz binaria refuerza la discriminación y marginación que padecemos siendo lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales e intersexuales. Y aquí es necesario distinguir entre discriminación y marginación.

La discriminación tiene que ver con el trato establecido por las leyes y la marginación es una actitud social y, en último término, una actitud de una persona con respecto a otra: es el fruto de lo que entendemos como prejuicio. Es importante dar prioridad a nuestras acciones de lucha contra la discriminación para así tener más recursos en la lucha contra la marginación. Si las leyes y/o resoluciones no otorgan igualdad de trato, resulta mucho más difícil combatir los prejuicios.

Si las personas LGBT son ciudadanos iguales a los demás (y lo son, ya que pagan impuestos, ayudan a construir sus países, votan...) podrán luchar mejor por su igualdad en otros ámbitos, ya que contarán con un apoyo tan importante como el que supone el sistema legal, teniendo al Estado y/o a los mecanismos de defensa de los derechos humanos respaldándoles. De ahí que más allá de la lucha en nuestros países, avancemos hacia la escena internacional y busquemos el reconocimiento del estatus consultivo en cuestiones sociales y económicas en la ONU, para poder opinar y contribuir a una reflexión en la que la diversidad sea la garantía y el anuncio de una verdadera democracia.

El fin de la discriminación comienza al dialogar con los Estados, mostrándoles las situaciones en que se violan los derechos humanos de las personas LGBT, lo absurdo de dichas situaciones y la necesidad de que las leyes y resoluciones se apliquen por igual a todas las personas.

No queremos derechos especiales, tal y como dijo el Vaticano en sus declaraciones ante el Comité de ONGs. ¡Queremos los mismos derechos, ni más ni menos! Y no queremos que se nos acuse de pedófilos, ya que nuestra organización vela y trabaja por la defensa de los derechos de los niños y adolescentes en nuestro país.

¿Qué caracteriza a estas posturas tan conservadoras?

• La construcción hegemónica del género - refuerzo de una masculinidad dominante (ejercicio del poder)

• El control religioso sobre la vida sexual - Culpa por el ejercicio del derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida sexual.

• Sistemas socioeconómicos – que generan pobreza, migraciones, supervivencia sexual...

Para terminar, estamos aquí para decir que queremos el estatus consultivo en ECOSOC para las organizaciones LGBT y además, que las Naciones Unidas:

• Ayuden a acabar con los obstáculos que limiten o impidan el pleno desarrollo de las personas LGBT,

• Ayuden a garantizar la efectiva participación de nuestra comunidad en la vida política, económica, cultural y social de sus países y finalmente

• Ayuden a fomentar las condiciones necesarias para que la libertad e igualdad de las personas sea real y efectiva.

Muchas gracias por su atención,


Beto de Jesus
ABGLT, Asociación Brasileña De Gays, Lesbianas Y Transgéneros


Traducido del portugués al español por Andrés Barral Pan

 

Bookmark and Share