Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / China / Articles / ONU 2004 - Declaraciones de ONGs
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Inglés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Francés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

Etiquetado con: naciones unidas
ONU 2004 - Declaraciones de ONGs

in CHINA, 12/05/2004

En la ONU, la “cultura” es usada más frecuentemente en debates sobre el tema de sexualidad que en cualquier otro tema. Sin embargo, en muchos países hay leyes que prohíben la homosexualidad que fueron introducidas por las potencias colonizadoras

Mensaje enviado por Chung To / Fundación Chi Heng, China

Al: Ministro de Exterior, República de China Popular
Cc: Representante Principal de China Popular a las Naciones Unidas
Fecha: 14 de marzo de 2004
Asunto: Resolución brasileña sobre Derechos humanos y Orientación sexual


Somos un grupo de individuos y organizaciones a quienes nos importa la armonía social y la igualdad. Apoyamos el derecho igualitario de todos los ciudadanos de China Popular, incluyendo a las mujeres y hombres homosexuales, bisexuales o transexuales (LGBT).

La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHCR), de la cual China Popular es miembro, realizará su 60ª sesión en Ginebra del 15 de marzo al 23 de abril de 2004. Nos gustaría dirigir su atención al debate de la orientación sexual generada por la resolución propuesta por el Gobierno del Brasil durante la 59ª sesión (la resolución brasileña). Esta resolución confirma que las violaciones a los derechos humanos basadas en la orientación sexual o identidad sexual de una persona deben ser tomadas con la debida importancia por la comunidad internacional y puestas en la respectiva agenda sobre derechos humanos.

Todavía hay países donde la homosexualidad es punible con prisión y en algunos casos, con la muerte. En algunos países, personas LGBT enfrentan casos increíbles de violencia, encarcelamiento físico o psicológico, tortura con maltrato cruel (a veces incluyendo la violación sexual y el tratamiento forzado de medicamentos) y de humillación. Muchas veces la policía y las autoridades son cómplices de esta violencia.

En la ONU, la “cultura” es utilizada cada vez más frecuentemente en los debates sobre sexualidad que en cualquier otro tema. Sin embargo, en muchos países las leyes que prohíben y castigan la homosexualidad fueron impuestas por las potencias colonizadoras, irrespectivo de la perspectiva de la cultura local sobre este tema. En algunas sociedades precoloniales existían conductas y prácticas que ahora se categorizarían de “homosexuales” que eran toleradas o aceptadas por aquellas sociedades de antaño. Tal es el caso de Singapur, Malasia e India, donde a raíz del legado colonial impuesto por el Imperio Británico se criminalizó la homosexualidad cuando antes no era punible. De igual manera, la antigua colonia de Hong Kong también recibió un código penal británico que castigaba la homosexualidad, pero que la misma colonia descriminalizó en 1991.

A pesar de que no crea nuevas normas o mecanismos, la resolución brasileña es una afirmación necesaria por parte de los gobiernos de un principio que ya ha sido reconocido hace más de una década en tratados de la ONU y los Procedimientos Especiales de la UNHCR: que la discriminación y otros abusos de los derechos humanos basados en la orientación sexual son violaciones de los estándares internacionales de derechos humanos. La Declaración universal de derechos humanos, que la misma China Popular firmó, declara que “todo ser humano nace libre e igual en dignidad y derechos”.

China Popular tiene una tradición de tolerancia de diversas formas de sexualidad. En la actualidad no hay leyes en ese país que criminalicen la homosexualidad. Las personas transexuales son reconocidas legalmente en su nuevo género, y el hecho de que la Sociedad Psiquiátrica de China Popular haya removido la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales en 2001 es una indicación del progreso que se está dando en ese país.

Apoyar la resolución brasileña no necesariamente significa apoyar la homosexualidad, sino una afirmación por parte de los gobiernos que ninguna persona debe ser sujeta a encarcelamiento, tortura, violencia o discriminación a causa de su orientación sexual. Desde que Brasil propuso la resolución muchos países han expresado su apoyo siendo patrocinadores adjuntos o indicando que votarán a favor.

Nosotros creemos que el Gobierno de China Popular está mostrando la debida importancia al tema de los derechos humanos y está comprometido en asegurar la igualdad de sus ciudadanos. Le pedimos a nuestro gobierno que apoye la resolución brasileña para asegurar los derechos individuales de todo ser humano irrespectivo de su orientación o identidad sexual, y que ayude a convencer a otros gobiernos a hacer lo mismo.

27 de abril de 2004

Traducciòn: Salazar-Chávez Sebastián

Bookmark and Share