Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / Latino América Y El Caribe / Mexico / Articles / México: Gays, lesbianas, bisexuales y transgénero visten con colores del arcoíris el Paseo de la Reforma
Cargando el mapa ...

Facebook

México: Gays, lesbianas, bisexuales y transgénero visten con colores del arcoíris el Paseo de la Reforma

in MEXICO, 11/07/2012

Este año habrá dos marchas del Orgullo y la Dignidad Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI) en el Distrito Federal. La primera acaba de realizarse el pasado sábado 2 de junio. La segunda será el próximo 30 del mismo. Aquí una crónica de la que inauguró el mes.

Fuente: NOTISE

11:00 horas. La ciudad parece estar de fiesta. La avenida Paseo de la Reforma, una de las más emblemáticas de la capital mexicana, se viste de gala con seis colores del arcoíris. Miles de personas del colectivo de la diversidad sexual y simpatizantes se adueñan del monumento a la Diana Cazadora hasta poco más allá del Ángel de la Independencia.

Una ola multicolor invade las calles. Hay chicos semidesnudos disfrazándose en las aceras, mujeres trans posan sus cuerpos esculturales, parejas del mismo sexo tomadas de la mano, grupos de amigos, algunos demasiado jóvenes y otros no tanto, sonríen todo el tiempo y familias con niños y hasta mascotas se hacen presentes para participar o mirar la XXXIV Marcha Nacional del Orgullo Gay y la Dignidad LGBTTTI.

La lista de artículos que pueden verse es interminable: banderas, corbatas, lentes, relojes, antifaces, collares, globos… todo multicolor. Puestos de comida y vendedores de dulces se anexan, pero sobre todo son comunes las cámaras fotográficas y de video, de celular y profesionales que toman fotos a diestra y siniestra. Por alguna extraña razón se presiente que la mayoría de este material terminará exhibiéndose en las redes sociales Facebook o Twitter.

En la avenida, cerrada desde muy temprano, hay una pasarela de camiones alegóricos patrocinados por diversas marcas comerciales, sobre ellos están hombres y mujeres de cuerpos moldeados, con música a tan alto volumen que cuesta escuchar lo que dice el de al lado. Datos oficiales informan que son 30 vehículos, también hay 20 caballos y alrededor de 15 mil personas aunque se esperan a más de 75 mil.

A orillas de la transitada avenida, integrantes de la organización civil Aids Healthcare Foundation (AHF), aplican pruebas rápidas de detección de VIH/sida. Jorge Bedoya, director adjunto de Prevención para América Latina, informa que se trata de una prueba sencilla que se rige con los lineamientos de la Norma Oficial Mexicana.

Antes de la toma de muestra de sangre, las personas reciben una preconsejería y llenan un formato de consentimiento informado. Tras un lapso de 25 minutos reciben su resultado, si es positivo al VIH y carece de seguridad social se les canaliza de manera inmediata a la Clínica Especializada Condesa para que inicien su tratamiento antirretroviral.

De las 10:00 a las 15:00 horas, AHF aplicó 285 pruebas, de las cuales, cinco resultaron positivas al virus.

12:30 horas. El mar humano emprende la marcha. Los caballos y sus jinetes toman la delantera. Los carros lanzan papel de colores al aire. No hay una consigna o porra general. No hay ni siquiera una que represente el espíritu de la marcha.

El banderazo de salida lo da el secretario de Turismo de la Ciudad de México, Carlos Mackinlay, cuando los periodistas lo entrevistan dice que la marcha es muy significativa porque demuestra el carácter abierto y plural que hay en la ciudad, además de que esperan fortalecer ese nicho del turismo. Sobre la otra marcha, la del próximo 30 de junio, la llamada “histórica”, dice que están dispuestos a apoyarlos.

Vestida de reina de belleza y con una corona que brilla en su cabeza se encuentra Paola, mujer trans. Dice que preparó su vestido desde hace un mes para el concurso de reina de un “antro”, mismo que ganó ayer. Agrega que ser trans es lo mejor que le ha pasado en su vida, porque desde que nació, desde el kínder, sabía que era mujer.

Alejandro tiene 18 años, está presente desde las 9:00 horas y se expresa: “no tiene nada de malo ser homosexual ni gay, solamente queremos libertad”. Por otra parte está Miguel Ángel de 27 años, menciona que la marcha “es algo que representamos cada año para que la gente no sea homofóbica y entienda que no somos uno ni muchos, pero somos muy felices”.

