Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
EN

ES
Principal / Switzerland / Articles / Naciones Unidas
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Inglés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)

Facebook

Artículo sugeridos

Etiquetado con: naciones unidas
Naciones Unidas

in SWITZERLAND, 31/03/2005

¿Durante cuánto tiempo serán ignorados los derechos LGBT en la ONU?

6 de agosto de 1992: Por primera vez en la historia, la homosexualidad fue abiertamente discutida en las Naciones Unidas. En el nombre de los defensores de los Derechos Humanos y de la ILGA, el Profesor Douglas Sanders denunció cómo los derechos de homosexuales no habían recibido atención alguna en el trabajo de derechos humanos de la ONU. Él lo llamó una “gravísima omisión”. Once años después en 2003, Brasil presentó una resolución sobre la orientación sexual a la Comisión de la ONU sobre Derechos Humanos en Ginebra, resolución que fue inmediatamente bloqueada por un grupo sólido de países. Tras la decisión de Brasil de posponer su debate en 2004, la pregunta yace sin respuesta: ¿Durante cuánto tiempo serán ignorados los derechos LGBT en la ONU?

Cuando se presentó la resolución, ésta fue elogiada y aclamada como gesto histórico por la ILGA que organizó una campaña a nivel internacional para apoyarla, de acuerdo con la decisión de sus miembros en la 22ª conferencia mundial en Manila. Los miembros de la ILGA también decidieron que la asociación haría campaña por la inclusión de la identidad de género en la resolución. La campaña, para la que se creó una web especial – www.brazilianresolution.com, culminó en 2004 con la entrega de una petición con 45.000 firmas al Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, incluidas las de casi mil asociaciones LGBT y otras ONGs que apoyan la resolución.

Un sólido bloque de países, bajo la presión de la Organización de Conferencias Islámicas y el Vaticano, se opuso a la aprobación del texto en 2003. En 2004, al ver que la resolución no contaba con el apoyo suficiente para garantizar su aprobación, Brasil decidió aplazar su debate hasta el año 2005.

Aunque la resolución no se haya debatido nunca en la ONU, ha generado una oportunidad única para que las organizaciones LGBT se unan en torno a un objetivo común. En 2004, los esfuerzos conjuntos de ONGs LGBT y de Derechos Humanos (Arc International, IGHLRC, Human Rights Watch, por nombrar sólo unas cuántas) dieron como resultado la mayor presencia LGBT de la historia de la Naciones Unidas, con casi 40 activistas de todo el mundo. La ILGA participó en este esfuerzo colectivo invitando a una docena de activistas a Ginebra. Estos activistas, todos ellos fuertemente comprometidos con la lucha por la igualdad de derechos en sus respectivos países, dieron discursos, participaron en paneles en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y establecieron contactos con sus delegaciones nacionales.

Gracias a la buena relación de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) con el Ministro Sergio Cerda, jefe de la delegación argentina de la ONU, un grupo de activistas dirigidos por la ILGA tuvo la oportunidad de expresar sus preocupaciones sobre la violación de los derechos humanos por motivo de la orientación sexual y la identidad de género a GRULAC, el Grupo Latinoamericano y del Caribe de la ONU.

A lo largo del año ha ido aumentando el temor de que Brasil no promueva un debate sobre la resolución en 2005. Un “Diálogo internacional sobre la orientación sexual y los derechos humanos”, convocado por Arc International y el Instituto Liu, reunió a 60 activistas en Ginebra en diciembre de 2004. Durante las discusiones se llegó a un consenso general y se pidió llevar a cabo una estrategia más amplia con varios enfoques diferentes que sustituyeran la anterior confianza de un voto satisfactorio sobre la resolución brasileña. Los diferentes elementos de esta estrategia son:

• Construir una base más sólida para los derechos LGBT dentro de la ley internacional de derechos humanos enviando información a todos los organismos competentes de la ONU, como el Comité de Derechos Humanos y otros organismos de tratados y ponentes especiales;

• Trabajar por una resolución trans-regional sobre orientación sexual e identidad de género en 2006;

• Aprovechar el éxito de la Resolución sobre ejecuciones arbitrarias, sumarias y extrajudiciales del año pasado. Aprobada por amplia mayoría en la 60ª sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, menciona la orientación sexual como motivo de protección.

• Poner en marcha una campaña para contraatacar el uso de la religión por parte de diversos grupos fundamentalistas (cristiano, musulmán, judío, hindú, etc.) cuyo objetivo son las personas LGBT.

Todos estos trabajos relacionados con la ONU reafirman la necesidad de nuestra continua presencia durante las próximas sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Aunque este año no se presente la resolución, la ILGA intentará continuar el trabajo iniciado en años anteriores para garantizar que el tema de la diversidad sexual y la identidad de género siga siendo objeto de discusión. Los contactos de financiación establecidos con algunas instituciones deberían permitir a la ILGA tener presente en Ginebra un equipo de activistas durante las dos primeras semanas de abril.

La ILGA también celebrará en Ginebra, al mismo tiempo, su reunión del Comité Ejecutivo mundial. Es probable que una delegación similar a la que la ILGA llevó en 2004 pueda participar en nuestros esfuerzos por presionar en la ONU, haciendo declaraciones en las sesiones plenarias de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y presionando a sus delegaciones nacionales.

La ILGA está organizando talleres que tendrán lugar durante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Gracias a una invitación de la Comisión Internacional de Juristas, la ILGA va a copatrocinar un panel sobre violaciones de Derechos Humanos por motivo de la orientación sexual e identidad de género. Para los días que siguen a esta primera iniciativa, la ILGA tiene planeado celebrar cuatro paneles sobre lo que creemos son temas claves:

• Explicar por qué es preciso incluir la identidad de género para proteger a las personas transgénero;

• Llamar la atención sobre la discriminación sufrida por las mujeres lesbianas y bisexuales

• La relación entre homosexualidad y religión, poniendo especial atención en la situación de las personas LGBT que viven en países no laicos (en particular los países islámicos);

• Bordar el tema de la discriminación en el lugar de trabajo y subrayar el papel positivo de los sindicatos internacionales.

Aunque es difícil prever lo que va a ocurrir en la próxima sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, una cosa está clara: la resolución brasileña ha sido una oportunidad única de dar a los derechos LGBT la importancia que merecen en la agenda internacional de los derechos humanos. Es probable que en los próximos años Ginebra se convierta cada primavera en un lugar de encuentro anual de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero. Por desgracia, la discriminación por motivo de orientación sexual e identidad de género es hoy en día el único tema de discriminación no específicamente tratado por una Resolución de la ONU.

Por lo tanto, nuestro trabajo en la ONU debe considerarse como una estrategia a largo plazo, más allá de nuestra presencia en 2005: la próxima conferencia mundial de la ILGA se celebrará en Ginebra en la primavera de 2006. Su título “Permanecemos UNidos” es una clara referencia a la creciente importancia que le damos al reconocimiento de la comunidad LGBT y sus derechos por parte de la Naciones Unidas. La conferencia, que tendrá lugar durante la 62ª sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, será otro ejemplo de nuestro compromiso con este tema.
Bookmark and Share