Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / Latino América Y El Caribe / Colombia / Articles / Promover la perspectiva de Derechos Humanos en los asuntos de orientación sexual o identidad de género
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Inglés)
Women Patricia Curzi, Women's Project Coordinator - ILGA
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

Etiquetado con: consejo de derechos humanos / sogi / onu
Alvaro Enrique Ayala Melendez
Promover la perspectiva de Derechos Humanos en los asuntos de orientación sexual o identidad de género

in COLOMBIA, 17/06/2011

Panel de ILGA ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 7 de junio de 2011, ¨El Consenso creciente de los gobiernos hacia el fin de la criminalización basada en orientación sexual e identidad de género¨. Alvaro Enrique Ayala Melendez, para Sra Alicia Victoria Arango, Embajadora de Colombia

En primer lugar quisiera expresar mi gratitud a ILGA por la organización de este Panel y por invitarme a compartir con ustedes algunas ideas y opiniones sobre la Perspectiva de Derechos Humanos de un asunto tan importante como la violencia contra las personas basada en su orientación sexual o identidad de género.

Bien, ¿por qué es Colombia tan activa en asuntos de orientación sexual en Ginebra? ¿Por qué somos parte del grupo central de delegaciones que promueven la inclusión en el Consejo de Derecho Humanos de una perspectiva de derechos humanos de los asuntos de orientación sexual e identidad de género? ¿Por qué consideramos que una declaración conjunta firmada por 85 estados fue un gran paso en Ginebra?

Hablaré sobre la experiencia Colombiana, luego haré referencia a la situación regional, y finalmente hablaré acerca de la declaración.

Experiencia Nacional

A pesar de los múltiples retos que hemos tenido que enfrentar como país durante los últimos 50 años, tenemos una democracia sólida y un marco legal importante y avanzado que permite a todos los ciudadanos colombianos reclamar sus libertades fundamentales y sus derechos.

En 1940 apareció el primer “grupo gay” en Colombia, este grupo trabajó en la clandestinidad y no fue hasta 1970 que apareció el primer movimiento público y abierto para promover los derecho de la comunidad LGBT en Colombia.

En 1981 Colombia dio un gran paso con la reforma del código penal que eliminaba la homosexualidad como delito.

Esta reforma del código penal trajo un momentum especial que permitió la conformación de varias organizaciones de la sociedad civil dedicadas a los reclamos de derechos de la comunidad LGBT en Colombia.

En 1991 Colombia adoptó una nueva Constitución que reconoce los derechos humanos existentes, crea un Tribunal Constitucional, y ofrece a los ciudadanos un instrumento (acción de tutela) para demandar ante las autoridades judiciales respeto por sus derechos fundamentales.

Desde 1991, con las nuevas disposiciones constitucionales, muchos ciudadanos colombianos y organizaciones de la sociedad civil, comenzaron a reclamar ante el Tribunal Constitucional su derecho a no ser discriminados por razón de su orientación sexual o identidad de género.

En este contexto, el Tribunal Constitucional ha dictado hasta el día de hoy varias sentencias que consideran que la discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género es inconstitucional e ilegal.

Para el Tribunal Constitucional cada ciudadano tiene el derecho al libre desarrollo de su personalidad, incluyendo su orientación sexual o identidad de género, y nadie puede ser discriminado por esa razón.

La primera sentencia en esta línea data de 1993, cuando un hombre reclamó su derecho a cambiar su nombre masculino por uno femenino, y fue seguido por otras sentencias relacionadas con personas gay en el ejército, los derechos de parejas del mismo sexo, el derecho a la salud, el derecho al trabajo, y el derecho a la educación.

Al día de hoy, y gracias a las sentencias del Tribunal, en Colombia hay reconocimiento legal para las uniones de parejas del mismo sexo.

Pero todavía quedan muchos retos relacionados con los derechos de la comunidad LGBT, desafortunadamente no podemos decir que somos una sociedad libre de homofobia, y la comunidad LGBT no ha escapado de la violencia generalizada que ha sufrido Colombia por varias décadas. Hay casos de violencia, discriminación y estigmatización que tenemos que resolver.

