Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / Asia / India / Articles / ONU 2004 - Declaración de la ONG
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Inglés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Francés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

Etiquetado con: naciones unidas
Aditya Bondyopadhyay, consultor legal/Naz Foundation
ONU 2004 - Declaración de la ONG

in INDIA, 12/05/2004

Perspectiva de la India: la homosexualidad sigue penalizada debido a una ley colonial de mediados del siglo XIX

Este discurso fue dado por Aditya Bondyopadhyay, consultor legal/Naz Foundation en el debate internacional: Breaking the "cultural" straitjacket: why sexual orientation and gender identity are issues on the global south's agenda. (Ruptura de las barreras culturales: por qué la orientación sexual y la identidad de género son cuestiones pendientes de la agenda global del sur.)

13 de abril de 2004
Palais des Nations
Ginebra (Suiza)


La sección 377 del código penal indio fue promulgada por los británicos en 1860. Penaliza lo que denomina "ofensas sexuales contra el orden natural". En ningún lugar define qué constituye el orden natural, pero los dictámenes judiciales que se han producido en el último siglo y medio han ampliado la aplicación de esta sección a todas las formas de expresión sexual posibles entre dos personas masculinas. Cada vez que la ley o las autoridades han tratado casos de lesbianismo, ha habido una tentativa fracasada de aplicarles también esta ley. La homosexualidad en la India sigue penalizada debido a una ley colonial de mediados del siglo XIX.

Muy pocos casos relacionados con esta ley han llegado realmente a instancias superiores de los tribunales en todo este tiempo; por el contrario, la ley continúa siendo una fuerte herramienta de opresión. Proporciona la impunidad a un policía sobornable para extorsionar dinero, hacer chantaje, permitir la violencia y obtener otros favores, incluyendo favores sexuales, aplicando esta ley a varones homosexuales e "hijras", un grupo social tradicional de personas travestidas y transexuales. Impide actividades de promoción de la salud sexual, como intervenciones sobre HIV/SIDA entre varones atraídos por el mismo sexo. Desalienta la divulgación de información sobre la violación masculina y, por lo tanto, fomenta tales violaciones, a menudo por parte de la policía. En suma, interrumpe la existencia social de todas las personas atraídas por el mismo sexo, erosiona su dignidad y respeto de sí mismas y las reduce a un nivel de existencia infrahumano.

Naz Foundation India Trust, una ONG, ha interpuesto una demanda ante el Tribunal Superior de Nueva Delhi, cuestionando la constitucionalidad de esta ley. El gobierno vaciló durante dos años antes de presentar su respuesta. Lo hizo sólo tras la fuerte presión de organizaciones civiles y la aprobación de varias restricciones por parte del tribunal. Mientras que su vacilación es comprensible como táctica para liberarse de otro pleito problemático en la selva de aproximadamente medio millón de casos que satura la judicatura india, la sustancia de su respuesta trae a la luz las barreras culturales, que es el tema del debate de hoy. Permítanme remitirme a la respuesta:

Tras algunos párrafos iniciales de argumentos legales, el gobierno pasa a revelar su verdadera postura diciendo en el párrafo 9: "… la eliminación de la mencionada sección puede abrir las puertas a una avalancha de comportamientos delictivos y malinterpretarse como una autorización desenfrenada de lo mismo."

En el párrafo 31 de la respuesta del gobierno continúa indicando: "la ley no funciona independientemente de la sociedad. Refleja solamente la percepción de la sociedad. La tolerancia pública de diversas actividades, los cambios y las categorías legales se ven influidos por dichos cambios. El público, particularmente en el Reino Unido y los Estados Unidos de América, ha demostrado la tolerancia de un nuevo comportamiento sexual o de una preferencia sexual, pero no es el comportamiento universalmente aceptado."

A continuación, menciona en el mismo párrafo que los informes nº 42 y 156 de la Comisión legislativa india indican que la sociedad no aprueba de homosexualidad y que, por lo tanto, existe una justificación para conservar la sección 377 del código penal indio en los libros de estatutos, mientras que convenientemente evitaron mencionar que la misma comisión legislativa en un informe posterior, denominado informe 172 de la Comisión, ha recomendado modificar las leyes sobre violación para [ a ] que sean neutrales en cuanto a género; [ b ] establecer disposiciones especiales contra el abuso sexual de menores; y [ c ] revocar la sección 377 del código penal indio.

En el párrafo 32 de la respuesta, el gobierno indica: "De hecho, el propósito de esta sección 377 del código penal indio es proporcionar un entorno sano en la sociedad, penalizando actividades sexuales contra el orden natural." A continuación, añade en el párrafo 33: "Si esta disposición se elimina del libro de estatutos, una exhibición pública de tal afecto, como mucho, implicaría cargos de exhibición indecente, que suponen una sentencia de cárcel menor que la cadena perpetua existente o el encarcelamiento durante 10 años y una multa. Mientras que el gobierno no puede supervisar la moralidad, en una sociedad civil el derecho penal debe expresar y reflejar moralidad y preocupaciones públicas por daños a la sociedad en conjunto. Si esto no se observa, el poco respeto que queda a la ley desaparecería, pues la ley habría perdido su legitimidad."

Como resumen, se pueden decir tres cosas sobre la postura del gobierno:

[ a ] el estado no tiene sólo una función, sino realmente un deber de detener el "sexo antinatural", de lo contrario el orden social se rompería, la ley perdería su legitimidad etc.;

[ b ] que nuestra sociedad no tolera la homosexualidad y, a pesar de la universalidad de los derechos humanos o de la aplicabilidad universal de nuestros derechos y libertades fundamentales, su penalización está justificada; y

[ c ] ese no es realmente nuestro asunto, es algo que sucede en occidente y que no tenemos que copiar. En otras palabras, los tres pilares de los argumentos culturales clásicos penalizan nuestras preferencias.

