Home, Asia, Europe, North America, Latin America and Caribbean, Oceania, Artículos, Mapa del sito
Principal / África / Nigeria / Articles / Declaración de las ONGs: Familias alternativas
Cargando el mapa ...

Colaboradores

anonymous contributorEscrito anónimamente. (Inglés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Francés)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Español)
anonymous contributorEscrito anónimamente. (Portugués)

Facebook

Etiquetado con: naciones unidas
Declaración de las ONGs: Familias alternativas

in NIGERIA, 25/06/2004

¿Cuál es la familia tradicional? Nuestra definición, no la del Vaticano.

Conferencia de Cesnabmihilo Dorothy Aken’Ova / INCRESE, Minna
19 de abril de 2004

En: WE ARE THE FAMILY – un panel del IRCSM (Centro Internacional de Investigación sobre Minorías Sexuales) y de la SIDH (Sociedad Internacional de Derechos Humanos)

Desde 1994 he ido siguiendo los procesos de la ONU, desde la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD). He contribuido a ejercer presiones en un considerable número de estos procesos, y en todas las sesiones se evocó a las “familias” o a las “diferentes formas de familias” como forma de lenguaje a ser incluida en los acuerdos de la ONU, muchas veces en el contexto de derechos humanos y derechos sexuales y reproductivos. En todo momento hubo caldeadas negociaciones. En todos los ejemplos, el lenguaje que reconoce múltiples o diversas formas de familias ha sido puesto entre paréntesis y con frecuencia eliminado del acuerdo final.

1. ¿Cuál es el origen del modelo denominado “familia tradicional”?
2. ¿Los intereses de quién están representados?
3. ¿Este juego se sigue por ignorancia o por maldad?
4. ¿Por qué tantos estados miembros de la ONU temen tanto reconocer las diferentes formas de “familias”?
5. ¿Cómo podemos responder a esto?

Intentaré responder a estas preguntas en los próximos minutos.


1. ¿Cuál es el origen del modelo denominado “familia tradicional”?

Mi primera experiencia en debates sobre la definición de familia la tuve en la universidad, cuando era estudiante. Fui a la enfermería y antes de que me atendiera la médico, ésta estaba acabando una disputa telefónica. La médico estaba furiosa intentando explicarle a un superior por qué continuaría dando tratamiento a todos los miembros de las familias del personal universitario.

Más tarde descubrí que el enfado estaba generado por una norma de la universidad que se decretó para controlar los gastos sanitarios de la misma. Los hogares cuya cabeza de familia era una mujer y los miembros de la familia del personal femenino de la universidad estaban excluidos del libre acceso a los servicios médicos. Puesto que esta mujer, no su marido, era empleada de la universidad, los miembros de su familia no estaban cubiertos.

Había argumentos que demostraban a las autoridades de la universidad que lo que estaban definiendo como familia no era adecuado y que dejaba fuera a muchos tipos de familias. La discriminación perpetrada por la universidad tenía en potencia consecuencias devastadoras – un acceso limitado al cuidado de la salud puede tener consecuencias espantosas.

En mi país, si habláramos de familia tradicional, el perfil no sería necesariamente un padre (macho), una madre (hembra) y dos niños. Nigeria tiene una amplia gama de familias representadas en la población, entre las cuales se incluyen:

- Familias polígamas (para los tradicionalistas significa un número ilimitado de esposas; las familias cristianas pueden incluir 2 esposas o a veces más; y las familias musulmanas tienen 4 esposas como máximo)
- Hogares cuya cabeza de familia es una mujer (por divorcio, abandono, muerte o elección propia)
- Familias ampliadas
- En algunas culturas nigerianas hay maridos femeninos y esposas masculinas, tal como se describe en una publicación (esposas chicos, maridos chicas)
- Hay un número creciente de hogares cuya cabeza de familia son niños a causa del conflicto armado y a causa de muerte por VIH/SIDA.
- Familias heterosexuales monógamas sin hijos
- Familias heterosexuales monógamas con una media de 5,1 hijos (NDHS 2000)
- Familias lésbicas, gays, bisexuales, transgénero y otras familias con y sin hijos


2. ¿Los intereses de quién están representados?

¿Pero qué es esta familia tradicional?¿La familia tradicional de quién tiene dos hijos, un marido y una esposa?¿La agenda de quién se representa al reclamar la familia tradicional unilateral?

Ciertamente NO es una agenda de derechos humanos, ni una agenda a nivel comunitario ni religioso. En las 2 religiones principales de mi país vemos muchas expresiones de diferentes formas de familias. En el Antiguo Testamento, Abrahán tenía una esposa y concubinas; la viuda que amamantó a Elías; el rey Salomón, el rey preferido de Israel, tuvo 700; el rey David, muchas veces descrito como el amigo de Dios, tenía muchas esposas, a muchas de las cuales secuestró; Hannah, la madre de Samuel, no fue la única esposa de su marido. El jardín del Edén (Adán y Eva y Caín y Abel evolucionaron!).

