Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / África / Nigeria / Articles / El Examen Periódico Universal, una nueva herramienta de vigilancia de derechos humanos de las personas LGBTI: Nigeria y otros países africanos
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Inglés)
Women Patricia Curzi, Women's Project Coordinator - ILGA
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

El Examen Periódico Universal, una nueva herramienta de vigilancia de derechos humanos de las personas LGBTI: Nigeria y otros países africanos

in NIGERIA, 11/02/2011

Rowland Jide Macaulay es uno de los fundadores y Director de Proyecto de House of Rainbow Fellowship (Fraternidad de la Casa Arcoiris) Londres y Laos, Nigeria. Fue electo representante de ILGA Pan África en 2007 y representante alterno en la junta mundial de ILGA. Desde el 2008 es co-representante de África en la Junta mundial de ILGA. La visión principal de la fraternidad es alcanzar y dar apoyo a minorías sexuales. Es Británico-Nigeriano nacido en Londres, ministro ordenado desde 1998, un orador dinámico e inspirador, autor, poeta, pastor y predicador, cuenta con un grado en derecho y maestría de educación en tecnología. Macauly se enfoca en la inclusión y reconciliación de sexualidad, espiritualidad y derechos humanos. Escribe para varias revistas cristianas y seculares, ha ganado varios premios incluyendo el Premio “Hombre Gay del Año” 2007 de la Comunidad LGBTI Negra por su labor ayudando a las personas LGBTI de fe. Entrevista por Patricia Curzi

¿Qué te convenció a ti y a tu organización “House of Rainbow” a participar en el proceso de EPU (Examen Periódico Universal o UPR, por sus siglas en inglés) y preparar un informe sobre la situación de las personas LGBTI en tu país?

En el 2008, después de haber abandonado Nigeria de manera no planificada y forzada, después de una terrible intromisión y ataques homofóbicos de los medios controlados por el estado hacia mí y muchos de nuestros miembros, primero enviamos un informe a Naciones Unidas acerca de la situación en Nigeria. Esto más tarde provocó nuestro principal interés de luchar por un cambio al nivel de la ONU, seguido de una invitación a participar en la reunión de la Asamblea de la ONU de diciembre de 2008. Esto luego culminó en la asistencia y participación regular en la respuesta ONG a los estados africanos bajo el EPU en la ONU en Ginebra. Estamos convencidos de que como africanos estamos mejor cuando hacemos reclamos y cuando defendemos la justicia y el aumento de la visibilidad de las personas LGBTI negras africanas, de modo que los estados africanos puedan entender que la homosexualidad no es un fenómeno occidental o colonial.

En el proceso del EPU que se llevó a cabo en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, ustedes han dado voz a los asuntos LGBTI como representantes de ILGA Pan África en representación de varios países africanos que se sometieron al EPU en 2010. Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil, la República Democrática del Congo, Kenia, Etiopía, Lesoto, Angola: ¿Cómo conformaron su experiencia en EPU de manera que pudieran representar a tantos países?

Primero, debemos entender los asuntos de cada país, debemos asegurarnos que somos precisos sobre la posición del país en los asuntos LGBTI, las leyes discriminatorias y sus orígenes (esto es, si eran leyes coloniales) y si aceptan o no las recomendaciones de cualquiera de los países miembros sobre orientación sexual e identidad de género. Segundo, establecimos contacto con delegados de las naciones africanas con base en Ginebra, para conocer sus puntos de vista y posiciones sobre los asuntos en discusión y, sobre todo, para que estuvieran concientes de nuestro informe, nadie fue tomado por sorpresa. Personalmente, también investigo blogs de Internet, contribuciones en los medios sobre asuntos LGBTI en el país específico, y eso me da una idea de la situación.

Países como la República Democrática del Congo o Costa de Marfil a las que has estado representando el la sesión de EPU en Ginebra, están experimentando una situación de derechos humanos muy difícil para todos sus ciudadanos. ¿Piensas que es un buen momento para reclamar los derechos de las minorías LGBTI en esos países?

