Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Asia / Indonesia / Articles / Declaración del Consejo de ILGA-ASIA Sobre la cancelación de la 4ª Conferencia ILGA-Asia en Surabaya, Indonesia
Cargando el mapa ...

Facebook

Etiquetado con: conferencia ilga asia / asia
Declaración del Consejo de ILGA-ASIA Sobre la cancelación de la 4ª Conferencia ILGA-Asia en Surabaya, Indonesia

in INDONESIA, 06/04/2010

La 4ª Conferencia ILGA-ASIA iba a tener lugar en Surabaya, Indonesia, del 26 al 28 de Marzo de 2010. No obstante, debido a circunstancias tan imprevistas como desgraciadas, la Conferencia ha tenido que ser interrumpida.

ILGA, fundada en 1978, es la única federación de ámbito mundial que promueve los derechos lésbicos, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI). El objetivo de ILGA es trabajar por la igualdad de las personas LGBTI y por su liberación de toda forma de discriminación. Persigue alcanzar este objetivo a través de la cooperación y el apoyo recíproco de sus miembros, a escala mundial.

ILGA-ASIA es la rama asiática de ILGA y en el pasado ha organizado con éxito Conferencias en la India, las Filipinas y Tailandia. Entres sus miembros se cuentan más de 160 organizaciones, pertenecientes a más de 17 países asiáticos.

ILGA-ASIA aceptó la propuesta de GAYa NUSANTARA, la organización LGBT más antigua de Indonesia, para albergar en Surabaya, Indonesia, la cuarta Conferencia Regional de ILGA-ASIA.

Los organizadores de la Conferencia contaban con la aprobación de la policía municipal de la ciudad para celebrar la Conferencia. Sin embargo, cuando llegaron noticias de la Conferencia a medios de comunicación locales y grupos de fundamentalistas opuestos a la misma, comenzaron a amenazar con protestas violentas destinadas a impedir la Conferencia y disturbar a sus participantes. La policía retiró su apoyo a la Conferencia, temiendo no poder controlar a los fundamentalistas y garantizar la seguridad de los participantes en la Conferencia. A este punto, ILGA-ASIA se vio forzada a anunciar que la Conferencia estaba “oficialmente” cancelada.

La Conferencia iba a ser celebrada en el Mercure Hotel (Accor Hotels Group); numerosos participante, que acudían de toda Asia, se estaban alojando en este hotel. La dirección del hotel decidió entonces que les resultaba muy incómodo albergar la Conferencia y alojar a sus participantes. Dos días antes del comienzo de la Conferencia, la dirección del hotel solicitó a todos los participantes que desalojasen sus habitaciones, que ya habían pagado, y que encontrasen alojamiento alternativo. Amablemente, el Oval Hotel aceptó acoger el encuentro, suministrando las habitaciones necesarias para quienes debieron desalojar el Mercure. Los organizadores de la Conferencia hicieron todo lo posible para movilizar el apoyo de personajes públicos de elevado perfil, con el fin de persuadir a la policía a que retomara su aprobación inicial, pero no tuvieron éxito.
El jueves 25 de Marzo, el Consejo de ILGA-ASIA convocó un encuentro con todos los participantes, explicándoles la situación y los posibles riesgos que comportaba mantener la Conferencia. A pesar de todas las amenazas y riesgos potenciales, los participantes y el Consejo decidieron seguir adelante con un “encuentro de activistas”, ya que habían acudido a Surabaya por esta razón. El Consejo de ILGA-ASIA alaba el compromiso y la determinación de los activistas asiáticos, y su tenacidad al querer perseverar con el programa bajo circunstancias extremadamente difíciles, para ayudar a construir un mundo donde todas las personas sean libres e iguales.

La mañana del viernes 26 de Marzo, a las 8.30 am, los activistas se reunieron en el pasillo de la 4ª planta del Oval Hotel, donde Dédé Oetomo –director de GAYa NUSANTARA–, junto con Poedjiati Tan y Sahran Abeysundara –representantes en ILGA de ILGA-ASIA –, dieron la bienvenida a todos los delegados y declararon abierto el “Encuentro de Activistas”. Durante la mañana, se realizaron cuatro talleres cargados de energía, que por razones de seguridad se desarrollaron en las habitaciones de los miembros del Consejo. Tomaron parte en los mismos más de 100 representantes de más de 12 países, en una atmósfera electrizada.

Hacia mediodía, el Consejo había recibido información de que un grupo de fundamentalistas se había puesto en movimiento tras la oración del viernes, y se estaba dirigiendo hacia el hotel. En aras de la seguridad de los participantes y en el mejor interés de todas las partes implicadas, el Consejo decidió cancelar el programa de actos previsto para la sesión de la tarde. Los cabecillas de los grupos fundamentalistas (el Frente Unido de la Comunidad del Islam -FPUI-, una coalición ad-hoc de siete grupos islámicos conservadores y extremistas que incluyen al Consejo de Ulemas de Indonesia -MUI-, el máximo órgano clerical musulmán de Indonesia, el Frente Islámico de Defensa -FPI-, un grupo extremista local conocido por sus tácticas violentas, e Hizb ut-Tahrir Indonesia -HTI-, representación local de una red mundial del mismo nombre que parece ser muy activa en numerosos países, incluyendo el Reino Unido, a pesar de estar prohibida por muchos gobiernos) solicitaron hablar a los organizadores de ILGA ASIA. El señor King Oey, miembro del Consejo de ILGA-ASIA, y parte del Comité de Organización intentaron razonar con ellos, encontrando como única contrapartida la agresión.