En otro punto de la conglomeración, el rostro de Alejandra delata juventud y está adornado con un bigote falso. Llegó desde las 10:00 horas con Adrián, su amigo, a quien apoya. Él dice que ha sufrido discriminación en la escuela por ser gay, pero ahora se siente feliz. Ella explica que con el postizo de plástico tiene esa sensación de incluirse en la comunidad gay.

Bajo los intensos rayos del sol, el contingente avanza a ritmo desigual, se divide como las aguas del Mar Rojo y pronto se va separando por grandes espacios que crecen constantemente. Los equinos, los camiones y los más jóvenes y veloces están al frente, entre furor y algarabía, gritando frases como: “Todos somos putos este día” y “Viva México, cabrones”. También van algunas “celebridades” que dicen apoyar a la comunidad, protegidas en camionetas frecuentemente acosadas por reporteros.

A paso lento pero constante, apoyada del brazo de una amiga, ambas vestidas con trajes típicos, donde resaltan flores bordadas y plumas, un rebozo y una bandera de colores, camina Taily, también llamado Juan. Sus ojos maquillados se abren cuando evoca los años pasados, cuando recuerda las “corretizas” y los insultos, cuando no podía ir a fiestas porque los vecinos declaraban que había “jotos” y llegaba la policía y se llevaba a todos.

“Rodeaban la calle con rifles y todo como si fuéramos narcotraficantes. Las azoteas, todo porque había jotos ahí. Y nos íbamos a la “vaquita” 15 días, si tenías 50 pesos salías y si no, 15 días y te cortaban el cabello hasta dejarte pelona ¿por qué? por jota”.

La marcha recorre el Paseo de la Reforma, luego la avenida Juárez. En Eje Central se quedan los vehículos participantes. Para llegar al Zócalo, el destino final donde habrá un concierto, se abren tres rutas: calle 5 de mayo, 16 de septiembre y la conocida Madero. Durante el trayecto se regalan condones, etiquetas con mensajes como “I am free, I am Prudence” y bebidas energizantes. Hay protección policiaca y también baños portátiles pintados con los colores del arcoíris.

14:35 horas. Después de un largo camino, el primer contingente llega al Zócalo, frente a Catedral, donde ya está listo el escenario donde participarán diversos cantantes y grupos musicales a lo largo de la tarde. Veinte minutos después, otro grupo se suma a la Plaza de la Constitución, cuya plancha es compartida a la mitad con maestros en huelga y sus casas de campaña. El sol va decayendo y unas nubes se posan amenazadoras en el cielo.

17:00 horas. Al frente del escenario todo parece repleto, una y otra vez los fans gritan: ¡OV7! ¡OV7! esperando a que el conocido grupo cante para ellos, pero a medida que uno se aleja de ahí las personas son cada vez menos. En el piso, donde hay jóvenes sentados formando círculos, son visibles botellas de cerveza vacías y basura. Hace frío y por momentos cae una ligera lluvia.

Cerca de ahí, Carlos y Gabriela levantan carteles. El de él dice: “Yo soy gay. Anti-Peña ¿y tú?” El de ella: “#YoSoy132”. Atrás de ellos se ve ondeante la bandera tricolor, símbolo de un país donde pronto habrá elecciones parea elegir un nuevo Presidente de la República y los jóvenes son pieza importante. La gente les toma fotos, ellos se miran.

Él tiene 20 años y espera entrar a la universidad para estudiar Sociología, está aquí para defender con orgullo su homosexualidad, pero al mismo tiempo para hacer una invitación al resto de las personas del colectivo de la diversidad sexual a que se unan a las transformaciones del país, sin embargo, señala, la comunidad “ya no pide, sino goza de beneficios, lo que es un problema porque la marcha ahora parece un festival o carnaval”.

Ella, estudiante de Administración, añade que la esencia del movimiento LGBTTTI se está perdiendo debido al exhibicionismo que muestran muchas de las personas, y menciona que no sólo los jóvenes deben despertar, sino todos.

Finalmente aparecen los integrantes de OV7, cantan algunas de sus canciones y promocionan su más reciente disco, las personas corean emocionadas las letras. Los flashazos no paran. Después, como a las 19:00 horas todo termina y la plaza se va quedando sola bajo la fina llovizna que cae.

Bookmark and Share