Pero estamos contentos de tener una sociedad civil activa trabajando por los derechos de la comunidad LGBT, tenemos instituciones democráticas con un alto nivel de compromiso para la promoción de los derechos humanos, y tenemos un Tribunal Constitucional fuerte e independiente.

En este sentido, quisiera hacer referencia a dos ejemplos específicos de cómo Colombia está abordando sus retos.

Desde los altos niveles de las autoridades nacionales se reconoce que la comunidad LGBT tiene asuntos que tenemos que tratar desde una perspectiva de derechos humanos. En ese sentido el Vicepresidente de Colombia ha establecido un canal de diálogo sobre derechos humanos con la comunidad LGBT en Colombia.

Con la participación de organizaciones de la sociedad civil y varias instituciones, incluyendo la policía nacional, el Ministerio de Defensa, la Oficina del Procurador y el Ministerio de Protección Social, entre otros, deseamos generar un espacio para atender las más importantes preocupaciones de nuestra comunidad y buscar soluciones para los retos y problemas de la comunidad LGBT.

Otro paso importante en Colombia es la ley de víctimas aprobado por el Congreso Nacional la semana pasada.

Como mencioné anteriormente, los miembros de la comunidad LGBT no han escapado de la violencia generalizada y los actos de terror que la gente de Colombia han sufrido durante las últimas décadas.

Por esa razón las ley de víctimas, cuyo objetivo es proveer una indemnización a las víctimas de la violencia y ofrecerles la seguridad de que no se repetirá, dispone que la ley se aplicará sin discriminación basada en la orientación o identidad de género de las víctimas y sus familiares, y garantiza el derecho a indemnización para las parejas del mismo sexo.

Deseo señalar la ley de víctimas, porque el Congreso Nacional ha adoptado estas disposiciones, y este es un paso muy importante en la lucha contra la discriminación en Colombia.

Es importante porque el reconocimiento está en la ley, fue producida por el Congreso, no tenemos que esperar una sentencia del Tribunal Constitucional.

La Experiencia en la Organización de Estados Americanos

Permítanme ahora hacer una breve referencia a la experiencia regional, que considero que es muy importante como ejemplo para el Consejo de Derechos Humanos.

En 2008 la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, adoptó la resolución AG/RES. 2435 “Derechos Humanos, de Orientación Sexual e Identidad de Género”, y desde entonces el asunto se incluye en la agenda de la Organización que ha adoptado varias resoluciones sobre la materia.

En estas resoluciones, la Asamblea General ha expresado su preocupación y condena los actos de violencia y violaciones de derechos humanos cometidas contra personas debido a su orientación sexual e identidad de género.

Ha llamado a los estados a investigar estos actos y violaciones y a asegurar que sus perpetradores sean procesados.

La Asamblea General también insta a los estados miembros a tomar todas las medidas que sean necesarias para asegurar que actos de violencia y violaciones de derechos humanos relacionados, no sean cometidos contra personas debido a su orientación sexual o identidad de género, y asegurar que a las víctimas se les de acceso a la justicia en igualdad de condiciones que a otras personas, invitando a los estados miembros a contemplar modos de combatir la discriminación contra personas.

La Asamblea General también requirió a la Comisión de Derechos Humanos y otros órganos del sistema Interamericano, continuar prestando la atención debida a este asunto, y solicitó a la Comisión que considere la posibilidad de conducir un estudio temático sobre la materia a nivel hemisférico.

Finalmente, instruyó a la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos del Consejo Permanente, a que incluya el asunto en su agenda.

La experiencia de la Organización de Estados Americanos es muy importante y útil para nosotros porque demuestra que los asuntos sobre orientación sexual e identidad de género pueden atenderse desde una perspectiva de derechos humanos en foros multilaterales, donde no todos sus miembros tienen el mismo marco político, cultural o legal sobre el asunto.