Momentos más tarde, el Consejo Regional y los Secretarios Generales de ILGA, junto con el equipo de comunicaciones, se reunieron para analizar la situación y para adoptar las medidas necesarias y precauciones añadidas. Ello implicó horas de negociación con la policía y la dirección del hotel. Hacia las 4 pm, otras docenas de manifestantes más llegaron al Oval Hotel, y la atmósfera se caldeó ulteriormente. La policía deseaba desembarazarse de sus responsabilidades, ejerciendo presión sobre los delegados y organizadores de la Conferencia para que abandonasen inmediatamente el hotel. Sólo tras la mediación de algunos personajes públicos de relieve que se encontraban entre los participantes, la policía ofreció finalmente protección a los participantes, y la dirección del hotel aceptó que podían permanecer en el mismo hasta el final de sus reservas. La policía también negoció con los manifestantes, comunicándoles que había decidido dar protección a los delegados. No obstante, los manifestantes se negaron a retirarse, y comenzaron a ejercer más y más presión sobre el Comité de Organización, prometiendo regresar armados al día siguiente. A primera hora de la noche, se hizo necesario evacuar a los participantes en grupos de a cuatro. Algunos recibieron ayuda de sus respectivas embajadas, otros que lograron cambiar sus vuelos fueron transportados directamente al aeropuerto, mientras que otros fueron desplazados a hoteles diferentes, y aún otros dejaron Surabaya por carretera dirigiéndose a ciudades cercanas. Unos pocos permanecieron en el hotel como “turistas”. El Consejo de ILGA ASIA desea expresar su agradecimiento a todos los activistas indonesios que coordinaron estas acciones, arriesgando su integridad personal para garantizar la seguridad de todos los participantes.

El domingo 29 de Marzo, en relación con un artículo aparecido esa mañana en el Jakarta Post, se difundió rápidamente la noticia de que los fundamentalistas habían amenazado con acudir al Oval Hotel y desalojar físicamente a todos los extranjeros que quedaban en él, para llevarlos directamente al aeropuerto. Los Secretarios Generales de ILGA abandonaron el hotel con los últimos participantes, dirigiéndose a un hotel cercano al aeropuerto, desde donde se organizaron los últimos vuelos de salida. El mismo día se difundió la noticia de que el Ministerio de Asuntos Religiosos anunciaba una acción legal contra el Comité de Organización por “actividades contra la religión”.

Tras abandonar Indonesia, todos los participantes internacionales han regresado sanos y salvos a sus países de origen, dejando a los activistas indonesios, quienes habrán de enfrentarse a desafíos aún más duros.
ILGA, como parte de una coalición internacional de defensores de los derechos LGBTI, ha comenzado una operación coordinada para denunciar el ataque sufrido y protestar contra él ante los organismos internacionales competentes y, como resultado, para solicitar de éstos que actúen en respuesta. Numerosas voces se han alzado, tanto en Indonesia como en diferentes países del globo, pidiendo el respeto de los derechos humanos de las personas LGBT y del derecho a la libre reunión pacífica.

La petición de acción en Indonesia se basa en los siguientes hechos:
(a) La constitución indonesia contiene un artículo que trata la igualdad en términos decididos,
(b) La constitución indonesia está basada en principios seculares,
(c) Indonesia ha ratificado los principales tratados sobre derechos humanos de la ONU.

El Consejo de ILGA-ASIA quiere expresar su agradecimiento a todos los activistas, que se habían congregado desde todas partes de Asia, por exhibir un gran valor ante la adversidad. Agradecemos igualmente a nuestros patrocinadores [Global Fund for Women, Astraea, LGBTI Initiative of Open Society Institute, Hivos, Fridae and Oxfam-Novib], que nos han apoyado durante este momento difícil, apoyo del que hemos extraído tanta fuerza. Nos consideramos enormemente afortunados por los muchos hombres y mujeres del gobierno de Indonesia que han apoyado nuestros derechos y han expresado su condena de los fundamentalistas. Pero ante todo y sobre todo, estaremos siempre agradecidos a nuestros asociados indonesios y al equipo organizador por la gran determinación que han exhibido, por significarse en la defensa de aquello en lo que creen, y por mostrar al mundo cuál es la razón de ser del activismo. Son fuente de inspiración para todos nosotros; su valor ha de ser admirado; su compromiso por un mundo libre de prejuicios y odio rinde testimonio de quiénes son.

El Consejo de ILGA-ASIA mantiene con firmeza nuestra creencia de que todas las personas han sido creadas iguales y libres, y de que todos tenemos derecho a vivir tal como somos, y a amar a quienes amamos. Este incidente, lejos de debilitar nuestro movimiento, sólo nos ha hecho más fuertes. Porque sabemos que nuestro trabajo es importante, y que lo que hacemos cambia las vidas de muchas personas en Asia y en el mundo. Mucho se han reforzado tanto nuestra determinación como nuestra convicción. Nuestro trabajo no estará concluido hasta que todas las personas puedan vivir en un mundo que nos acepte como quienes somos.

En solidaridad,
CONSEJO DE ILGA-ASIA
conference.asia@ilga.org
3 de Abril de 2010

Traduccción Fernando SANCHEZ AMILLATEGUI

Versión en inglés: http://ilga.org/ilga/en/article/mmRf8Ur1fv

Versión en en francés: ilga.org/ilga/fr/article/mmSJIUN1fr

Versión en portugués http://ilga.org/ilga/pt/article/mmWKquW103

Bookmark and Share