En el Nuevo Testamento, la mujer del pozo que conoció Jesús vivía con un hombre después de su 5º divorcio. Nunca conocimos a los padres de María, Marta y Lázaro. Vivían juntos como una familia. La primera vez que conocemos a Simón Pedro en su casa cuando Jesús va a sanar a su madre, vemos una familia ampliada: la mujer de Pedro, su madre e hijos, etc.

En el Islam, las enseñanzas del profeta Mahoma empiezan con animar a los hombres a tomar esposas adicionales entre las viudas y huérfanas de bajo nivel económico a causa de la muerte de sus maridos durante el Juhad. Dice que todas las esposas deben ser tratadas por igual. No obstante, el Profeta reconoce la dificultad e incluso imposibilidad de tal trato igualitario. Dada esta casi imposibilidad, el Profeta llega a la conclusión de que por motivos de justicia un hombre debería tener una única esposa.

¿Y los derechos humanos? La adhesión a los principios básicos de los derechos humanos de igualdad y no discriminación exige que todas las familias sean tratadas igual y que se fomenten y protejan todos los derechos para todos los miembros de todas las familias.


3. ¿Este juego – negar la existencia de múltiples formas de familias - se sigue por ignorancia o por maldad?

La agenda de “la familia” debe pertenecer a un nuevo orden, un nuevo poder que pretende controlar la sexualidad y fertilidad de las otras personas. Es el orden de la Alianza Impía entre las diferentes formas de fundamentalismo – religioso, cultural, político y económico. ¿No hay pruebas suficientes para todos de que este nuevo orden mundial es un fracaso?

Desgraciadamente, los países que deberían saber y hacerlo mejor en la ONU se alían con esta alianza impía. El insidioso impacto de esta alianza lo impregna todo, ya que no les importa cortejar con la OCI a pesar del versículo que dice “no unirse de forma desigual con los no creyentes…”


4. ¿Por qué los miembros de la ONU temen a las “familias” realmente existentes?

¿Pero qué quiere decir derechos humanos? Éstos articulan unos principios que están en la mayoría de las religiones: el valor del respeto a toda la humanidad en toda nuestra diversidad – las familias realmente existentes, de gente real, no las ficciones que afirman ser, un perfil único de familia. Muchas veces no podemos evitar preguntarnos si aquellos países que apoyan estas posturas, como el mío, son ciegos.

Pero no lo son. Más bien están comprometidos porque no se adhieren a unos principios claramente articulados y a unas ideologías de igualdad y justicia que pretenden apoyar. Negocian a espaldas de las realidades en sus países, a espaldas de las necesidades reales de su población y de la protección de sus derechos humanos. Los resultados son muchas veces contundentes – por ejemplo, durante la Cumbre sobre los Niños, la Ministra de Nigeria, que se definió contra el lenguaje que reconociera diferentes formas de “familias”, lleva un hogar monoparental. Su situación no encaja con el modelo de “familia” que la ONU proyecta constantemente sobre nosotros. No hacen esto por ignorancia. Lo hacen por maldad, egoísmo e hipocresía.


5. ¿Cuál es la mejor forma de responder a esto?

¿Cómo enfrentarse a este reto?

Necesitamos encontrar el modo de que nuestros países se responsabilicen ante los principios que acordaron cumplir, especialmente cuando no nos representan correctamente. Tenemos que comprometernos en la defensa legal y política.

A nivel de países, necesitamos crear una conciencia política en nuestras comunidades sobre el significado de los procesos de la ONU. Podemos hablar de quién nos representa y de cómo somos representados por nuestros funcionarios del gobierno, y establecer un enlace entre la calidad de vida de los individuos y comunidades y las políticas articuladas en la ONU. También necesitamos ayudar a las comunidades a que se den cuenta del poder que tienen como electorado en los países democráticos. Si sus votos importan, estarán mejor representados.

¿Y qué pasa con la familia de la ONU? Necesitamos encontrar una manera de tender un puente al enfoque actual polarizado de la ONU, donde las lealtades regionales tienen más influencia durante las negociaciones que los principios de los derechos humanos, las constituciones de los países, las leyes y las políticas. Éste es el caso de Nigeria cuando vota contra una amplia educación sexual, teniendo en realidad un currículum de educación sexual nacional muy amplia.

Finalmente, debemos seguir llevando acabo esta defensa y presionando en la ONU. Si entendemos que una agenda de derechos humanos es muy amplia y que incluye los derechos de todos los miembros de todas las familias, también podremos establecer alianzas más fuertes con otros grupos de apoyo. Esto nos ayudará a todos a ver que nuestros asuntos y sus preocupaciones forman parte de una lucha más amplia por la justicia, y a articular estos enlaces siempre que sea posible.

Gracias.

Traducido por Sabine Bisbe





Bookmark and Share