Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito


ES
Principal / África / Ethiopia / Articles / La homofobia divide a África
Cargando el mapa ...

Facebook

La homofobia divide a África

in ETHIOPIA, 31/03/2010

Las leyes homófobas en Uganda y el juicio contra dos gays en Malaui son sólo dos ejemplos actuales que demuestran una ola conservadora en relación con las minorías sexuales en África. Pero en otros países, en particular, Sudáfrica, gays y lesbianas están disfrutan de una gran libertad.

FUENTE: Afrol

Por staff writer

© afrol News

Las actuales reacciones conservadoras ante la homosexualidad se están concentrando en un cinturón regional que abarca desde Zimbabue a Etiopía, incluyendo la mayor parte de los países de África Austral y Oriental. Uno tras otro, los países de la región llegan a los titulares internacionales sobre sus acciones cada vez más homófobas.

Grupo internacionales de defensa de los derechos humanos se ocupan de condenar lo que parece ser una oleada de ataques contra los homosexuales en la región. Algunos países donantes del norte, incluyendo Reino Unido, Suecia y Noruega, han incluido la discriminación contra los homosexuales en sus listas de inaceptables violaciones de los derechos humanos, amenazando con cortar sus ayudas si continúa esta tendencia discriminatoria. Muchas comunidades eclesiásticas se han unido a la discusión sobre una división entre el norte y el sur a la hora de aceptar a los homosexuales. Todo parece indicar, a simple vista, que se trata de una guerra de valores entre África y las naciones occidentales.

Pero eso es sólo a nivel superficial. De hecho, la cuestión de los derechos de los homosexuales en África está, en gran medida, avanzando. Incluso los titulares de represión, como el caso de la Justicia de Malaui contra una pareja de homosexuales acusados de "delitos contra natura", como informó afrol News, se puede leer también de otra manera: como un logro en los derechos de los homosexuales.

Malaui es un ejemplo de una sociedad profundamente conservadora, donde la religión tradicional se mezcla con los valores de la iglesia anglicana formados durante la era colonial. En Malaui, una gran mayoría ni siquiera había oído hablar de la homosexualidad antes de que la joven pareja gay fuese detenida a finales de diciembre. La homosexualidad no era un tema de discusión, ya que "simplemente no existía en Malaui", y esto era lo que pensaba incluso la gente con una alto formación académica.

Pero ahora, la homosexualidad es el gran tema de conversación en Malaui. Si bien la gran mayoría de la opinión pública de Malaui ha encontrado que no aprueba esta "cosa habitual de los extranjeros" ya que va en contra de sus valores conservadores, algunas voces se han levantado realmente defender que los homosexuales no deben ser discriminados. Es la primera vez que este punto de vista ha sido escuchado en Malaui. Y con el tiempo, puede crecer y hacerse más fuerte.

En Namibia y Botsuana, países también conservadores pero con una mayor tradición de estar abiertos a los impulsos externos y con mayor porcentaje de clase media, muchas organizaciones defienden abiertamente los derechos de los homosexuales contra la discriminación y las declaraciones ocasionales de homofobia por parte políticos y líderes eclesiásticos. Aquí, el tabú está a punto de romperse.

La realidad de que el gran tabú ya se ha roto en África ya ha ocurrido en Sudáfrica, el primer país del mundo que protegió a las minorías sexuales de forma explícita en su Constitución. Aquí, los matrimonios del mismo sexo están permitidos desde hace años y están cada vez más aceptados. Aquí, las organizaciones de defensa de derechos de los homosexuales cuentan con bases fuertes y su lucha se dirige a todo el continente africano.

Pero interesante ver que, a pesar de ello, los sudafricanos siguen siendo conservadores con respecto a la homosexualidad. Una encuesta de 2006 reveló que más de tres cuartas partes - el 78 por ciento - de los sudafricanos consideraban que las relaciones sexuales entre dos adultos del mismo sexo eran "algo malo". Menos de uno de cada quince personas a nivel nacional piensa que las relaciones homosexuales no son "algo completamente malo".