Nunca hay un momento bueno o malo para que se hagan cumplir las iniciativas de derechos humanos para personas LGBTI, especialmente en países africanos. Personalmente creo que este clima actual es propicio para que las personas y activistas LGBTI estén a la altura de las circunstancias y reclamen Derechos Humanos Universales para personas LGBTI. La experiencia está basada en los acercamientos históricos para reclamar estos derechos, creo en un enfoque democrático y una demostración y diálogo pacíficos. Lo importante es que no actuemos a menos que tengamos claridad de aquellos que están en la base, esta posición nos ayuda a afinar, cuánto más o menos podemos presentar.

En el EPU representaste a Yemen, cuya constitución incluye la pena de muerte por sostener relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo, mientras que en muchos otros países que tu representaste se sanciona con encarcelamiento desde 11 años a cadena perpetua. ¿De qué manera puede ser el EPU una herramienta para eliminar estas formas radicales de discriminación?

El EPU permite oportunidades para vincularnos con países miembros, Yemen y otros países en el Medio Oriente como Irán requerirían un acercamiento más riguroso, y creo que mientras mantengamos la presión en los gobiernos y también usemos los medios de comunicación a nivel mundial para abordar estos asuntos, hay una oportunidad de hacer avergonzar los gobiernos. Esto no es el tipo de política que perseguimos pero, si esto hace que los gobiernos reconsideren entonces pensamos que vale la pena. Sin embargo, la manera mejor de abordar el asunto que hemos adoptado en el EPU es entrar en el discurso diplomático, con la seguridad de las personas LGBTI en estos países como la inquietud primordial.

¿Cómo trabajas con grupos locales en los países que representas para el EPU y que no pueden estar presente en Ginebra?

Es importante trabajar con organizaciones locales en cada nación que se representa. Esto no ha sido sencillo ya que muchos están en el armario y temen represalias. También están lejos, con frecuencia tenemos teleconferencias con activistas en el país y en ocasiones con colegas en la diáspora. Lo que ha sido útil es obtener información de casos actuales y evaluar cuánto podemos estirar al gobierno. Estamos concientes de garantizar que la voz de las personas de la localidad están representados y que sus deseos son respetados. Nos aseguramos que se consulte a los activistas locales, para asegurar que nuestras respuestas son precisas y mantenemos a todas las personas informadas de los resultados al final de las sesiones.

¿Qué le dirías a las organizaciones LGBTI que están indecisas si involucrarse en el proceso de EPU para convencerlas de que tomen parte en este proceso?

Hay una gran ventaja para las organizaciones LGBTI al participar en el EPU, la oportunidad de presentar los asuntos que nos preocupan es gratificante. Muchos países se avergüenzan muchas veces cuando son llevadas al Consejo de Derechos Humanos por una violación a derechos de LGBTI. Por ejemplo, en 2008 el Ministro de Exteriores de Nigeria, Ojo Maduekwe, negó el abuso y existencia de personas LGBTI, para luego ser confrontado con la evidencia.
 

 

El Examen Periódico Universal (EPU) (en inglés Universal Periodic Review - UPR) es una nueva herramienta de vigilancia de derechos humanos mediante la evaluación entre pares, establecida por la Organización de Naciones Unidas en el 2006. Cada año 48 Estados son examinados por otros Estados; en un periodo de tiempo de cuatro años todos los 192 Estados miembros de la ONU, habrán sido evaluados. La evaluación consiste de cuatro pasos principales: elaboración de informes, diálogo interactivo entre Estados miembros; adopción de los resultados de las recomendaciones; implementación y seguimiento. Los procedimientos envuelven Estados, ONGs internacionales y nacionales, institutos nacionales de derechos humanos y otros interesados.

En el 2009 la 4ta sesión del EPU examinó Nigeria junto a otros 15 países. Los informes de ONGs deben presentarse siete meses antes de la sesión de revisión.

 
Versión en inglés, francés y portugués: cliquen en el simbolo del idioma a la izquierda de la pantalla
 


Traducción del inglés: Mildred Braulio
 


Bookmark and Share