Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Secretariado De Mujeres / Palestinian Territory, Occupied / Articles / La situación de las mujeres palestinas encarceladas
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)

Facebook

Etiquetado con: guerra
La situación de las mujeres palestinas encarceladas

in PALESTINIAN TERRITORY, OCCUPIED, 20/11/2009

Buthina Canaan Khoury, productora y Portavoz del Movimiento de mujeres Palestinas encarceladas. Las autoridades israelíes utilizan todo tipo de métodos de torturas físicas y psicológicas para quebrar su dignidad y humillarlas. Muchas han sido amenazadas con ser violadas, otras han sufrido la violación con palos, han sido golpeadas, se les priva del sueño, de comer, de relacionarse, de las visitas familiares o incluso de sentarse. En ocasiones, son aisladas en celdas muy pequeñas soportando ruidos estresantes...

Las terribles condiciones en que viven las presas políticas en las cárceles israelíes se muestran en su documental "Mujeres en lucha". La directora de cine de Ramala es una mujer pragmática, pero confía en que "aunque tarde generaciones", palestinos e israelíes compartirán un Estado en paz.

- ¿Cómo muestra el universo carcelario de las presas políticas palestinas en Israel?

- Lo hago a través del testimonio de cuatro mujeres palestinas encarceladas por estar involucradas en la lucha política contra la ocupación. Ellas relatan sus vivencias tras las rejas, y el alto precio que han tenido que pagar por su compromiso con esta lucha. Relatan las dificultades y los obstáculos que han encontrado, tanto dentro de las cárceles israelíes, como durante su intento de integrarse en la sociedad palestina una vez liberadas.

- ¿Qué dificultades afrontan?

- Especialmente en el caso de mujeres acusadas de realizar acciones políticas contra la ocupación, su paso de largos años por las cárceles israelíes ha sido una experiencia horrible que les ha dejado un enorme trauma difícil de olvidar, y que deriva en muchos problemas a la hora de volver a la vida fuera de prisión. En algunos casos quedan incapacitadas para tener hijos como consecuencia de torturas o sufren el rechazo de sus familias, entre otras consecuencias psicológicas .

- ¿De qué delitos están acusadas principalmente ?

- Casi siempre son detenciones por resistencia a la ocupación, bien sea a través acciones armadas o de lucha pacífica. Casos como los de las mujeres que aparecen en mi película: dos de ellas colocaron bombas contra Israel, causando muertos y heridos, a otra le explotó la bomba que manipulaba en su casa, y una cuarta fue arrestada durante la primera intifada (1988) por tirar piedras contra los soldados israelíes y enarbolar la bandera palestina, algo a lo que entonces ni siquiera teníamos derecho.

- ¿Les reconoce Israel el estatus de presas políticas?

- Ésa ha sido una lucha dura y larga por parte del primer grupo de mujeres que sufrieron el encarcelamiento en prisiones israelíes. Durante muchos años estuvieron mezcladas con delincuentes comunes. Pero pelearon desde dentro, con acciones como huelgas de hambre y otras tácticas de presión para que las autoridades israelíes les reconocieran ese derecho. Ahora ya lo tienen, y con ello han logrado que se les trate bajo los términos del derecho internacional, como personas que forman parte de una resistencia contra la ocupación.

- ¿A qué abusos están sometidas?

- Las autoridades israelíes utilizan todo tipo de métodos de torturas físicas y psicológicas para quebrar su dignidad y humillarlas. Muchas han sido amenazadas con ser violadas, otras han sufrido la violación con palos, han sido golpeadas, se les priva del sueño, de comer, de relacionarse, de las visitas familiares o incluso de sentarse. En ocasiones, son aisladas en celdas muy pequeñas soportando ruidos estresantes como música muy alta, llantos o los gritos de otras personas torturadas. Son métodos que aunque no dejen marcas físicas visibles, causan una dolorosa humillación y diferentes enfermedades crónicas como reumatismo, hernias, úlceras y alteraciones en la presión sanguínea. Me consta, además, que agentes estadounidenses han estudiado en las prisiones israelíes esos métodos.

- ¿Qué régimen de visitas se les concede?

- Éste es un aspecto totalmente arbitrario, pero conlleva una implicación de absoluta solidaridad de los familiares, quienes se movilizan continuamente frente a la Cruz Roja Internacional para exigir sus derechos de visita y para que trabajen por mejores condiciones en las prisiones. Hay casos en que sólo se les permite a padres y madres visitarles, y no a su marido e hijos. En otros casos les conceden visitas después de largos meses o años de restricción de visitas. Cada caso es distinto según la situación.

- ¿En qué condiciones higiénicas y sanitarias viven?

- Si hablamos de las presas políticas, se les trata con Optalidón o Aspirina, bien sea un dolor de cabeza, un cáncer o cual cualquier otra dolencia. Las mujeres que han dado a luz mientras estaban en prisión han sido llevadas al hospital esposadas de pies y manos y tras el parto son devueltas en las mismas condiciones. Algunas entregan los bebés a la familia pero otras retornan con ellos, para los que las condiciones carcelarias son totalmente insalubres. Durante dos años pueden mantenerlos a su lado, pero después son obligatoriamente separados de sus madres.

- ¿Espera algo de la nueva administración Obama?

- Creo que Obama no está haciendo nada que vaya a cambiar la situación en Palestina. La experiencia con todos los presidentes de EE.UU. y los diferentes gobiernos de Israel, así lo demuestra. Si yo viera esos cambios tangibles tendría en consideración a Obama. Pero me alegro de que un afroamericano sea líder en EE.UU., porque como palestina entiendo lo que significa para los negros, que históricamente han sufrido tantas humillaciones.

- ¿Considera viable la solución de los dos Estados?

- Yo soy partidaria de un Estado para todos. Creo que israelíes y palestinos tenemos que aprender a vivir juntos y en paz, esto va a costar muchos más años, generaciones quizás, pero estoy segura que un día será posible que lleguemos a entendernos.

- ¿Cuál sería un paso hacia ese fin?

- Creo que un buen paso lo dieron los palestinos cuando Yaser Arafat reconoció a Israel como Estado. Ahora el paso tiene que darlo Israel, pero no les veo preparados para ofrecer ninguna solución. No quieren compartir Jerusalén, ni devolvernos las fronteras, ni siquiera dejarnos en paz en las fronteras del 67. Al contrario, siguen construyendo asentamientos, siguen robándonos la tierra y el agua. Tendrán que detener los asentamientos, las demoliciones de casas palestinas, derrumbar el muro. Si algún gobierno israelí tiene el suficiente coraje para hacer eso, entonces los demás pasos vendrán por sí solos.

- ¿Cómo valora las negociaciones para un gobierno de unidad?

- Por supuesto estoy a favor de cualquier acuerdo que una a los palestinos. Me produce una gran tristeza ver el enfrentamiento interno entre nosotros. Por muchos años, el derramamiento de sangre entre los palestinos ha sido una línea roja que nadie ha cruzado, pero que ahora ya no existe. Debemos volver a ser un pueblo unido entre Gaza y Cisjordania, porque la lucha contra la ocupación debe ser nuestro objetivo común. Estamos en un momento muy crítico entre nosotros, pero estoy convencida de que nos volveremos a unir.

Fuente: Deia.com

Bookmark and Share