Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado De Mujeres / Argentina / Articles / Argentina: Las lesbianas, el aborto y la libertad sexual
Cargando el mapa ...

Facebook

Argentina: Las lesbianas, el aborto y la libertad sexual

in ARGENTINA, 21/03/2011

Donde hay poder hay resistencia. Ante un poder heterosexista y patriarcal ser lesbiana y abortar son maneras de resistir. Es una lucha de todos los días. A veces lo logramos. A veces no, y el poder finalmente nos mata. Nos mata por lesbianas como sucedió con el asesinato de la Pepa Gaitán en Córdoba hace poco más de un año; nos mata por abortar como sucederá este año con aproximadamente 100 mujeres.

Fuente: abortoconpastillas.info

Lesbianas y mujeres nos encontramos en la línea Aborto: más información, menos riesgos. Somos lesbianas quienes escuchamos a través del teléfono los relatos de las mujeres sumergidas en la trama de la heterosexualidad.

La heterosexualidad te embaraza sistemática y compulsivamente. Te embaraza sin quererlo cuando decidís disfrutar de tu cuerpo y tu sexualidad y no cuidarte, te embaraza cuando tenés un marido, hijxs grandes y creías que ya estabas en la menopausia, te embaraza cuando el chico con el que estabas te insistió para metértela si forro un par de veces o cuando te mintió que tenía hecha una vasectomía. Te embaraza por todas partes, aunque cumplas a raja tabla las reglas de la heterosexualidad misógina: te embaraza cuando tenés un novio, sos completamente monogámica, tomás tus pastillas anticonceptivas religiosamente todas las tardes pero nadie te avisó que si tomabas antibióticos el efecto de los anticonceptivos baja muchísimo, entonces también te embaraza…

Para nuestra cultura heterosexual y machista son siempre las mujeres las últimas responsables de la anticoncepción, del embarazo y del aborto: son ellas quienes toman o no toman la píldora, son ellas quienes acceden o no acceden a coger sin forro, son ellas quienes se embarazan, son ellas quienes abortan.

Al mismo, en una jugada hipócrita, nuestra sociedad borra, oculta, disfraza la violencia que te embaraza sin quererlo: la violencia de una ciencia que lejos está de pensar en el confort y goce de las mujeres; la violencia en el acceso a los métodos anticonceptivos, acceso muchas veces mediado por personas que responden a prejuicios propios en vez de a sus deberes en tanto agentes sanitarios; la violencia de los hombres, parejas sexuales de las mujeres, que se excusan en una supuesta explosividad sexualidad incontenible o en un “con forro no siento nada”, “me aprieta o queda chico” o un simplemente “no quiero, no me importa” para desentenderse de su responsabilidad en la anticoncepción; la violencia de médicxs que no informan sobre cuestiones importantes que hacen a la efectividad de los métodos anticonceptivos, etc.

En la línea Aborto: más información, menos riesgos damos información sobre el uso correcto del misoprostol para que una mujer se haga ella misma un aborto de manera segura en su casa. Las lesbianas que atendemos la línea no juzgamos, no aconsejamos, no recomendamos; sí escuchamos muchos relatos e historias de las mujeres que nos llaman. Fueron 5000 en un año. La inmensa mayoría de estos relatos tienen por denominador común, por un lado, la violencia heterosexual y machista que te embaraza; por otro, su contracara resistente: el deseo de no consentir una maternidad no elegida; aborto como práctica deseada.

La sociedad heterosexista quiere controlar nuestros cuerpos. Mujeres que abortan y lesbianas, dos desobediencias. Al nombrar nuestra existencia lesbiana, al mostrarnos, al circular por las calles devolvemos a la heterosexualidad, como un espejo deformado, una imagen de falla: desnudamos que su poder no es completo; al abortar una vez por minuto las mujeres hacen lo mismo.

Como lesbianas y feministas luchamos por la libertad sobre nuestros cuerpos, por el derecho a disfrutar de la sexualidad como la elegimos, sin vigilancias, sin castigos, sin normas. Esta lucha, en una sociedad heterosexual, no puede exigir menos que el derecho al aborto y el fin de la violencia hacia las lesbianas.

Por eso, ¡nunca menos que libertad para abortar! y ¡basta de lesbofobia!

*Un aporte a la construcción de la memoria, activa y militante de la Pepa Gaitán, fusilada el -6 de marzo de 2010- por lesbiana, de Romina Tejerina, de Elsa Rodríguez, Nadia Echazú, Wanda Taddei, Clara Anahí Mariani, Julieta, Andrea, Victoria, Sabrina, Johana, Jésica, Irma, Antonia, Alejandra, Sonia, Laura, Ana, María, Nancy, Emilia, siguen, son muchas más de 500.000…

1- Según el MSN, en Argentina se producen 500.000 abortos por año. Dicho de otro modo, se produce un aborto por minuto. Dicho de otro modo, cada mujer aborta en promedio 2 veces en la vida.

Bookmark and Share