En términos prácticos, esto significa que los homosexuales en el Sudáfrica están protegidos por una de las legislaciones más liberales del mundo. Pero, mientras tanto, gays y lesbianas se encuentran entre los grupos minoritarios y siendo víctimas de criminalidad y odio. Aunque los matrimonios homosexuales son legales, las parejas del mismo sexo saben que tendrán que elegir donde establecerse enel país para evitar la discriminación y la violencia.

Pero entre los sudafricanos con alta formación académica y entre las organizaciones de Sudáfrica, hay un claro sentido de querer defender la igualdad de derechos para los homosexuales. Incluso la principal organización eclesiástica del país, la iglesia anglicana, está a favor de la igualdad de derechos para los homosexuales. El arzobispo Desmond Tutu ha condenado con frecuencia la persecución de gays y lesbianas e incluso a comparado la homofobia con el apartheid.

No es de extrañar, entonces, que las organizaciones de Sudáfrica están liderando la batalla contra la homofobia en África. Por ejemplo, esta semana, la principal organización sindical de Sudáfrica, COSATU, se unió al grupo al principal grupo activista contra el SIDA en el país, TAC, al condenar enérgicamente "la homofobia en África". Las dos importantes organizaciones manifestaron su "preocupación por la legislación inhumana y homófoba que se propone en Uganda y la amplia ofensiva contra gays y lesbianas en otros países africanos".

El reciente debate en Uganda acerca de un proyecto de ley para criminalizar la homosexualidad y aplicar la pena de muerte "había aumentado la preocupación en torno a la homofobia y la legislación homófoba en la región", denuncian TAC y COSATU en una nota remitida a afrol News. Algo que demuestra que el debate sobre la homofobia está llegando a un nivel panafricano. Sobre todo al reaccionar contra el discurso de Uganda en el que se defiende que la homosexualidad "está en contra de la voluntad de Dios" y es "anti africano", afirmando que este discurso es la raíz de la actual oleada de reacciones conservadoras contra los homosexuales en África.

"Como continente, África está fracasando a la hora de defender los derechos humanos de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales", declaran los grupos sudafricanos. Exigen que todo el continente apruebe "la despenalización de todas las relaciones sexuales consentidas entre adultos, independientemente de su orientación sexual", mientras que también se frenen los delitos de odio y violencia contra gays y lesbianas en Sudáfrica.

COSATU, especialmente, cuenta con un gran nivel de influencia fuera de Sudáfrica, siendo el sindicato más importante del continente. Y COSATU está contribuyendo en parte a la hora de influir a los sindicatos de otros países africanos para que acepten los derechos de los homosexuales, junto con otros derechos humanos. Especialmente en el África Austral, esta campaña está empezando a dar resultados, ya que la mayoría de los sindicatos están en contra de las legislaciones homófobas.

Pero los principales activistas contra la homofobia son grupos nacionales de defensa de los derechos humanos. En Namibia y Botsuana, estos han abrazado totalmente el principio de igualdad de derechos para los homosexuales, haciendo grandes esfuerzos para cambiar las actitudes de la sociedad. En Mozambique, Zimbabue y Zambia, tal y como ha informado anteriormente afrol News, organizaciones nacionales de derechos humanos han presentado por primera vez el tema a la opinión pública, tratando de promover un debate positivo en la sociedad.

En los países de África Este y Malaui, esto ha sido más difícil debido al fuerte conservadurismo y a las fuertes campañas políticas y religiosas contra la homosexualidad. Este año, sin embargo, todos los países de la región - incluso Malaui - han visto emerger sus primeras organizaciones nacionales de defensa de los derechos de los homosexuales, dentro de las reducidas posibilidades de legalidad que existen. Las voces a favor de los homosexuales, por lo tanto, ya existen también en estos países, por primera vez en la historia.

Homosexualidad y homofobia, de este modo, están dividiendo África. La división se produce, como es habitual en el resto del mundo, entre los grupos conservadores y liberales dentro de cada país en el que el debate sobre la homosexualidad ha comenzado. Y siempre comienza con una mayoría conservadora, pero puede terminar con un giro liberal en el tiempo.

Bookmark and Share