¿Por qué es esto problemático? Por supuesto sabemos que el gobierno no tiene locus standi para interferir en la actividad sexual privada de dos adultos que consienten, independientemente de su interpretación de qué es comportamiento sexual natural o antinatural. Es problemático porque la insistencia repetida de la discusión cultural tiene el riesgo de poner en peligro los logros del movimiento a favor de los derechos de las mujeres, o el movimiento para mejorar la situación de los Dalit y de otras castas oprimidas, el movimiento de los derechos civiles, los logros sociales que se han conseguido a lo largo de años de lucha en la búsqueda de una sociedad multicultural tolerante, los logros en el camino hacia la secularización, etc. Todos estos movimientos se han llevado a cabo en oposición a algún o al otro sistema de creencias mayoritario y nos resistimos a perder todos esos logros. Y es un precio que personalmente no creo que valga la pena pagar.

También existe el riesgo de empujar realmente al sistema gubernamental indio y a la sociedad india a un modelo cada vez más fascista, donde existe solamente una creencia aceptada y culturalmente aceptable y, por lo tanto, legalmente sancionada y cualquier cosa que vaya en su contra tiene que ser suprimida, penalizada y destruida. Todo justificado en nombre de la cultura. Supondría el fracaso de nuestra apreciada sociedad pluralista y tolerante.

La universalidad de los derechos humanos exige que las normas culturales y sociales prevalentes y dominantes no se puedan invocar de modo que eviten o contengan los derechos fundamentales y constitucionales. Si aceptáramos los argumentos del gobierno, muchas de las legislaciones progresistas de mi país nunca se habrían promulgado. Por ejemplo, aún hoy existen muchos hombres que piensan que la tradición les otorga el derecho de pegar a sus esposas, o que merecen conseguir una gran dote sólo porque nacieron con pene. Si cedemos ante estas creencias culturales, entonces no podemos cambiar las legislaciones que hemos elaborado para detener la violencia contra las mujeres o muertes por dote y relacionadas con la misma.

Todo el esto sucede independientemente del punto en que la naturaleza fascista de la postura del gobierno requiere una visión de túnel, una lectura estropeada y falsa de qué es realmente la cultura india y aceptación de la sociedad india. La historia india está repleta de ejemplos de la existencia aceptada de la homosexualidad, y hay publicados sobre este asunto algunos libros con meticulosas investigaciones. En oposición con lo que dice el gobierno sobre la homosexualidad y la cultura india, realmente nuestra
historia y los patrones de la evolución cultural están repletos de ejemplos de la aceptación tolerante y liberal de diversas sexualidades y de sus expresiones.

Y esa historia está encontrando reflexiones adecuadas en estudios sociales y antropológicos contemporáneos. No es sólo una realidad pasada sino también la realidad de hoy día. Un estudio reciente sobre prácticas sexuales en la India rural llevado a cabo por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) determinó que el sexo entre hombres no es infrecuente… De hecho el porcentaje de hombres del estudio que declaró practicar sexo con otros hombres es superior al de aquellos que lo practican con profesionales del sexo. Esto era cierto tanto
en hombres casados como solteros. Cerca de 10 por cierto de los hombres solteros y del 3 por ciento de los hombres casados declaró haber tenido relaciones sexuales con otros hombres en los últimos 12 meses." El estudio abarcó 50 aldeas de cinco distritos en cinco estados con información sobre prácticas sexuales de cerca de 3.000 encuestados y entrevistas en profundidad sobre hábitos íntimos a cerca de 250 personas. Los datos son indicativos de una realidad que el gobierno es incapaz de considerar o está poco dispuesto a hacerlo.

De modo que, ¿es la homosexualidad una importación de occidente? Bien, lo único que se importó fue la sección 377 del código penal indio, que fue traída y aportada por los británicos. Los británicos debieron encontrar la homosexualidad lo suficientemente frecuente y con la suficiente libertad y autorización social que habría agitado su moral victoriana y, por lo tanto, habrían deseado poner fin a tales prácticas de "viles nativos" promulgando las leyes adecuadas. No es la homosexualidad la importación occidental, sino la penalización.

Mi lectura es que cuando el gobierno dice que necesita conservar la sección 377 porque también se utiliza contra casos de abuso a menores, y por lo tanto es necesaria, indica únicamente lo derrotados que están. A pesar de las repetidas luchas y demandas de las organizaciones de mujeres y de derechos del niño, sin hablar de las organizaciones de LGBT que están solicitando lo mismo cada vez más, la India sigue siendo uno de los pocos países que
aún no dispone de una ley exhaustiva contra los abusos sexuales a menores, o de una ley contra la violación masculina. No llegamos a entender qué evita que el gobierno promulgue dicha ley, cuando internacionalmente se comprometió a hacerlo hace tiempo.

Termino con una cita que aparece en un artículo impreso en Asian Age el 3 de octubre de 2003: "Hay varias secciones del código penal indio que son anacrónicas en un mundo cambiado. La sección 377 es un ejemplo claro. De hecho, la sección 377 tal cual está, habría convertido lo que Clinton hizo a Monica Lewinsky o más bien, lo que Monica Lewinsky proporcionó a Clinton, en una ofensa. Estoy siendo discreto porque, después de todo, de algunas cosas sólo se puede hablar y no se pueden plasmar en papel. Las palabras cruciales son "contra el orden natural". Las posibilidades son inmensas y se puede dar rienda suelta a la imaginación. Quizás la salida ahora es argumentar que la naturaleza y sus distintos órdenes han cambiado."

Gracias

Traducción: NovaWord Technologies S.L.
Bookmark and Share