Algunos de los estados miembros tienen disposiciones contra la homosexualidad en sus códigos penales, mientras otros reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero todos ellos, a pesar de sus diferencias han aceptado incluir el asunto en la agenda de la Organización y hablar sobre ello.

En el escenario del multilateralismo este es un primer paso, poner un asunto en la agenda y comenzar a hablar sobre él. Eso es lo que necesitamos aquí en Ginebra.

La Declaración Conjunta

Los asuntos relacionados con orientación sexual e identidad de género no son nuevos para en sistema de la ONU, como sabemos algunos órganos de tratados de derechos humanos, como el Comité de Derechos Humanos, han atendido situaciones específicas en las que se ha declarado que la violencia y la discriminación basada en orientación sexual no son legales bajo la aplicación del núcleo de instrumentos de derechos humanos.

Varios procedimientos especiales atienden el asunto en sus reportes al Consejo de Derechos Humanos y han reconocido el trabajo que realiza la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos.

También en el ámbito de la RPU (UPR, en inglés) hay un desarrollo importante en la inclusión de temas sobre orientación sexual e identidad de género.

No podemos olvidar tampoco, que la violencia basada en orientación sexual e identidad de género ha sido una preocupación tratada por el Secretario General en varias declaraciones, y el año pasado el Secretario General requirió al Consejo de Derechos Humanos que tomara acción.

Hemos tenido declaraciones previamente en 2006 en el Consejo de Derechos Humanos y en 2008 en la Asamblea General en Nueva York.

Durante la sesión pasada del Consejo de Derechos Humanos, en marzo, se produjo una Declaración Conjunta firmada por 85 delegaciones y titulada: “poniendo fin a los actos de violencia y violaciones de derechos humanos relacionados basados en orientación sexual e identidad de género”.

Nuestro punto de partida aquí es la lucha contra la violencia. Todos estamos comprometidos y obligados a combatir la violencia contra cualquier ser humano, sin importar su trasfondo político, cultural o religioso.

Bajo los principios de derechos humanos de universalidad y no discriminación, la violencia basada en orientación sexual o identidad de género no se puede admitir.

La declaración busca un enfoque constructivo, dando la bienvenida a los asuntos LGBT como parte del proceso de la Revisión Periódica Universal, observando la creciente atención a los asuntos LGBT en los foros de derechos humanos regionales,
alentando a la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos a continuar atendiendo los asuntos LGBT, y hace un llamado a los estados a que pongan fin a las sanciones criminales basadas en el estatus LGBT.

¿Qué viene después?

Pues bien, desde la perspectiva colombiana compartimos, como mucha otras delegaciones, el punto de vista del Secretario General, que el Consejo de Derechos Humanos debe poder atender el asunto de la violencia y criminalización basada en orientación sexual e identidad de género, desde una perspectiva de derechos humanos.

Consideramos que 85 signatarios es un número importante, es casi la mitad de los miembros de la ONU.

Es evidente que tarde o temprano el Consejo de Derechos Humanos podrá atender el asunto de orientación sexual e identidad de género.

Sabemos que este es un asunto muy delicado y no estamos buscando un escenario de culpas y vergüenzas, Colombia no cree que el Consejo de Derechos Humanos debe operar como un foro de confrontación.

Creemos que tenemos que trabajar y buscar un enfoque constructivo. Tenemos que facilitar el diálogo para alcanzar compromisos y entendimientos mutuos, respetando la amplia diversidad en la composición de la ONU, y en ese sentido vuelvo al ejemplo que tenemos con la OEA al tratar con asuntos de orientación sexual e identidad de género.

Debemos evitar la idea de que esto es una confrontación cultural o religiosa, no se trata de eso, se trata de trabajar juntos para poner fin a la violencia en general, y a la violencia contra un sector específico de la población debido a su orientación sexual o identidad de género.
Gracias.


Alvaro Enrique Ayala Melendez, para Sra Alicia Victoria Arango, Embajadora de Colombia



Traducción del inglés por: Mildred Braulio


Versiones en inglés y francés : haz clic en el símbolo del idioma que se encuentra a la izquierda de la pantalla.

Bookmark and Share