Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado Trans / El Salvador / Articles / Transexuales de El Salvador alertan del Sida y de violencia
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)

Facebook

Este artículo ha sido señalado para su traducción. Esto quiere decir que un moderador lo ha leído y considera que es de alto interés y relevancia para la entera comunidad LGBTI. ¡Por favor, da un paso adelante y aporta traducciones en otros idiomas!
Transexuales de El Salvador alertan del Sida y de violencia

in EL SALVADOR, 23/04/2010

Grupos de salvadoreños homosexuales y transexuales, los más afectados por el sida en el país, recorren todas las noches las calles de ocho departamentos para entregar condones y alertar sobre el VIH a quienes ejercen la prostitución y se enfrentan también a la violencia generada por la discriminación.

Fuente: Diario Digital Transexual

"Durante las noches recorremos las calles, hablamos con nuestros compañeros, les contamos sobre el VIH, pero siempre mirando a lado y lado para que no nos maten", dijo William Hernández, director de la ONG Asociación entre Amigos, que capacita a líderes de la comunidad homosexual y transexual para que proporcionen información sobre derechos humanos y prevención del sida.

Hernández asegura que el año pasado se registraron más de veinte asesinatos de LGTB, la mayoría transexuales. Según denuncias de defensores de los derechos de estos colectivos, varias de ellas ejercían la prostitución y fueron torturadas.

"Hay mucha violencia, nos están matando, violan nuestros derechos. Es una doble discriminación por tener VIH y por ser homosexuales", explicó Hernández, quien dice que, pese a ello, siguen trabajando en su labor de prevención pues el sida se ha convertido en un problema de salud primario para ese colectivo.

Se estima que en El Salvador unas 35.000 personas son portadoras del virus del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), lo que representa una prevalencia de menos del 1% en la población adulta, en su mayoría de zonas urbanas.

Sin embargo, la prevalencia en hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH) es del 17%, la más alta de Centroamérica; de 6% entre prisioneros, y sube a entre 3 y el 16% en los trabajadores y trabajadoras sexuales, dependiendo de la localidad, según datos de 2007 del Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH (Onusida).

Además, de acuerdo con la Encuesta Centroamericana de vigilancia de comportamiento sexual y prevalencia de VIH/ITS en poblaciones vulnerables, casi el 11% de los hombres que tienen relaciones sexuales con personas del mismo sexo está expuesto a contraer el VIH.

Ante este panorama, miembros del colectivo HSH decidieron crear grupos que recorren regularmente las calles, entre las 4 de la tarde y las 2 de la mañana, hora local, para informar a homosexuales y transexuales que ejercen la prostitución sobre los riesgos de su trabajo.

Estos grupos también ofrecen consejería, distribuyen condones y dan acompañamiento a personas que deben asistir a una unidad de salud.

"Somos bien recibidos y hay avances. Por ejemplo, detectamos un importante aumento en el uso del condón", dice "Karla", líder de una red de transexuales con VIH en San Salvador y a quién le fue diagnosticado el virus en 2002.

Karla, que ejerció la prostitución y estuvo en la cárcel durante cuatro años por herir a una persona que, según dice, la agredió primero por ser transexual; sostiene que las murmuraciones, el acoso, la agresión física - incluyendo asesinatos-, los insultos verbales y hasta la negación de servicios obstaculizan su trabajo.

"El problema es que también (los promotores) somos víctimas de la discriminación", añadió al explicar que cuando intentó solicitar el seguro social le dijeron que "debía aceptar que era hombre" para obtenerlo.

Para Beatriz Yarza, representante en El Salvador de la Agencia española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), en el país se ha avanzado en la prestación de servicios y entrega de medicamentos, pero el reto ahora es combatir los tabúes sobre educación sexual y frenar la discriminación.

"El estigma y la discriminación son los retos inmediatos. Sobre todo en las comunidades del interior, porque allí es la propia condena a muerte decir que se es gay", indicó Yarza.

Para cambiar esta situación, la Asociación Entre Amigos y otros grupos defensores de los derechos de los homosexuales, como Arcoiris, ya comenzaron tareas de sensibilización en varias regiones del país.

Hasta ahora han llegado a unos 1.500 miembros de la fuerza pública y a proveedores de salud para reducir los abusos policiales y mejorar la atención médica.

Además, esperan que este año entre en funcionamiento una unidad contra la violación de los derechos humanos de las personas con VIH, de la Procuraduría, "para lo que se dictará una capacitación especial a los jueces del país", aseguró Hernández.

Estas acciones son orientadas por el comité coordinador local de los programas financiados por Fondo Mundial contra el Sida, la tuberculosis y la malaria, que desde el 2003 ha entregado unos 72,6 millones de dólares para la ejecución de distintos programas en El Salvador.

 

Bookmark and Share